Internacional
Suscríbete por 1€

El Papa saluda a las mujeres de dos generales del batallón de Azov

También ha saludado a la protagonista de la icónica foto de la guerra de Vietnam y al fotógrafo que ganó el Pulitzer en 1972.    

Esposas de los oficiales del batallón de Azov que han saludado al Papá.
Esposas de los oficiales del batallón de Azov que han saludado al Papá.
Álvaro Padilla

El Papa ha saludado este miércoles a Kateryna Prokopenko y a Yulya Fedosiuk, dos mujeres casadas con dos generales del batallón Azov, un grupo paramilitar impulsado en 2014 que ha ganado protagonismo en las últimas semanas en la guerra de Ucrania contra el ejército ruso.

Según han informado algunos medios de comunicación italianos, algunas mujeres -esposas de los soldados de Azov- habían escrito al Pontífice en los últimos días y este martes recibieron una invitación por sorpresa para estar presentes durante la audiencia general de este miércoles. Prokopenko y Fedosiuk se han sentado en las primeras filas para seguir la catequesis del Papa en la plaza de San Pedro del Vaticano y han podido saludar al Papa durante el 'Besamanos'. Esto no ha sido recogido por las cámaras del Vaticano que han cortado las imágenes, pero fuentes oficiales han confirmado los saludos.

Precisamente, durante la audiencia general de este miércoles, Francisco ha vuelto a hacer una llamamiento para rezar el Rosario por la paz. Además, el Papa ha hecho varios llamamientos para abrir corredores humanitarios en la planta siderúrgica situada en el puerto ucraniano de Mariúpol, ciudad asediada por las tropas rusas desde hace más de 60 días.

Durante el Regina Coeli del domingo 1 de mayo, el Papa también se preguntó si de verdad existe la voluntad política de negociar una salida a la guerra en Ucrania. "Pido una vez más que se abran corredores humanitarios para quienes quieran abandonar esta ciudad masacrada", instó. En las últimas semanas, al menos 20 civiles han podido ser evacuados del último reducto de resistencia en la ciudad controlada por Rusia. Actualmente, las condiciones de vida en la red de túneles bajo la planta de acero, donde se cree que permanecen cientos de civiles junto a combatientes ucranianos, son muy precarias.

Por otro lado, el Papa también saludado a Kim Phuc, la niña protagonista de la icónica foto de la guerra de Vietnam sacada en 1972, que hoy es una mujer de 60 años y al fotógrafo, Nick Ut, que ganó por aquella imagen el Pulitzer de ese mismo año.

Fotografía ganadora del Pulitzer tomada en Vietnam en 1972.
Fotografía ganadora del Pulitzer tomada en Vietnam en 1972.
Nick Ut

Según han informado los medios de comunicación italianos, la protagonista de la famosa foto en la que aparece huyendo desnuda de su pueblo en Vietnam tras el bombardeo con bombas de napalm, y el fotógrafo que sacó la imagen han podido saludar al pontífice durante el 'Besamanos' tras haber celebrado la catequesis pública de este miércoles.

Han pasado cincuenta años de aquella foto, que simboliza un llamamiento a la paz en el mundo y se expone en la muestra titulada 'Del infierno a Hollywood', que podrá visitarse hasta el próximo 31 de mayo en Milán (norte de Italia), junto con otras 61 fotografías de Ut.

"Cuando pienso en lo que ocurrió hace 50 años, no puedo creer que esté aquí con vosotros", ha explicado Kim Phuc, la protagonista de la imagen que ahora vive en Canadá y es madre de dos hijos. Las heridas que le causaron ese ataque le supusieron 17 operaciones, la última en 1982 en Alemania.

En declaraciones al diario italiano 'Avvenire', ha asegurado que su historia comenzó con un atentado y una foto. "Soy uno de los millones de niños que sufrieron la guerra. La diferencia la hizo Nick, que estaba en la Ruta 1 en ese momento, tomó esa foto y permitió que el mundo viera cómo era Vietnam. Un día descubriría que también me había salvado la vida", ha explicado.

Por su parte, Ut se ha referido a que en el mismo momento en el que tomó la foto comprendió que iba a cambiar la historia de la fotografía, pero sólo cuando la vio publicada en los periódicos se dio cuenta de lo mucho que podía ayudar a las personas que se enfrentaban a la guerra.

El autor de la fotografía, tras captar ese momento, dejó sus cuatro cámaras en el suelo y corrió con Kim y todos los niños que pudo cargar en su furgoneta hasta el hospital más cercano.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión