Internacional
Suscríbete

Tercer Milenio

investigación

Las variantes preocupantes del coronavirus, especialmente la Delta, son más virulentas que la cepa original

"La creciente virulencia de las variantes del SARS-CoV-2 conducirá a una pandemia considerablemente mayor y más mortal que la que se habría producido en ausencia de estas", advierten los investigadores.

A woman sits between sidewalk barriers amid the coronavirus disease (COVID-19) pandemic, as others pass in the Midtown Manhattan area of New York City
Una mujer se sienta entre las barreras de las aceras en medio de la pandemia de la enfermedad del coronavirus, mientras otros pasan por el área de Midtown Manhattan en la ciudad de Nueva York.
SHANNON STAPLETON

Un amplio estudio realizado en Ontario (Canadá) confirma que las variantes preocupantes del SARS-CoV-2, especialmente la variante Delta, son más virulentas que la cepa original del virus, lo que aumenta el riesgo de hospitalización, ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y muerte de las personas debido al COVID-19, según publican los investigadores en el 'Canadian Medical Association Journal' (CMAJ).

El estudio incluyó 212.326 casos de la covid-19 notificados entre el 7 de febrero y el 26 de junio de 2021 en Ontario, la mayor provincia de Canadá, con una población de casi 14,8 millones de habitantes.

Las variantes que preocupan son las que tienen la mutación N501Y, como la Alfa, la Beta y la Gamma, así como la Delta, que han sustituido a la cepa original del SARS-CoV-2. Del total de casos, el 22,4% no eran variantes preocupantes, el 76,7% eran infecciones con mutaciones N501Y y el 2,8% eran probables Delta. En abril de 2021, la variante Delta estaba presente en Ontario y era la cepa dominante en julio de 2021.

"La aparición de nuevas variantes de SARS-CoV-2 ha ralentizado el progreso contra la pandemia de 3 maneras distintas, a saber, aumentando la transmisibilidad y el número de reproducción del virus, aumentando el escape inmunológico y disminuyendo la eficacia de la vacuna, y aumentando la virulencia de la infección por SARS-CoV-2", escriben los coautores, los doctores David Fisman y Ashley Tuite, de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto.

Según esta investigación, las personas infectadas con estas variantes eran significativamente más jóvenes y tenían menos probabilidades de sufrir comorbilidades que las que no tenían infecciones por estas variantes.

En el caso de las infecciones por las variantes Alfa, Beta y Gamma, el riesgo de hospitalización era un 52% mayor, el de ingreso en la UCI era un 89% mayor y el de muerte era un 51% mayor; en el caso de las infecciones Delta, el riesgo era un 108%, un 235% y un 133% mayor, respectivamente. Incluso después de ajustar por edad, sexo, comorbilidades y otros factores, el mayor riesgo de resultados adversos persistió.

Los investigadores también examinaron el efecto de la vacunación, que atenuó la gravedad de las variantes al reducir el riesgo de enfermedad grave y muerte en las personas parcial y totalmente vacunadas.

"Los efectos aquí descritos representan un grado sustancial de protección contra la muerte conferido por las vacunas (alrededor del 80%-90%), incluso cuando no logran prevenir la infección. Tales efectos protectores directos pueden contribuir a reducir las repercusiones sanitarias de la actual transmisión del SRAS-CoV-2 en Ontario, incluso si la inmunidad de rebaño resulta esquiva, dado el elevado número de reproducción de las variantes", escriben los autores.

Los resultados de la investigación se suman a los estudios realizados en Inglaterra, Escocia y Singapur que indican que la variante Delta aumenta el riesgo de uso de los servicios de urgencias, hospitalización y resultados graves.

"La creciente virulencia de las variantes del SARS-CoV-2 conducirá a una pandemia considerablemente mayor y más mortal que la que se habría producido en ausencia de la aparición de las variantes", escriben los autores.

En un editorial relacionado, la doctora Kirsten Patrick, redactora jefe interina del 'CMAJ', insta a los dirigentes a utilizar todas las herramientas disponibles para controlar la propagación del SARS-CoV-2 a medida que se acerca un segundo invierno pandémico de la covid-19.

"Estamos luchando contra una pandemia diferente a la que se enfrentó a principios de 2020 -escribe-. El virus se ha vuelto más inteligente y más peligroso, lo que significa que nosotros también tenemos que ser más inteligentes. Debemos aprender colectivamente de los errores del pasado y asegurarnos de utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para evitar futuros cierres y prevenir una mayor devastación de nuestra infraestructura sanitaria", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión