Internacional
Suscríbete por 1€

Zelenski, en su papel más trágico

El presidente ucraniano se niega a deponer las armas y anima a resistir mientras alienta la esperanza de que se activen sanciones más duras.

Fotos de la tercera jornada de la guerra Rusia-Ucrania: bombardeos en Kiev
Zelenski en uno de sus vídeos compartidos en redes sociales
EFE/REUTERS/AFP

Toda un vida forjada en la televisión como reputado cómico no ha podido preparar al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, para desempeñar el papel que ahora le ha tocado como líder de un país invadido. Y eso que justo se hizo famoso por interpretar el personaje de un profesor de historia que se convertía repentinamente en presidente, lo que le ocurrió a él en la realidad en 2019, con solo 41 años. Pero ni el guion más enrevesado podía colocarle en la posición en la que hoy se encuentra: al mando de un pueblo asediado por Vladimir Putin, que avanza sin freno y que le ha colocado como objetivo número uno.

El escenario es endiablado y Zelenski, con muy poco margen de maniobra, está tratando de hacer su papel, echando mano de recursos que maneja bien como vídeos y continuos mensajes a través de su cuenta persona de Twitter, consciente de que esta guerra también se libra en las redes sociales. El discurso ha ido cambiando con los días y también la ropa que lleva. Al principio salía con traje de chaqueta y ahora, en plena batalla campal en Kiev, siempre sale con el mismo forro polar color caqui. Este sábado se centró en animar a los suyos a resistir, a la vez que insistía en que no había abandonado el país frente a las informaciones procedentes de Moscú. También fue radiando los apoyos que recibía del exterior para activar la sanción más extrema, la de expulsar a Rusia del sistema financiero Swift, una medida que Europa se resiste a adoptar por el riesgo que supone para los países más dependientes del gas ruso como Alemania.

El primer vídeo que colgó en Facebook, con la Ópera de Kiev al fondo, es muy similar al que publicó el día anterior en la ciudad, rodeado de su plana mayor. Volvía a insistir en que no se había marchado. "Hay mucha información falsa 'online' en la que pido a nuestra Ejército que deponga la armas y que hay una evacuación", advertía. "Estoy aquí. No depondremos las armas. Defenderemos nuestro Estado", aseguró.

Solo unas horas más tarde, cuando se recrudecía la batalla en Kiev, colgó otro en un lugar indeterminado en el que aseguraba que las fuerzas ucranianas "estaban repeliendo con éxito los ataques enemigos". "Sabemos que defendemos el país, la patria, el futuro de nuestros hijos", proclamaba en arenga a sus tropas.

Al mismo tiempo, mandaba continuos mensajes a través de Twitter en los que iba dando cuenta de los respaldos que recababa por parte de Occidente para pulsar el 'botón nuclear' de la expulsión de Rusia de la plataforma financiera. "Mario Draghi apoya la desconexión de Rusia del sistema", aseguraba en un tuit. El presidente ucraniano alentaba así la esperanza de que se adopte esta medida radical, después de la decepción por las sanciones establecidas hasta ahora, que no han tenido ningún efecto. "¿Acaso han persuadido a Rusia? Sentimos en nuestros cielos y tierras que esto es insuficiente", se lamentaba el viernes.

En días pasados Zelenski ha lamentado abiertamente el escaso apoyo recibido. "¿Quién está preparado para combatir con nosotros? Yo no veo a nadie", censuró. "Defendemos nuestro Estado solos, las fuerzas más poderosa del mundo observan desde lejos", criticó.

Pero este sábado los mensajes iban más encaminados a manifestar confianza en el apoyo exterior como aliento a la resistencia. No le quedan muchas opciones. Sus apelaciones al diálogo con Putin tampoco han dado ningún resultado. El presidente de Rusia le respondió con insultos y alentado un golpe de Estado contra él. "Tomen el poder en sus manos. Para nosotros será más fácil llegar a un acuerdo con ustedes que con esta pandilla de drogadictos y neonazis que ocuparon Kiev", dijo el mandatario.

Es sin duda el papel más trágico de este cómico, que no había tenido ninguna relación con la política cuando en 2019 se hizo con el poder. Pero, gracias a su fama, obtuvo un respaldo del 73% en 2019 y ahora es uno de los protagonistas del mayor conflicto desde la Segunda Guerra Mundial.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión