Internacional
Suscríbete

italia

La izquierda italiana rechaza apoyar a Berlusconi como jefe del Estado

Los principales partidos de derechas animan al ex primer ministro a que haga oficial su voluntad de postularse a presidente de la República.

FILE PHOTO: Italy's former prime minister, Silvio Berlusconi, reacts after casting his vote during Italian elections for mayors and councillors
El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi.
FLAVIO LO SCALZO

La principal formación de la izquierda de Italia, el Partido Demócrata (PD), y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) rechazaron este viernes que Silvio Berlusconi pueda recabar sus apoyos parlamentarios para ser el próximo jefe del Estado.

"Silvio Berlusconi en la Presidencia de la República es para nosotros una opción inadmisible e impensable", escribió el líder del M5S, Giuseppe Conte, en las redes sociales, donde pidió que la "derecha no bloquee Italia", aferrándose a su candidatura.

"Se necesita una figura de alto perfil. El nombre del presidente o presidenta debe ser compartido por todos" y en cualquier caso "no puede ser un líder político, sino una figura institucional", argumentó por su parte el secretario general del PD, Enrico Letta, en declaraciones a los medios.

También el partido de izquierdas Libres e Iguales subrayó en una nota que "la candidatura de Berlusconi es francamente inadmisible y contraria a lo que se necesitaría en esta etapa difícil y compleja de la historia nacional".

Sus reacciones produjeron después de que los principales partidos de derechas de Italia animaran a Berlusconi a que haga oficial su voluntad de postularse a presidente de la República, un proceso parlamentario clave que arrancará el próximo 24 de enero.

En el encuentro participaron Berlusconi y sus socios de coalición, los ultraderechistas Matteo Salvini, de la Liga, y Giorgia Meloni, de Hermanos de Italia, y otros exponentes de pequeñas formaciones como Lorenzo Cesa, de la democristiana "Unione di Centro".

Las votaciones para elegir al próximo presidente de la República, en sustitución de Sergio Matarella, requieren en un primer momento del respaldo de dos tercios del Parlamento -que congregará en sesión conjunta a 630 diputados, 320 senadores y 58 delegados regionales-, pero a partir del cuarto escrutinio bastará con una mayoría absoluta, 505 votos.

En este escenario, el ex primer ministro Matteo Renzi y su parlamentarios del pequeño partido Italia Viva pueden jugar un papel fundamental, pues pueden actuar de bisagra entre el bloque de la derecha y de la izquierda. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión