Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

La OTAN da la bienvenida a Biden en un momento de cambios y nuevas amenazas

La alianza militar prepara su marcha de Afganistán tras 20 años y cómo afrontar retos como la rivalidad de China, que se suman a la tensión con Rusia.

Joe Biden y su esposa, Jill, a su llegada este miércoles a la base área de la Royal Air Force en Mildenhall (Sufolk, Reino Unido)
Joe Biden y su esposa, Jill, a su llegada este miércoles a la base área de la Royal Air Force en Mildenhall (Sufolk, Reino Unido)
KEVIN LAMARQUE/Reuters

La OTAN celebra mañana la primera cumbre desde la llegada del demócrata Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos en un momento "esencial" de cambios para la Alianza, que prepara su marcha de Afganistán tras 20 años y cómo afrontar retos como la rivalidad de China, que se suman a la tensión con Rusia.

"Los últimos cuatro años han demostrado que el vínculo transatlántico en la OTAN va más allá de líderes políticos individuales, porque es robusto y fuerte y tenemos instituciones robustas. Tenemos a la OTAN, que puede capear diferentes vientos políticos", indicó el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa previa a la cumbre.

Durante el mandato del republicano Donald Trump, la organización vio cuestionada su utilidad por parte del mandatario estadounidense, que redobló la insistencia de su país por que el resto de aliados incrementara su gasto militar, algo que ya había solicitado su antecesor, Barack Obama.

Sonado fue también su choque con el presidente francés, Emmanuel Macron, en la cumbre de aliados de Londres de diciembre de 2019 (la última de las tres en las que participó Trump), cuando el galo acusó a la OTAN de estar en "muerte cerebral" y pidió una estrategia clara para la organización en vez de hablar "solo de dinero".

Los aliados esperan ahora que Biden respalde plenamente sus proyectos: "Es un firme defensor de la OTAN, del vínculo transatlántico, y todos los aliados celebran su mensaje muy claro sobre la importancia de revitalizar el vínculo entre Europa y Norteamérica en la OTAN", señaló el viernes Stoltenberg.

Viejas amenazas, nuevos desafíos

En su cumbre, los 30 países de la OTAN esperan acordar cómo afrontar amenazas conocidas, como el comportamiento "agresivo" de Rusia o el terrorismo internacional, pero también nuevos retos como el que presenta el auge de China como potencia global, la aparición de tecnologías disruptivas, el incremento de ciberataques o la contribución que puede hacer la Alianza contra el cambio climático.

"Estamos en una época de competencia global, y tenemos que responder a muchas amenazas y desafíos al mismo tiempo", recalcó Stoltenberg.

El político noruego equiparó a China con Rusia en cuanto a que ambas "rechazan el orden internacional basado en reglas".

La Alianza mantiene una política de "doble vía" con Moscú, combinando la defensa y disuasión ante un comportamiento que considera "agresivo" hacia vecinos como Ucrania, y el diálogo al mismo tiempo para evitar incidentes.

Con China, los aliados creen que ha llegado el momento de profundizar en su enfoque: abordaron la pujanza de Pekín en una cumbre por primera vez en la última cumbre de Londres, pero la declaración que preparan en esta ocasión contendrá más alusiones que nunca al gigante asiático, según Stoltenberg.

La OTAN está especialmente interesada en que China participe en futuros acuerdos para el control de armas.

"China cada vez es más un poder global. Con ello va una responsabilidad global", subrayó el secretario general.

Otro asunto que será protagonista en la cita del lunes será la retirada conjunta y ordenada de las tropas de la OTAN de Afganistán para el próximo 11 de septiembre, cuando se cumplirán 20 años de los atentados de Al Qaeda en suelo de EEUU que motivaron una respuesta de toda la Alianza en su apoyo.

Está por acordar todavía cómo mantendrán la ayuda económica a las fuerzas de seguridad afganas, a las que esperan seguir formando aunque fuera de su territorio, ya que Stoltenberg ha dejado claro que, aunque la OTAN ponga fin a su presencia militar (llegó a tener 100.000 efectivos en el país asiático), su respaldo a los afganos continuará.

Una alianza más competitiva

Los llamamientos de los líderes en la última cumbre para que la OTAN sea una alianza política más ágil han cristalizado en diferentes procesos de reflexión y, más en concreto, en una agenda de reformas en seguridad y defensa de cara a 2030.

La presión por que los aliados europeos y Canadá inviertan más en defensa estará de nuevo presente, pese a las palabras alentadoras de Stoltenberg sobre que van "por el buen camino" con siete años consecutivos de aumentos.

Aún así, alertó de que todavía "tenemos que invertir más y mejor para cumplir nuestro alto nivel de ambición", ya que la última estimación de la OTAN para 2021 prevé un gasto militar de los europeos y Canadá del 1,70 % de su PIB, lejos todavía del objetivo propuesto del 2 % para 2024

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión