Internacional
Suscríbete

El presidente de la Eurocámara no ha muerto por la vacuna contra la covid-19

Jaime Pérez, miembro de la junta directiva de la AEV, cree que no hay ningún fundamento para relacionar la muerte de Sassoli con estos fármacos.

David Sassoli en el Parlamento Europeo.
David Sassoli en el Parlamento Europeo.
POOL New

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, fallecido este martes, no ha muerto por un efecto de la vacunación de la covid-19, como afirman mensajes viralizados, sino por una disfunción que no puede ser causada por este tipo de fármaco, explican los expertos consultados.

Publicaciones y mensajes, compartidos principalmente en la red social Twitter, vinculan la muerte de Sassoli -causada por complicaciones derivadas de una disfunción del sistema inmunitario- con efectos secundarios de una de las vacunas de la covid-19.

Uno de los tuits más viralizados se pregunta si la muerte de Sassoli está relacionada con la vacuna, que "está destrozando el sistema inmune", y señala que los medios de comunicación "se apresuran a precisar" que el fallecimiento no se debe a la covid-19.

Otros internautas afirman que el trastorno inmunitario se produjo "tras la inyección de la vacuna" o incluso indican que el político debería "computar como víctima de la vacuna".

Sassoli, que fue vacunado con la pauta completa antes del verano y no llegó a recibir una tercera dosis, murió por una disfunción de su sistema inmunitario, un efecto que no pueden producir las vacunas de la covid-19, según expone a EFE la Asociación Española de Vacunología (AEV).

El mandatario italiano murió a los 65 años por complicaciones derivadas de dicha disfunción tras más de dos semanas de ingreso en el Centro de Referencia de Oncología (CRO) de Aviano (Italia), anunciaron su portavoz, Robert Cuillo, y la citada institución sanitaria.

Había recibido la pauta completa de vacunación contra la covid-19 antes del verano, pero no llegó a ser inoculado con una tercera dosis, informaron a EFE fuentes del Parlamento Europeo.

En todo caso, las vacunas de la covid-19 "claramente no" pueden producir, alterar, debilitar o destruir el sistema inmunitario, subraya a EFE Jaime Pérez, miembro de la junta directiva de la AEV, quien cree que no hay ningún fundamento para relacionar la muerte de Sassoli con estos fármacos.

Tampoco la alteración o la destrucción del sistema inmunitario se encuentran entre los posibles efectos secundarios de los preparados autorizados por la Comisión Europea y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), que monitoriza constantemente la posible aparición de efectos adversos de las vacunas.

Últimos meses marcados por la enfermedad

Los últimos meses del político socialdemócrata italiano al frente de la Eurocámara, cuyo mandato finalizaba en una semana, han estado marcados por sus problemas de salud después de que contrajera en septiembre una neumonía que no estaba relacionada con la covid-19, ya que dio negativo en las pruebas para detectar el coronavirus.

La dolencia le obligó a estar alejado de la primera línea de la vida política y, tras dos meses recuperándose en su país natal, volvió a dirigir una sesión plenaria de la Eurocámara en noviembre.

Sin embargo, el 26 de diciembre ingresó de nuevo en un hospital italiano, una información que no trascendió hasta este lunes, quince días después, cuando su portavoz comunicó la cancelación de todos sus actos públicos.

Por tanto, es falso que Sassoli recibiera una dosis de alguna de las vacunas de la covid-19 poco antes de morir y que estos fármacos puedan ocasionar una disfunción del sistema inmunitario, causa de la muerte del político italiano. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión