Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Etiopía registra más de 210 muertos por ataques étnicos la última semana

Según informó este jueves la Comisión Etíope de Derechos Humanos (EHRC, en sus siglas en inglés).

Un tanque quemado en una carretera de Etiopía.
Un tanque quemado en una carretera de Etiopía.
BAZ RATNER/Reuters

Al menos 210 personas murieron la semana pasada en ataques interétnicos cometidos en el oeste de Etiopía, informó este jueves la Comisión Etíope de Derechos Humanos (EHRC, en sus siglas en inglés).

En un comunicado, la EHRC -institución semiautónoma que rinde cuentas ante el Parlamento etíope- indicó que los hechos ocurrieron en el distrito de Gida Kiremu, ubicado en la zona de Wollega Oriental, en la región de Oromía, la más grande de Etiopía y hogar de los oromos, principal grupo étnico de este país.

Según informes recibidos de residentes locales, la Comisión señaló que supuestos miembros del grupo armado Ejército de Liberación Oromo (OLA, en sus siglas en inglés) atacó el pasado día 18 a integrantes de la etnia amhara que viven en el distrito. Se trató de un ataque "contra civiles basado en su identidad étnica", remarcó la EHRC, al precisar que más de 150 personas murieron en un sólo día.

"En los días siguientes -prosiguió-, los residentes de la etnia amhara -segunda más grande de Etiopía- cometieron un ataque de represalia contra los otros residentes del mismo distrito en base a su identidad étnica nuevamente".

Más de 60 personas murieron durante el ataque de revancha de los amharas en Gida Kiremu, donde se ha restablecido la calma, si bien existen amenazas potenciales de conflicto en los distritos vecinos de Wollega Oriental, advirtió la EHRC en su comunicado. El OLA, sin embargo, negó los hechos descritos por la Comisión y aseguró que los choques tuvieron lugar contra milicias amharas.

Este grupo se escindió del Frente de Liberación Oromo (OLF) después de que ese partido -partidario de la autodeterminación del pueblo oromo, marginado tradicionalmente- dejara las armas para volver al país y hacer política a invitación del primer ministro etíope, Abiy Ahmed, en 2018, cuando éste llegó al poder. Desde entonces, el grupo rebelde, catalogado como grupo terrorista por el Ejecutivo etíope, usa Oromía como base de sus operaciones.

Los sucesos de la semana pasada ocurrieron en un momento muy convulso para Etiopía por la guerra de la región etíope de Tigray (norte). La guerra entre el Gobierno etíope y Tigray comenzó el pasado 4 de noviembre, cuando Abiy lanzó una ofensiva contra el Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT) -que gobernaba la región entonces- tras una escalada de tensiones políticas durante meses y en represalia por un ataque contra una base militar federal.

El pasado 28 de junio, el Ejecutivo etíope anunció un "alto el fuego unilateral humanitario" y el Ejército se retiró de varias ciudades tigriñas -incluida la capital, Mekele- pero las fuerzas amharas, que peleaban junto al Gobierno y habían anexionado de facto parte del oeste y el sur de Tigray -territorios sobre los que reivindican derechos históricos-, siguieron sin moverse.

En ese contexto, los rebeldes tigriñas recuperaron terreno y el conflicto se extendió a las regiones vecinas de Afar y Amhara. A comienzos de agosto, las fuerzas del FPLT anunciaron una alianza con el OLA con el fin de derrocar a Abiy.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión