Internacional
Suscríbete por 1€

500 euros de multa a los peluqueros por lavar el pelo dos veces a los clientes

La grave sequía que sufre Italia, con la mitad de lluvias respecto a la media de los últimos años, obliga a los ayuntamientos a aprobar medidas para ahorrar agua.

En The Hair MBA se combinan clases teóricas y prácticas, con webinars y directos con el fin de obtener una titulación completa.
En The Hair MBA se combinan clases teóricas y prácticas, con webinars y directos con el fin de obtener una titulación completa.
Pixabay

La grave sequía que sufre Italia, con pérdidas estimadas de unos 1.000 millones de euros en la agricultura, comienza a tener efectos también en otros sectores económicos y en la vida cotidiana de los ciudadanos. En un año hidrológico con la mitad de lluvia respecto a la media de los últimos años y con un 70% menos de nieve en los Alpes, la zona más afectada es la cuenca del Po, el río más caudaloso y largo del país, cuyo curso está en su nivel más bajo de los últimos 70 años, por lo que incluso han comenzado a emerger de sus fondos restos de barcos de la Segunda Guerra Mundial. La falta de agua ha provocado además que se reduzca a la mitad la producción de las centrales hidroeléctricas del valle del Po.

A las puertas de un verano que se espera particularmente seco y cálido, muchos ayuntamientos italianos están aprobando normas para intentar reducir el consumo. Entre ellos destaca lo decidido en Castenaso, un municipio de 16.000 habitantes de la provincia de Bolonia, donde el alcalde Carlo Gubellini ha prohibido a los peluqueros que hagan más de un lavado de pelo a sus clientes. Quien incumpla la normativa puede ser multado con entre 25 y 500 euros. "Por un grifo abierto corre una media de unos 13 litros al minuto. Si se hacen dos lavados se pierden más de 20 litros. En la situación actual no nos lo podemos permitir", contaba hace unos días Gubelllini en la edición local de Bolonia del diario 'Corriere della Sera'.

La circular 'antisequía' de Castenaso también prohíbe utilizar agua potable entre las 8.00 y las 21.00 para regar las plantas o lavar el coche. En otros muchos municipios italianos también se han aprobados normas similares, proponiendo incluso que se utilice el agua con la que se lava la verdura para regar las plantas o que se laven los platos con el agua que queda después de cocer la pasta por su poder desengrasante. Las fuentes públicas también están viéndose afectadas por la sequía. En Milán, por ejemplo, el Ayuntamiento ha decidido cortar el suministro hídrico y desecar las 70 fuentes con las que cuenta el municipio.

Plegarias a la Virgen

"No hay un precedente. Es una señal de cómo el cambio climático cambia la política. Es un modo de ahorrar agua, pero también para dar una señal del hecho de que estamos ante un problema que debe gestionarse con atención", explicó Pierfrancesco Maran, concejal de la capital económica italiana. "El ahorro respecto a lo que se consume en una ciudad como la nuestra es obviamente muy reducido, pero esperamos que sea una invitación a todos para que en casa ahorremos donde sea posible". Hasta el arzobispo de Milán, Mario Delpini, ha elevado plegarias a la Virgen implorándole que llueva.

Si sus oraciones no tienen éxito y se mantiene la sequía, como prevén los meteorólogos, el Gobierno de Mario Draghi podría declarar durante las próximas semanas el estado de emergencia. Lo adelantó el jefe de la Protección Civil, Fabrizio Curcio. "Estamos definiendo con las regiones los criterios y las medidas", señaló en el canal Skytg24. Lombardía, Piamonte, Véneto y Emilia Romaña son los territorios más afectados, aunque también se empieza a sufrir en el centro del país. "En algunas zonas no se excluye que el racionamiento lleve a cortes de agua también durante el día", advirtió Curcio, que teme que la sequía y las altas temperaturas faciliten la multiplicación de incendios forestales durante el verano.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión