Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

La ministra principal norirlandesa dimite como líder del unionista DUP tras semanas
de altercados y tensiones políticas

Arlene Foster anuncia que dejará el cargo debido a una revuelta interna de descontentos por su gestión del 'brexit'. 

Arlene Foster, líder del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte.
Arlene Foster, líder del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte.

La ministra principal norirlandesa, la unionista Arlene Foster, anunció este miércoles que dimitirá como líder del Partido Democrático Unionista (DUP) debido a una revuelta interna de descontentos por su gestión del 'brexit'.

Foster también adelantó que abandonará a finales de julio su puesto al frente del Ejecutivo autónomo de Belfast, de poder compartido entre protestantes-unionistas y católicos-nacionalistas.

"Es importante dar espacio a los responsables del partido para que en las próximas semanas se preparen para organizar un proceso de elección de liderazgo", declaró la dirigente protestante en un comunicado difundido este miércoles, después de semanas e tensiones sociales y políticas.

Foster, quien tomó las riendas del DUP en 2015, convirtiéndose en la primera mujer líder de la formación, aseguró en la nota que servir al pueblo de Irlanda del Norte ha sido el "mayor privilegio" de su vida.

Su caída ha estado provocada por la rebelión de una veintena de diputados regionales y cuatro parlamentarios nacionales del DUP, mayoritario en Irlanda del Norte, que firmaron una moción de censura contra su líder.

Asimismo, otro grupo de concejales del DUP había enviado por su parte otra carta a la dirección del partido para mostrarse "profundamente preocupados" por la gestión de Foster y su "número dos", Nigel Dodds, a quien también piden que dimita de su puesto.

Entre los motivos del descontento de la comunidad protestante-unionista con el liderazgo de Foster destaca el asunto del protocolo norirlandés, incluido en el acuerdo del 'brexit' para mantener abierta la frontera entre las dos Irlandas, clave para sus economías, altamente interconectadas, y para el proceso de paz.

A cambio, este mecanismo impone controles comerciales fronterizos entre Irlanda del Norte, integrada en el mercado único comunitario, y el resto del Reino Unido, lo que es percibido como una amenaza a la integridad territorial por parte de los unionistas.

Esta nueva burocracia ha provocado también problemas de suministro de ciertos productos y ha acentuado el malestar de los sectores más radicales de los protestantes norirlandeses leales a la Corona británica, lo que ha desembocado en enfrentamientos con la Policía y la comunidad nacionalista-católica, partidaria de la reunificación de Irlanda.

Además del 'brexit', un amplio sector del DUP, el más ultraconservador y religioso, acusa a Foster de hacer concesiones respecto a la ley del aborto o en materia de derechos de la comunidad LGTBI.

Las tensiones aumentaron también por la decisión de no procesar a 24 políticos del Sinn Féin tras incumplir las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus al asistir en junio del año pasado al multitudinario funeral del antiguo miembro del IRA Bobby Storey. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión