Internacional
Suscríbete por 1€

Un diputado británico mirando porno y 56  quejas por mala conducta de tipo sexual: "Se comportan como animales"

La abogada del Estado británica, Suella Braverman, principal asesora del Gobierno, ha criticado públicamente el comportamiento de algunos parlamentarios.

FILE PHOTO: British PM Johnson takes questions in parliament, London
Boris Johnson interviene en la Cámara de los Comunes británica este miércoles
JESSICA TAYLOR/HOC/Reuters

La abogada del Estado británica, Suella Braverman, principal asesora del Gobierno, dijo este jueves que algunos miembros del Parlamento "se comportan como animales", después de que un diputado conservador haya sido acusado de mirar porno en el móvil durante las sesiones en la Cámara de los Comunes.

En declaraciones a Radio 4 de la BBC, la política "tory" dijo que, si se demuestran los hechos, su colega -cuyo nombre no se ha revelado- "debería ser expulsado" de la formación y perder su escaño.

El caso de este diputado se suma a otras 56 quejas por presunta mala conducta de tipo sexual presentadas contra otros parlamentarios, entre ellos tres miembros del Gobierno y dos portavoces de la oposición, que no han sido identificados.

Braverman explicó que, en su propia experiencia como diputada durante siete años y 20 en política, nunca se ha sentido "incómoda" y todos los varones con los que he trabajado "han sido respetuosos".

"Sin embargo, hay una pequeña minoría de hombres que no están a la altura, algunas manzanas podridas que están fuera de lugar, que se comportan como animales y que están desacreditando al Parlamento", dijo al programa "Woman's Hour".

En otras declaraciones también a la BBC, el ministro de Defensa, Ben Wallace, indicó este jueves que ver pornografía en el lugar de trabajo es "inaceptable" y reconoció que el asunto va más allá.

"El problema en la Cámara de los Comunes es, en última instancia, que existe una cultura general de largas jornadas, de ir a los bares y de gente que a veces está bajo presión, y esto puede crear una combinación tóxica que conduce a todo tipo de cosas", afirmó.

La diputada laborista Jess Phillips criticó sin embargo en Twitter que "la cultura en Westminster es un pretexto que a menudo usan los perpetradores para excusar su mal comportamiento".

El Partido Conservador ha remitido al Sistema Independiente de Quejas y Reclamaciones del Parlamento (ICGS, en inglés) el caso del político que veía porno, a pesar de que los dirigentes de la oposición reclaman a la formación gobernante que lo sancione directamente puesto que sabe quién es y cuenta con testigos.

La denuncia la hizo el martes en una reunión rutinaria de diputados "tories" una secretaria de Estado, que explicó que estuvo sentada al lado del presunto infractor y vio lo que hacía, lo que fue corroborado por otras colegas.

Todo esto tiene lugar en medio de una polémica provocada por las declaraciones anónimas a la prensa de varios diputados conservadores, que acusaron falsamente a la vicelíder laborista, Angela Rayner, de intentar distraer al primer ministro, Boris Johnson, en los careos parlamentarios cruzando y descruzando las piernas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión