Internacional
Suscríbete por 1€

Opinión

El dueño del relato puede ganar la guerra

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 26/03/2022 A LAS 05:00
Zelenski ante el Parlamento alemán.
Zelenski, ante el Parlamento alemán.
Clemens Bilans

La estrategia de comunicación que está llevando a cabo el gobierno de Zelenski está siendo sobresaliente. Su permanente presencia en redes sociales, su imagen vestido de combate, con barba de varios días, la camaradería que exhibe con los suyos, sus mensajes contundentes, próximos y emocionantes, esos vídeos que muestran cómo vivían los ucranianos y cómo sobreviven ahora, niños heridos, ancianos desconcertados, mascotas perdidas… Es un continuo golpe contra el estómago y la conciencia de Europa y Estados Unidos, mientras el Kremlin solo ofrece los ojos muertos de Putin, a quien la fallecida Madeleine Albright ya comparó con un reptil cuando lo conoció.

Moscú responde con un bombardeo inmisericorde de propaganda y bulos en las redes sociales. Los medios rusos han sido silenciados en Europa. Y oficialmente apenas hay información, solo censuras y sospechosas ausencias. Lejos quedan las imágenes de Putin cabalgando sobre un oso a pecho descubierto.

Otro estratega de la comunicación es un posible a la par que incierto aliado de Moscú, el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, que ayer ofreció al mundo el lanzamiento de un tremendo misil en un videoclip más propio de la industria musical. Ahí estaba el líder supremo embutido en cuero negro, con gafas de sol y caminar de machote, seguido por un impresionante pepino que hizo lanzar por los aires con un leve guiño, cual anuncio de Martini.

Distintas estrategias para apropiarse del relato, quizá el bien más valioso hoy en día.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión