Internacional
Suscríbete por 1€

guerra en ucrania

EE. UU. teme que lo peor está por llegar en la invasión rusa de Ucrania

El Ejército ucraniano ha logrado hasta ahora que las fuerzas terrestres rusas se estanquen a unos 30 kilómetros al norte de Kiev, pero los funcionarios de inteligencia y defensa estadounidenses creen que Putin todavía se guarda una serie de movimientos en reserva que podrían devastar la resistencia ucraniana.

Joe Biden, ayer en la Casa Blanca tras hablar sobre Afganistán
Joe Biden, en una imagen de archivo en la Casa Blanca.
LEAH MILLIS/Reuters

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos mantienen un "frágil" optimismo sobre la situación actual de Ucrania y creen que la invasión del país ordenada por el presidente ruso, Vladimir Putir, podría recrudecerse a corto plazo.

Fuentes de la inteligencia de EE. UU. indicaron a la cadena CNN que el Ejército ucraniano ha logrado hasta ahora que las fuerzas terrestres rusas se estanquen a unos 30 kilómetros al norte de la asediada capital, sin llegar al centro de Kiev.

Pero, aunque los ucranianos han desafiado todas las predicciones con respecto a lo que parecía ser un rápido asalto de las fuerzas rusas, hay signos que indican que Putin podría aumentar de forma inminente la intensidad del ataque, asegura la CNN.

La resistencia ucraniana está siendo más dura de lo esperado y los propios errores logísticos de Rusia han estancado el avance de Moscú, confirman funcionarios estadounidenses y occidentales consultados por la cadena.

Pero los funcionarios de inteligencia y defensa que siguen de cerca la campaña rusa creen que Putin todavía se guarda una serie de movimientos en reserva que podrían devastar la resistencia ucraniana.

“Desde un punto de vista puramente militar/táctico, Rusia tiene el personal y la potencia armamentística para tomar Kiev. No hay ninguna duda”, dijo una fuente estadounidense familiarizada con la inteligencia. "Y no importa cuánta resistencia pongan los ucranianos", precisa.

Aproximadamente una cuarta parte de las tropas agrupadas por Rusia aún no han entrado en Ucrania por lo que, según estas fuentes, el presidente ruso aún podría ordenar el inicio de una campaña de bombardeos menos restringida que las anteriores, que incluirían nuevos ataques aéreos, misiles de largo alcance y artillería.

"Se han ralentizado y se han sentido frustrados por su falta de progreso en la capital ucraniana, y una de las cosas que podría ocurrir es que revalúen sus tácticas y potencial para ser más agresivos y más abiertos tanto en tamaño como en escala a la hora de atacar su objetivo en Kiev", según un alto funcionario de defensa que también cita la CNN.

Los funcionarios de la administración advirtieron a los legisladores, en sesiones informativas clasificadas celebradas el lunes, que una "segunda oleada" de tropas rusas probablemente consolidará las posiciones de Moscú dentro de Ucrania y, por su gran número, podrán superar a la resistencia ucraniana, según dos fuentes familiarizadas con las reuniones que cita la CNN.

Las fuentes también vaticinaron que Rusia probablemente sitiaría Kiev y pronosticaron que se van a producir terribles escenas de guerra urbana en la ciudad.

"La fea verdad sigue siendo que Ucrania está enormemente superada en armas y en personal, incluso cuando Rusia ha cometido lo que los estrategas militares consideran una serie de errores obvios", subraya.

Quizás lo más inquietante es que los funcionarios occidentales también observan con cautela a Putin, ahora muy presionado por las aplastantes sanciones económicas que hundieron el rublo y provocaron el cierre del mercado de valores ruso.

Temen que esas sanciones, combinadas con la falta de progreso en Kiev, puedan causar que el impredecible líder ruso ataque con más severidad.

Destacados legisladores estadounidenses familiarizados con la inteligencia, funcionarios occidentales y exaltos cargos de EE. UU. con amplia experiencia en Rusia han comenzado a cuestionar abiertamente la estabilidad mental del líder ruso, advierte la cadena.

“Putin ha estado completamente aislado, en parte debido a la covid”, dijo una fuente de inteligencia consultada por al cadena. "Ahora está básicamente solo, completamente aislado de la mayoría de sus asesores, aislado geográficamente... las únicas personas que hablan con él son aduladores que solo alimentan su resentimiento".

La fuente agregó que la inteligencia sugirió que Putin ni siquiera ha estado escuchando a sus oligarcas, tradicionalmente las personas que han tenido una influencia clave en su toma de decisiones.

Esos interrogantes sobre el estado mental de Putin también se trataron durante las sesiones informativas clasificadas de los legisladores de EE. UU., pero los funcionarios de la administración no respondieron a ellos de forma clara, dijeron fuentes familiarizadas con estos encuentros que la CNN no identifica.

El propio senador republicano Chuck Grassley, del estado de Iowa, quien asistió a la sesión informativa del Senado, confirmó que se habló en ella del estado mental de Putin, pero se negó a dar más detalles sobre lo que se había compartido.

Dijo, sin embargo, que independientemente de la sesión informativa, él personalmente está preocupado por el estado mental del mandatario ruso. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión