Internacional
Suscríbete por 1€

Una cadena de tornados deja más de 70 muertos y cientos de kilómetros de devastación al sureste de EE. UU.

Equipos de rescate trabajaban contrarreloj en la búsqueda de supervivientes. Se espera que la cifra de víctimas aumente en las próximas horas. Kentucky es el estado más afectado, aunque también se registraron en Arkansas, Illinois, Misuri y Tennessee.

En un escenario sembrado por cientos de kilómetros de devastación, a las autoridades estadounidenses les costaba este sábado encontrar palabras para definir el grado de destrucción y de muerte causado por la oleada de tornados que la noche del viernes y la madrugada del sábado arrasaron el sureste del país. "Es devastador", apenas alcanzaba a decir en estado de shock Andy Beshear, el gobernador de Kentucky, el más afectado de los cinco Estados que se vieron sobrepasados por una catástrofe histórica que ha dejado por el momento más de 70 fallecidos. Sin embargo, como el propio Beshear advirtió, la cifra final está todavía muy lejos y solo en su territorio espera que las víctimas lleguen al centenar.

Mientras equipos de rescate y decenas de guardias nacionales trabajaban contrarreloj en la búsqueda de supervivientes, las televisiones y las redes sociales ponían rostro a la catástrofe. En fotos y vídeos se podía contemplar edificaciones destruidas, con estructuras de metal dobladas, árboles y cascotes desperdigados por las calles. Algunas cadenas lograron incluso inmortalizar a uno de los 24 tornados que el Centro de Predicción de Tormentas registró en Arkansas, Illinois, Kentucky, Misuri y Tennessee. Un gran cono negro con rayos en su interior y que arrasaba con todo lo que encontraba a su paso.

En Kentucky, donde el gobernador declaró ya el viernes a medianoche el estado de emergencia, el mayor número de muertos se registró en la localidad de Mayfield, considerada ya la "zona cero". La peor de las tragedias se desencadenó al desplomarse el techo de una fábrica de velas en la que 110 trabajadores realizaban el turno nocturno. De ellos, 40 pudieron ser rescatados ayer con vida, informó Beshear, que además señaló que más de 56.000 personas estaban sin electricidad.

"La ciudad de Mayfield se llevó el golpe más duro. Hay una devastación masiva", reconocía a la cadena CNN Michael Dossett, director de la oficina encargada de la gestión de catástrofes en Kentucky. Edificios de hormigón en el centro de la localidad convertidos en escombros, coches estacionados y casi sepultados en medio de la destrucción y el campanario del juzgado del condado derribado daban cuenta de ello.

Los tornados hicieron descarrilar también en la zona oeste de Kentucky un tren de carga de la compañía CSX, aunque no se reportaron heridos, según el 'New York Times'. En cualquier caso, el grado de devastación era tal en una veintena de condados del Estado que el gobernador urgió ayer al presidente estadounidense, Joe Biden, a declarar el estado de emergencia para facilitar la llegada de ayuda. "Necesitamos la asistencia federal", insistió al jefe de la Casa Blanca, que se mostró "desconsolado" por los destrozos.

En el vecino Illinois la situación no era mucho mejor. Las miradas se concentraban anoche en el rescate de un centenar de operarios que quedaron atrapados en el interior de un centro de distribución de Amazon en la localidad de Edwardsville. A pesar de que había una advertencia de tornado, los empleados se encontraban en las instalaciones la noche del viernes procesando una multitud de pedidos en vísperas de las fiestas de fin de año. El fenómeno destrozó un tercio del depósito, gran parte del techo se levantó y una de sus paredes se vino abajo.

"Víctimas confirmadas"

Imágenes del almacén captadas por drones mostraban una escena dramática en la oscuridad de la madrugada, con cientos de vehículos de emergencia en las inmediaciones del lugar y equipos de salvamento con linternas mirando entre los escombros. La Policía de Edwarsville informó ayer de que había "víctimas confimadas", sin dar más detalles. Entretanto, el portavoz de Amazon Richard Rocha señaló que "la seguridad y bienestar de nuestros empleados y socios es nuestra principal prioridad ahora mismo. Estamos atendiendo la situación y compartiremos información adicional cuando la tengamos".

Paralelamente, en Arkansas murió otra persona y unas 20 quedaron atrapadas después de que un tornado azotara una residencia de ancianos en la ciudad de Monette. En el Estado de Tennessee, por su parte, al menos dos individuos perdieron la vida en sinietros vinculados a las tormentas, indicó un responsable en la gestión de emergencias.

Aunque los tornados son bastante habituales en Estados Unidos, expertos en cambio climático advierten de que el calentamiento global está provocando que estos sean cada vez más intensos y continuos. Uno de los que tocó suelo a última hora del viernes en Kentucky se desplazó más de 365 kilómetros por la región, el recorrido más largo de toda la historia, según los informes del Servicio Nacional de Meterología, que datan de 1925.

El peligro, en cualquier caso, no ha pasado. El Centro de Predicción de Tormentas alertó de que la amenaza de tornados seguirá durante todo el fin de semana, a medida que el sistema se desplace hacia el este, desde el norte de Louisiana hasta el sur de Ohio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión