Internacional
Suscríbete por 1€

internacional

Israel silencia a la prensa internacional en Gaza con el derribo de la torre Al Jalaa

El edificio, que albergaba las oficinas de Associated Press y Al-Yasira, fue evacuado en una hora.

Explosión en Gaza

El Ejército israelí destruyó este sábado la torre Al Jalaa en la que trabajaban en Gaza medios internacionales como el canal catarí Al-Yasira o la agencia estadounidense Associated Press (AP). Los militares contactaron con el dueño del edificio de 13 plantas y le dieron una hora para desalojarlo ya que "albergaba objetivos militares, pertenecientes a la inteligencia militar de la organización terrorista Hamás", según el comunicado del Ejército. Cuando se cumplieron los 60 minutos, cuatro misiles derribaron el edificio.

Esta operación provocó la reacción de Estados Unidos, que hasta ahora solo había hablado para condenar el lanzamiento de cohetes por parte de Hamás. La responsable de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, recordó a Israel que "asegurar la seguridad de los periodistas y de la prensa independiente es una responsabilidad suprema". El Ejército respondió diciendo que Hamás "se esconde y utiliza como escudos humanos" a los medios de comunicación.

El responsable de Al-Yasira en Jerusalén, Walid al-Omari, denunció que "está claro que los que llevan a cabo esta guerra no solo quieren provocar destrucción y muerte en Gaza, sino también silenciar a los medios de comunicación que son testigos de ello". Y el director general de la cadena en Doha, Mostefa Souag, pidió a la comunidad internacional "la condena de estas acciones bárbaras y ataques contra periodistas. Exigimos una acción internacional inmediata para responsabilizar a Israel por sus ataques deliberados contra la prensa".

Al menos siete palestinos muertos en enfrentamientos con las tropas hebreas solo en Hebrón

La agencia AP se mostró "conmocionada y horrorizada" por el ataque israelí y su jefe, Gary Pruitt, lamentó que "el mundo estará menos informado de lo que ocurre en Gaza por lo que ha ocurrido hoy". La cadena de radio estadounidense NPR entrevistó a Mark Regev, asesor de Benyamin Netanyahu, quien preguntado por el motivo por el que Israel nunca advirtió a AP de que su oficina se encontraba junto a una oficina de la inteligencia de Hamás, se limitó a dar evasivas y respondió que "no puedo compartir esa información".

Diez víctimas de una familia

Desde que comenzó la ofensiva 'Guardián de los muros' Israel mantiene cerrado el paso de Erez y no está autorizada la entrada de periodistas "hasta nuevo aviso", según un mensaje de la Oficina de Prensa del Gobierno. En la ofensiva 'Plomo Fundido', de 2008-2009, Israel tampoco permitió el acceso de reporteros hasta que concluyó sus operaciones en la Franja.

Pocas horas antes del derribo de la torre de la prensa, los aviones israelíes atacaron el campo de refugiados de Al-Shati y mataron a diez miembros de la familia Abu Hatab, ocho de ellos niños. Los vecinos aseguraron que el edificio de cuatro plantas en el que vivían fue bombardeado varias veces y sin aviso previo.

Según los últimos datos del ministerio de Salud gazatí, ya son 139 los muertos y más de mil los heridos desde el inicio de la operación. En Israel han fallecido 9 personas por los más de 2.000 cohetes lanzados por las facciones palestinas. El último fue un hombre de Ramat Gan, cerca de Tel Aviv, víctima de la oleada de cohetes que salieron de la Franja tras el funeral de la familia Abu Hatab.

El enviado de EE UU, Hadi Amr, ya trabaja para intentar lograr un alto el fuego y durante la jornada algunos medios locales apuntaron a que podría llegar de forma temporal para la fiesta judía de Shavuot, que arranca esta tarde. Para que callen las armas, analistas como Amos Harel, del diario 'Haaretz', piensan que "Israel necesita encontrar una imagen de victoria que le permita justificar el cese de las hostilidades".

La operación del viernes en la que arrasó con 450 misiles en menos de 40 minutos la red de túneles de Hamás "no salió finalmente como se esperaba", según 'The Jerusalem Post', que aseguró que los israelíes llevaban tres años preparándola. El asesinato selectivo de un alto dirigente del grupo islamista -el objetivo número uno es Mohamed Deif, líder del brazo militar de Hamás- podría ser otra clave para que Netanyahu aceptara una tregua. El ministro de Defensa, Benny Gantz, señaló que los islamistas "ya han pagado un alto precio", pero dijo que por ahora el Ejército tiene "planes adicionales para recuperar la paz".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión