Internacional
Suscríbete por 1€

Olaf Scholz jura como canciller e inicia un nuevo experimento político en Alemania

El SPD, Los Verdes y los liberales apuestan por una gran reforma del Gobierno y un mayor desarrollo de la UE tras la era Merkel.

Olaf Scholz junto a Angela Merkel este miércoles
Olaf Scholz junto a Angela Merkel este miércoles
FABRIZIO BENSCH

Alemania se lanza a un nuevo experimento político. Con la elección y nombramiento oficial de Olaf Scholz como canciller federal no solo acaba la era de Angela Merkel, la incansable negociadora internacional y torera de incontables crisis, sino que comienza una novedosa etapa para el país con la conjunción de una inédita coalición de socialdemócratas (SPD), verdes y liberales (FDP). Una alianza que, entre otras cosas, se ha propuesto avanzar a grandes pasos en la idea europea.

Mientras Merkel frenó las iniciativas del presidente francés, Emmanuel Macron, para desarrollar la Unión Europea, Scholz y su equipo las respaldan abiertamente. Su acuerdo de coalición, un documento de 177 páginas, recoge la idea de Macron de una soberanía europea y la propuesta de progresar hacia unos Estados Unidos de Europa, concediendo más competencias al Parlamento de Estrasburgo, buscando la manera de contar con un Gobierno continental y proponiendo incluso el voto transfronterizo para sus ciudadanos.

Pero también apuesta por "mucho progreso, muchas reformas y muchos cambios" en materia de protección del clima, digitalización, comercio mundial y migración, entre otras cosas, como comentó el presidente federal, Frank Walter Steinmeier, en su discurso tras tomar juramento a Scholz y los 16 ministros de su nuevo Gabinete, un equipo paritario con ocho mujeres y ocho hombres. Todos acudieron en coches oficiales a recoger sus nombramientos menos el nuevo ministro de Agricultura, el ecologista de origen turco Cem Özdemir, que dio pedales a su bicicleta hasta alcanzar el Palacio de Bellevue.

La jornada comenzó con la sesión plenaria del Bundestag para la elección de Scholz y una ovación cerrada, con los diputados de todos los partidos en pie para despedir a Angela Merkel, que asistió al procedimiento en la tribuna de invitados, en el inicio del fin de su carrera política. Todos menos los parlamentarios de la marginada y ultranacionalista Alternativa para Alemania, que se mantuvieron impasibles en sus asientos.

Scholz fue elegido por una amplia mayoría de 395 diputados de los 707 presentes. Le bastaban 369. Al final, 303 votaron en contra, seis se abstuvieron y tres votos fueron nulos. Pero no todos los parlamentarios de la Ampel Koalition, la 'coalición semáforo' por los colores que caracterizan a cada una de las formaciones del tripartito y que cuenta con un total de 416 escaños, respaldaron al dirigente socialdemócrata. Aunque algunos faltaron por enfermedad, las cuentas dicen que al menos 15 no votaron a su favor. Verificar de quien se trata es imposible, al igual que saber si algún diputado de la oposición votó a su favor, ya que la elección era secreta.

"Acepto la elección", fue la breve respuesta de Scholz al ser preguntado por la presidenta del Bundestag, la también socialdemócrata Bärbel Bas. Comenzó entonces el ir y venir al palacio presidencial. Scholz, primero para recoger su nombramiento de manos de Steinmeier y jurar después ante el Bundestag. Y luego acompañado de su Gabinete para realizar el mismo procedimiento.

Destacan en su equipo los dos copresidentes de Los Verdes, Robert Habeck, que asume la vicecancillería federal y la cartera de Economía y Protección del Clima, y Annalena Baerbock, la más joven ministra de Exteriores en la historia del país. El presidente del Partido Liberal, Christian Lindner, será el sucesor del propio Scholz al frente del poderoso Ministerio de Finanzas. Todos asumen la responsabilidad de gobierno en plena crisis del coronavirus, cuando la pandemia azota el sur y el este de Alemania y causa más de 500 muertos diarios. En un momento en que muchos hospitales ven desbordadas las capacidades de sus unidades de cuidados intensivos, la Luftwaffe, la fuerza aérea alemana, traslada enfermos por todo el país en aviones medicalizados al tiempo que se radicalizan y vuelven más violentas las protestas de los escépticos de la enfermedad y los contrarios a una vacunación que acabará haciéndose obligatoria el año próximo.

Olaf Scholz cumplirá con su primer gran compromiso internacional este jueves con su presencia virtual a la denominada Cumbre Democrática que se celebrará digitalmente con la asistencia de un centenar de gobernantes mundiales durante dos días por iniciativa del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Su primer viaje oficial será a París para entrevistarse y almorzar el viernes con el presidente francés, Emmanuel Macron, una visita obligada y tradicional de los jefes de Gobierno alemanes cuando asumen el cargo.

Etapa de descanso

La nueva ministra federal de Exteriores, la verde Annalena Baerbock, se pondrá en marcha antes. La primera jefa de la diplomacia alemana de la historia viajó el miércoles por la noche a París y posteriormente se desplazará a Bruselas y Varsovia para presentarse ante los Gobiernos francés y polaco, así como ante la Comisión Europea. El sábado participará en Liverpool en la reunión de ministros de Exteriores del G7.

Merkel recibió ya por la tarde en la Cancillería Federal a Scholz para el obligado traspaso de poderes. Ambos mantienen una relación muy cordial, toda vez que el nuevo jefe del Ejecutivo ha sido titular de Finanzas en el último Gabinete. La ya excanciller, la primera que abandona voluntariamente el poder y no es derrotada en unos comicios, ha gobernado Alemania durante más de 16 años, exactamente 5.860 días. Se queda a solo diez jornadas de igualar la marca del que fuera su padrino político, el también cristianodemócrata Helmut Kohl.

Para Merkel comienza ahora una merecida fase de tranquilidad. Este verano explicó en una entrevista que primero debe reflexionar sobre sus intereses de futuro y la libertad recuperada. "Después trataré de leer un poco, hasta que se me cierren los ojos por lo cansada que estoy y después dormiré un poco y ya veremos en dónde me da por aparecer", comentó entonces la veterana estadista, para la que muchos piden un cargo de responsabilidad internacional.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión