Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

HUÍDA DEL ANTIGUO JEFE DE ESTADO

Abu Dabi espera a Mubarak y su familia

El derrocado mandatario egipcio tendría ya preparado un palacio en los Emiratos Árabes para acogerle, previo paso por una clínica alemana donde se ha tratado en los últimos años.

Una mujer muestra un póster con la imagen del ex presidente Mubarak con la estrella de David en su frente.
Abu Dabi espera a Mubarak y su familia
ABDELHAK SENNA/AFP PHOTO

No se ha visto ninguna imagen de Hosni Mubarak al abandonar el pasado viernes El Cairo y, muy probablemente, tampoco se verá el momento en que salga del país, al parecer rumbo a Emiratos Árabes Unidos y, podría ser, haciendo antes escala en una de las lujosas clínicas de Baden-Baden (Alemania) donde ha acostumbrado a tratarse los últimos años. O no.

El paradero del ya expresidente de Egipto es una gran incógnita. Como su fortuna, porque a pesar de que Suiza ha congelado sus cuentas y las de toda su familia -nueras y cuñado incluidos-, algo ayudarán sus abultadas inversiones en otros paraísos fiscales europeos y sus exclusivo imperio inmobiliario.

Al 'faraón' le espera un retiro amargo, pero de oro. Siempre que no prosperen las causas por crímenes y por el saqueo del Estado que opositores y grupos ciudadanos ansían interponer contra él.

Según el diario kuwaití 'Al Qabas', al que hasta el viernes era el jefe del Estado egipcio le preocupa, y mucho, la Justicia. El rotativo desvelaba ayer que las autoridades de Emiratos «están preparadas para aceptar a Mubarak en un palacio de la ciudad de Al Ain (Abu Dhabi)», y que han acordado proporcionarle ayuda en dos áreas: garantizar que su familia no será legalmente perseguida y que sus propiedades personales no serán confiscadas.

El canal de televisión árabe con sede en Estados Unidos 'Al Hurra' aseguraba que el viaje hacia ese oasis-jardín del Golfo situado junto a la frontera con Omán ya se había producido.

Los cálculos sobre el dinero que los Mubarak podrían haber amasado durante estos treinta años van desde cifras exageradas de entre 40.000 y 70.000 millones de dólares (entre 29.000 y 52.000 millones de euros) hasta las más discretas de última hora, que sitúan su capital en menos de 4.000 millones de euros.

'Corrupción en Egipto'

Un informe publicado en 2006 bajo el título 'Corrupción en Egipto: la nube negra no se disipa' aseguraba que el patrimonio del derrocado 'rais' procede principalmente de las comisiones de entre el 2% y el 5% que su hijo Gamal ha recibido de «todas y cada una de las compañías» que han hecho negocios en el país del Nilo.

Gamal Mubarak, que inició su carrera como banquero de inversión en Londres y El Cairo, fue durante 20 años uno de los solteros egipcios más codiciados. Sin embargo, parecía no interesarse por las mujeres y se concentró totalmente en la liberalización de la economía semisocialista del Estado, de 80 millones de habitantes.

A la cúpula empresarial le gustaba Gamal, pero para los pobres, islamistas y políticos de izquierda era un símbolo de la frialdad social creciente en el país. Muchos egipcios nacionalistas orgullosos de su tradición republicana también se negaban por principio a que el hijo de un presidente aspirara al más alto puesto del Estado.

Representantes de grupos opositores que no tenían mucho en común se unieron en los últimos años bajo el eslogan 'No a la sucesión hereditaria'.

Hace cuatro años, el eterno soltero Gamal, hoy de 47 años, se casó con Chadiya al Gamal, la hija de un magnate de la construcción y 20 años más joven. Su hija Farida nació el año pasado en Londres.

Las últimas pistas sobre este 'yuppie' al que Mubarak padre quería entregar en herencia el poder de Egipto se pierden en un supuesto traslado a su mansión de Londres. Aunque, con su avión privado, podría estar pasando el día en cualquiera de las casas familiares de París, Nueva York y Beverly Hills.

Mientras, el hijo mayor de Mubarak, Alaa, es un hombre de negocios retirado de la vida pública. Como su padre, al que se parece físicamente, tiene dos hijos. Mohammed, el mayor, murió en mayo de 2009 de una enfermedad desconocida en una exclusiva clínica en París.

Etiquetas