Internacional
Suscríbete

El centrista Yair Lapid recibe el encargo de formar Gobierno en Israel tras el fracaso de Netanyahu

Lapid, del partido Yesh Atid (Hay Futuro), segunda fuerza con 17 escaños, tendrá ahora 28 días para intentar obtener el apoyo de 61 diputados, de los 120 del Parlamento, necesarios para formar un Ejecutivo.

El líder del partido Yesh Atid, Yair Lapid
El líder del partido Yesh Atid, Yair Lapid
ABIR SULTAN/EFE

El líder centrista Yair Lapid recibió este miércoles la tarea de crear Gobierno en Israel de parte del presidente, Reuvén Rivlin, tras el fracaso del primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, que el martes devolvió el mandato al no obtener una mayoría.

"Acabo de hablar con el miembro de Knéset (Parlamento) Yair Lapid y le comuniqué que le doy el mandato de formar Gobierno", anunció el presidente en una rueda de prensa, después de consultar a los partidos durante esta jornada, en las que Lapid fue el candidato con más recomendaciones de diputados (56) del heterogéneo bloque de formaciones anti-Netanyahu.

Lapid, del partido Yesh Atid (Hay Futuro), segunda fuerza con 17 escaños, tendrá ahora 28 días para intentar obtener el apoyo de 61 diputados, de los 120 del Parlamento, necesarios para formar un Ejecutivo que saque a Israel de su largo bloqueo político y evite unas quintas elecciones en solo dos años y medio.

Tras los 56 apoyos en su favor, "queda claro" que Lapid "tiene la posibilidad de formar un Gobierno que se gane la confianza del Parlamento", aseguró Rivlin, que consideró que "en la situación actual, devolver el mandato" a la Cámara -otra de las opciones que tenía- "habría sido contrario a la ley" y arrastrado al país a otros comicios "sin haber probado antes" las vías posibles para evitarlo.

En las consultas del presidente durante la jornada, el partido Likud de Netanyahu y sus socios ultraortodoxos y ultraderechistas le habían recomendado que traspasara el encargo directo al Parlamento.

Naftali Benet, del ultranacionalista Yamina, actor clave que no llegó a aliarse ni con Netanyahu ni sus opositores, se recomendó a sí mismo. Solo cuenta con siete escaños, pero en las últimas semanas negoció tanto con el primer ministro como con Lapid para ser el jefe de un posible Ejecutivo de rotación.

El islamista Raam, otro partido que con sus cuatro escaños podría inclinar la balanza, decidió no recomendar a nadie.

Con todo, Lapid -hasta ahora líder de la oposición- tendrá la ardua tarea de intentar entablar una coalición entre una amplia amalgama de partidos de ideologías muy diversas que van desde la izquierda hasta la extrema derecha, pero que están unidos en su oposición a Netanyahu.

Por ello, más allá de Yesh Atid (17 escaños), hoy obtuvo el respaldo del centrista Azul y Blanco (8), del ultraderechista Israel Nuestro Hogar (7), del centro-izquierdista Partido Laborista (7), del pacifista Meretz (6), del derechista Nueva Esperanza (6) y de cinco de los seis diputados de la Lista Unida árabe.

Sin embargo, no alcanza aún una mayoría de 61 diputados, por lo que deberá seducir a otros posibles socios con ideologías también alejadas, donde podrían figurar Yamina o el islamista Raam.

Entre otros obstáculos, la creación de una coalición requeriría el apoyo de al menos un partido árabe junto a una o dos formaciones de extrema derecha sionista, algo sin precedentes en Israel. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión