Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El doctor de los diez millones de dólares que ayudó a cazar a Bin Laden

Shakil Afridi permanece preso desde mayo de 2011 por supuesta relación con un grupo islamista, pero en realidad es un chivo expiatorio de la operación desarrollada por Estados Unido.

Una chica fotografía las portadas de los periódicos en Washington
Una chica fotografía las portadas de los periódicos en Washington
AFP PHOTO

Veinte días de la operación de las fuerzas especiales estadounidenses que acabó con Osama Bin Laden en mayo de 2011, Pakistán detuvo al doctor Shakil Afridi. Nunca le han acusado formalmente de trabajar para la CIA, pero es considerada la persona que llevó a los servicios estadounidenses hasta el complejo en el que el líder de Al Qaeda y su familia vivieron durante seis años en Abbottabad, a 150 kilómetros de Islamabad.

Desde su detención permanece recluido en el confinamiento más estricto en la prisión central de Sahiwal, en la provincia de Punjab, donde cumple una condena de 23 años por su supuesta relación con el grupo islamista Lashkar-e-Islam. La familia siempre negó su conexión con esta organización e incluso reveló que en 2008 tuvieron que pagar más de 6.000 euros para poder liberarle tras ser secuestrado por sus militantes en las zonas tribales del norte del país.

Los familiares lo consideran el chivo expiatorio encontrado por los paquistaníes tras la vergonzosa situación que surgió tras comprobar que el terrorista más buscado de la tierra estaba a las puertas de una importante base militar.

Colaborador de la CIA

Hay pocos detalles sobre su vida personal. Se conoce que se graduó en el Colegio Médico de Khyber en 1990, su esposa es de Abbottabad, tienen tres hijos y ronda los cincuenta años. Como máximo responsable médico en el distrito de Khyber se encargó de supervisar varios programas de vacunación financiados por Estados Unidos y, según reveló la CIA un año después de su detención, colaboró con la inteligencia estadounidense. Uno de estos proyectos de colaboración consistió en lanzar un programa para vacunar contra la Hepatitis B en Abbottabad. El verdadero objetivo de la campaña era obtener pruebas de ADN de cualquiera de los niños del complejo en el que vivía la familia Bin Laden en esta tranquila población de media montaña situada a las faldas de las montañas Kakul.

La CIA tenía el complejo de tres plantas en su punto de mira tras el rastreo realizado al mensajero de AQ, Abu Ahmad Al Kuwaiti, pero necesitaba tener la prueba de que Osama estaba allí antes de lanzar una operación tan arriesgada en un país supuestamente amigo como Pakistán. Afridi dirigió la campaña de vacunación aunque, según la Comisión Abbottabad, creada por Pakistán para investigar los hechos, no tenía conocimiento de que el objetivo final de la CIA era cazar a Bin Laden.

Estados Unidos le otorga tratamiento de héroe, pero para los paquistaníes es un traidor. El presidente Donald Trump prometió durante la campaña de 2016 que si ganaba sería liberado "en dos minutos", pero no pudo cumplir su palabra. La 'Operación Gerónimo' para cazar a Osama puso patas arriba la relación entre Islamabad y Washington y tras conocer la condena de 33 años a Afridi -que luego fue rebajada a 23- Estados Unidos anunció un recorte en la ayuda a Pakistán de un millón de dólares por cada año que pasara encarcelado.

El preso ya ha costado diez millones y algunos medios como la cadena BBC indican que pronto podría quedar en libertad fruto de un intercambio de prisioneros en el que los estadounidenses entregarían a Aafia Siddiqi, la neurocientífica paquistaní conocida como 'Lady Al Qaeda', a cambio del doctor Afridi, la persona que, sin saberlo, cerró el círculo en torno a Bin Laden después casi una década de investigaciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión