Internacional
Suscríbete por 1€

EE.UU. traslada su embajada en Ucrania por temor a un ataque ruso "esta semana"

El portavoz del Pentágono, John Kirby, ha reconocido que no cree que Putin, haya tomado todavía una decisión "definitiva" sobre invadir Ucrania

John Kirby, secretario de prensa del Pentágono
John Kirby, secretario de prensa del Pentágono
Jim Lo Scalzo

Estados Unidos ha anunciado este lunes el traslado "temporal" de las operaciones de su embajada en Ucrania desde la capital, Kiev, hasta la mayor ciudad del oeste del país, Lviv, al insistir en que Rusia podría atacar el país "esta semana".

Mientras Rusia mencionaba la posibilidad de un acuerdo con Estados Unidos y la OTAN que pueda resolver la escalada de tensión en torno a Ucrania, el Gobierno estadounidense insistió en su escepticismo y en que no ha visto "ninguna señal tangible" de desescalada por parte de Moscú.

"Una invasión podría empezar en cualquier momento (...). Podría empezar esta semana", dijo en una rueda de prensa la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Esa afirmación contrastó con la que hizo poco antes el portavoz del Pentágono, John Kirby, que reconoció que no creía que el presidente ruso, Vladímir Putin, hubiera tomado todavía una decisión "definitiva" sobre si invadirá Ucrania.

Traslado hacia el oeste

Sin embargo, por "prudencia" y para garantizar la "seguridad de su personal", el Departamento de Estado ha anunciado su decisión de "reubicar temporalmente las operaciones" de la embajada estadounidense desde Kiev a Lviv, a unos 70 kilómetros de la frontera de Ucrania con Polonia.

"Esta medida de precaución prudente no socava en absoluto nuestro apoyo o nuestro compromiso con Ucrania", ha asegurado el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en un comunicado.

El grupo de diplomáticos que operará desde Lviv (Leópolis) es reducido, porque Estados Unidos ya ordenó el sábado la salida de Ucrania del personal no esencial de su embajada y la suspensión de los servicios consulares.

Trasladar a ese pequeño contingente al oeste del país permite a Estados Unidos mantener presencia sobre el terreno en Ucrania, al tiempo que facilita la posibilidad de evacuarlos -si fuera necesario- hacia Polonia, donde el Pentágono ha ordenado desplegar 4.700 soldados.

La semana pasada, la Casa Blanca aprobó un plan por el que esos soldados tenían previsto construir refugios y otras instalaciones temporales en la frontera de Polonia con Ucrania, para ayudar a los estadounidenses que huyeran del país en caso de una hipotética invasión rusa.

Blinken insistió en que la suspensión de operaciones en la embajada en Kiev es "temporal" y que se volverá a ocupar ese edificio "en cuanto lo permitan las condiciones", pero la logística de ese traslado transitorio ya ha supuesto muchos costes.

Destrucción de ordenadores

Según el diario The Wall Street Journal, el Departamento de Estado ha ordenado destruir los ordenadores y otros equipos de comunicación en la embajada en Kiev, además de desmantelar el sistema telefónico del edificio, que quedará custodiado por la Guardia Nacional de Ucrania.

Los materiales confidenciales que se guardaban en la embajada llegaron este domingo al aeropuerto de Dulles (Virginia), en las afueras de Washington, junto a 56 trabajadores de la misión diplomática, de acuerdo con un documento interno obtenido por el diario.

Estados Unidos ha advertido de que una invasión rusa de Ucrania podría comenzar con bombardeos aéreos y con un asedio a Kiev, e insiste en que cualquier estadounidense que siga en el país debería marcharse "inmediatamente", mientras aún haya opciones de transporte comercial.

La insistencia de Washington en una posible invasión inminente contrasta con la postura de Ucrania, cuyo Consejo Nacional de Seguridad y Defensa ha asegurado este lunes que no hay señales de un ataque ruso a corto plazo.

En una rueda de prensa en Kiev, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha criticado además la decisión de Estados Unidos y otras embajadas de trasladar a su personal al oeste de Ucrania, al opinar que "si algo pasa en una parte", eso repercutirá en todo el país.

Sin avances con Moscú

Pero el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, ha recalcado que la posibilidad de un ataque militar ruso es "más real que nunca antes", y ha insistido en que Moscú no ha dado "ninguna señal tangible, real, de desescalada".

"Necesitamos que haya desescalada para que avance la diplomacia", ha subrayado Price en una rueda de prensa.

El portavoz de Blinken restaba así importancia a la afirmación del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, de que todavía hay posibilidades de alcanzar un acuerdo con Estados Unidos y la OTAN sobre "asuntos clave" de las garantías de seguridad que demanda Moscú.

El mismo mensaje llegó desde la Casa Blanca, donde la portavoz adjunta ha alegado que Rusia envía "más y más tropas cada día" a la frontera con Ucrania, pero ha asegurado que "la puerta a la diplomacia está abierta" si Moscú decide atravesarla.

Esas declaraciones de Washington han dejado claro que ha habido pocos avances en la vía diplomática desde la llamada del sábado entre los presidentes estadounidense, Joe Biden, y ruso, Vladímir Putin.

Mientras continúa la batalla del relato entre Estados Unidos y Rusia, que insiste en que no planea atacar a Ucrania, el jefe del Pentágono, Lloyd Austin, inicia este martes una gira por Europa para visitar a las tropas estadounidenses en territorio polaco y lituano.

El secretario de Defensa también participará en una reunión ministerial de la OTAN en Bruselas entre el 16 y el 17 de febrero, ha anunciado el Pentágono.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión