Internacional
Suscríbete

La 'muchacha afgana' llega a Italia como refugiada

El retrato de Sharbat Gula, tomado por el fotógrafo Steve McCurry, dio la vuelta al mundo tras protagonizar una portada de 'National Geographic' en 1985.

Sharbat Gula en una imagen de archivo.
Sharbat Gula en una imagen de archivo.
Efe

Los ojos verdes de Sharbat Gula sacudieron a la opinión pública internacional en 1985 cuando la fotografía de esta muchacha afgana fue publicada en la portada de la revista 'National Geographic'. Aquella imagen tomada por el reportero estadounidense Steve McCurry el año anterior, cuando la chica tenía 12 años de edad, se convirtió en un símbolo de los conflictos en el país centroasiático y en una referencia para fotógrafos de todo el mundo. 36 años después, la suerte de esta mujer es hoy la misma que la de tantos de sus compatriotas: el exilio. Gula, que tiene ahora 49 años, llegó este jueves a Roma como refugiada después de que el Gobierno de Mario Draghi respondiera a su petición de ayuda tras la conquista de Kabul por parte de los talibanes el pasado 15 de agosto.

Fue el propio Ejecutivo el que informó de su arribo a la Ciudad Eterna, aclarando que "propició y organizó" su traslado a Italia en el marco de su programa para garantizar la "acogida e integración" de afganos. El Gobierno de Roma, que ha realizado la campaña de evacuación de refugiados en dos fases, responde así al caos desatado en el país centroasiático después de que los islamistas radicales aprovecharon el hueco de poder que dejó la retirada de las fuerzas occidentales, lideradas por Estados Unidos. En las dos últimas semanas de agosto, como otras tantas naciones, Italia puso en marcha un puente aéreo con el aeropuerto de Kabul para evacuar a sus compatriotas y a los afganos que habían colaborado con la misión italiana. Cerca de 5.000 personas se beneficiaron de aquellos vuelos.

El pasado 4 de noviembre el Ejecutivo anunció la segunda fase de su programa de acogida: la creación de corredores humanitarios para hacer llegar al país europeo de manera segura a los ciudadanos afganos necesitados de protección internacional que se encuentran en los campamentos de acogida de Pakistán, Irán u otras naciones de la zona. Está previsto que 1.200 personas se acojan a esta iniciativa, en la que colaboran Naciones Unidas, la Conferencia Episcopal, la Federación de las Iglesias Evangélicas, la Comunidad de Sant'Egidio y otras organizaciones caritativas y religiosas. Según informó la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, la cifra podría ampliarse para llegar hasta los 2.000 refugiados afganos acogidos.

Fuentes oficiales italianas no quisieron dar más datos sobre la llegada de Gula, que se casó con 13 años y tuvo cuatro hijas, de la que una murió poco después del nacimiento, y un hijo. Se desconoce si junto a ella también desembarcó en Roma su familia. De etnia pastún y huérfana, cuando McCurry la fotografió la entonces niña vivía en el campo de refugiados de Nasir Bagh de Pakistán debido a la ocupación soviética de Afganistán. Su identidad permaneció desconocida hasta que, a comienzos de 2002, un equipo de la revista 'National Geographic' organizó una difícil expedición al país centroasiático tras la caída de los talibanes para encontrarla, lo que lograron. La mujer se acordaba de McCurry, pues había sido el único en fotografiarla en toda su vida, algo que el reportero pudo entonces hacer una vez más.

Aunque nacida en Afganistán, Gula ha pasado buena parte de su vida en Pakistán, cuya Policía la arrestó y devolvió a su país de origen en octubre de 2016 con la acusación de haber falsificado un documento de identidad. Las autoridades afganas aseguraron entonces que se encargarían de brindarle una vivienda y oportunidades educativas para su familia. La victoria de los talibanes el pasado verano cambió la existencia de Gula, que comienza ahora una nueva vida en Italia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión