Internacional
Suscríbete por 1€

Existe "un riesgo real de desastre nuclear" si siguen los bombardeos a la central ucraniana, advierte el director de la OIEA

El responsable del Organismo Internacional de la Energía Atómica se muestra muy preocupado por el bombardeo en la mayor central nuclear de Europa.

Vista de un reactor de la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania.
Vista de un reactor de la central nuclear de Zaporiyia, en Ucrania.
EP

El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, se mostró este sábado muy preocupado por el bombardeo, este viernes, en la mayor planta atómica de Europa, bajo ocupación rusa en territorio ucraniano, y alertó de que se está "jugando con fuego" y existe el riesgo de un "desastre nuclear".

"Estoy extremadamente preocupado por el bombardeo de ayer en la planta de energía nuclear más grande de Europa, que subraya el riesgo muy real de un desastre nuclear que podría amenazar la salud pública y el medio ambiente en Ucrania y más allá", advirtió Grossi en un comunicado difundido en Viena.

Tras los ataques de la víspera contra la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, denunciados por las autoridades prorrusas, Moscú y Kiev se acusaron mutuamente de poner en riesgo la seguridad de la instalación nuclear.

Grossi recuerda que, según las autoridades ucranianas, no hubo daños en los propios reactores ni emisiones radiológicas, pero sí desperfectos en otras partes de la planta.

El máximo responsable de la agencia nuclear de la ONU consideró "completamente inaceptable" poner en peligro la central y aseguró que dirigir cualquier proyectil allí es "jugar con fuego" y podría tener "consecuencias potencialmente catastróficas".

"Hago un llamamiento enérgico y urgente a todas las partes para que ejerzan la máxima moderación en las inmediaciones de esta importante instalación nuclear, con sus seis reactores", demandó.

Grossi volvió a ofrecer que el OIEA lleve a cabo una misión de verificación sobre el terreno y así "evitar que la situación se salga aún más de control".

El director del OIEA se mostró dispuesto en junio a visitar la central bajo control ruso, pero Ucrania criticó con vehemencia esos planes al considerar que el viaje del responsable de la ONU podría suponer algún tipo de legitimación de la ocupación rusa.

El diplomático argentino insistió que era "crucial" una misión para poder estabilizar la situación en la planta nuclear.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, arremetió en un mensaje de vídeo contra Rusia al afirmar que "los ocupantes crearon otra situación extremadamente peligrosa para toda Europa: bombardearon la central nuclear de Zaporiyia dos veces".

Moscú, que controla esta instalación prácticamente desde los primeros días de su campaña militar en Ucrania, cuestionó estas declaraciones y calificó a su vez a Kiev de promover el "terrorismo nuclear".  

Ucrania avisa de un riesgo de fuga de hidrógeno

Mientras tanto, la operadora de energía nuclear ucraniana Energoatom ha avisado este sábado de que la central nuclear de Zaporiyia corre peligro de registrar una fuga de hidrógeno y un posible incendio tras los ataques que ha registrado en los últimos dos días y de los que Moscú y Kiev se responsabilizan mutuamente.

Energoatom ha denunciado a tropas rusas por atacar la planta con lanzacohetes este pasado viernes, lo que provocó "la activación de un protocolo de emergencia y la desconexión de una de las tres unidades de energía operativas", según un comunicado publicado este sábado y recogido por Ukrinform.

Según el balance de la compañía, la estación de nitrógeno-oxígeno y el edificio auxiliar resultaron seriamente dañados como resultado del ataque" y este sábado "todavía existen riesgos de fuga de hidrógeno y dispersión de sustancias radiactivas". "El peligro de incendio también es elevado", según el comunicado.

El asesor presidencial ucraniano, Mijailo Podoliak, se mostró contundente en su cuenta de Twitter. "Europa ha recibido energía esta mañana porque la central no explotó ayer de milagro. Rusia está al mando de la central y está organizando provocaciones desde allí, ha añadido.

Podoliak ha pedido a la ONU que exija la retirada de Rusia - ahora mismo la gestión de la central está compartida, con dificultad, entre Rusia y Ucrania - y que Moscú entregue el "control de una comisión especial". 

Por su parte, el máximo responsable diplomático de la Unión Europea, Josep Borrell, ha acusado a Moscú de llevar a cabo actividades militares en las inmediaciones de la planta que suponen "una violación grave e irresponsable de las normas de seguridad en las instalaciones nucleares y otro ejemplo del desprecio de Rusia por las normas internacionales". Además, ha pedido la intervención del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Las autoridades ucranianas han denunciado este sábado otro ataque ruso más, ocurrido a lo largo de la noche, en las inmediaciones de la central, que ha alcanzado una carretera usada para el transporte de hidrógeno y las líneas eléctricas de la instalación, cuyos operadores se han visto obligados a desviar parte de su suministro.

Según el administrador ucraniano de la región, Oleksandr Staruj, la carretera alcanzada ha resultado incendiada y el daño causado a las líneas eléctricas ha forzado la desconexión "de la cuarta unidad de potencia del sistema de energía".

La energía suministrada por la unidad ha sido sustituida por un generador de reserva, según ha hecho saber Staruj en su cuenta de Telegram, en un mensaje recogido por el canal ucraniano 24Tv.

Como ya ocurriera ayer, Staruj ha denunciado que los representantes de la agencia nuclear rusa Rosatom que se encuentran en el lugar "abandonaron rápidamente la central antes del ataque".

El Ejército ruso tomó a principios de marzo las instalaciones de la central nuclear, una de las más grandes de Europa, y que en los primeros compases de la guerra ya fue escenario de intensos enfrentamientos.

Rusia, por contra, acusa al Ejército ucraniano de lanzar estos ataques, tal y como denunció el viernes el representante adjunto permanente de Rusia ante la ONU, Dmitri Polianski.

Moscú acusa a Ucrania concretamente de haber disparado el viernes una veintena 20 proyectiles de 152 mm contra la central y la cercana ciudad de Energodar. Estos ataques, según Moscú, provocaron un incendio en una estación de hidrógeno, pero el fuego pudo ser controlado por los servicios de Emergencia.

Como resultado del bombardeo en Energodar, según Rusia, hay una falta parcial de electricidad y suministro de agua, y la energía generada por la planta se ha reducido sustancialmente.

"Hemos enviado información detallada sobre esta atroz provocación al secretario general de la ONU", hizo saber el diplomático en su cuenta de Twitter. "Es hora de que la ONU llame a las cosas por su nombre", afirmó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión