Internacional
Suscríbete por 1€

reino unido

Reino Unido despide a Felipe de Edimburgo con un funeral restringido por la pandemia

El coche fúnebre, un vehículo híbrido customizado por el mismo duque, llegó al templo flanqueado por representantes de diferentes regimientos militares y seguido por sus cuatro hijos en primera línea.

El funeral por el duque de Edimburgo, consorte de la reina Isabel II, arrancó este sábado a las 14.08 GMT en la capilla de San Jorge, adyacente al Castillo de Windsor, tras un minuto de silencio en memoria del príncipe Felipe.

El coche fúnebre, un vehículo híbrido customizado por el mismo duque, llegó al templo flanqueado por representantes de diferentes regimientos militares y seguido por sus cuatro hijos en primera línea, tras una procesión de unos 15 minutos desde el castillo, antes de comenzar la ceremonia, con solo 30 invitados

La soberana británica se desplazó en su propio automóvil, un Bentley, junto con una dama de compañía, hacia el templo de estilo gótico, en el que solo estuvieron 30 invitados debido a la pandemia aunque el acto ha sido difundido en directo por televisión.

A las puertas de la capilla, el deán de Windsor y el arzobispo de Canterbury recibieron al féretro, que fue instalado sobre el catafalco mientras los asistentes, cubiertos todos con mascarillas, se dirigían a sus sitios asignados para mantener la distancia social.

"Nos ha inspirado su lealtad inquebrantable a nuestra reina, su servicio a la nación y a la Commonwealth, su coraje, fortaleza y fe. Nuestras vidas se han enriquecido a través de los desafíos que nos presentó, el coraje que nos dio, su amabilidad, humor y humanidad", dijo el deán en sus palabras de recibimiento.

Con solo 30 asistentes, entre familiares y algún allegado, y sin políticos ni jefes de estados, tras la misa, el féretro ha abandonado la capilla para partir en Land Rover en un cortejo encabezado por el príncipe Carlos

Un solemne cortejo

La ruta del cortejo fúnebre estuvo delimitada por personal de la Fuerza Naval, los Marines reales, de los Highlanders, el Cuarto Batallón del Real Regimiento de Escocia, y las Fuerzas Aéreas (RAF) y se escucharon salvas de cañón a cargo de la Artillería montada a caballo de las Tropas del Rey y sonido de campana.

En la procesión intervinieron también los dos ponis favoritos del duque, llamados "Balmoral Nevis" y "Notlaw Storm".

A la llegada del cortejo a la capilla de San Jorge, el vehículo fúnebre fue recibido por un guarda de honor y una banda militar del llamado Regimiento de los Rifles, que interpretó el himno nacional.

Miembros de la Guardia montada a caballo se alinearon en los escalones del templo, mientras se trasladó el ataúd -cubierto con el estandarte del duque, su gorra naval, una espada y una corona floral- al interior de la capilla mientras sonaba un tema náutico, conocido como "The still".

Antes de iniciarse el servicio se guardó un minuto de silencio en todo el país en memoria del duque y un disparo efectuado por la Artillería montada a caballo de la Real Tropa del Rey marcó el inicio de la ceremonia.

El Duque yacerá en la cripta real de la capilla de San Jorge

Los restos mortales del duque de Edimburgo serán depositados en el panteón real bajo la capilla de San Jorge, adyacente al castillo de Windsor.

Aunque el ataúd del príncipe Felipe, consorte de la reina Isabel II durante 73 años, yacerá inicialmente en esa cripta, está dispuesto que cuando la monarca británica muera, se le trasladará a la capilla conmemorativa del rey Jorge VI de la iglesia gótica para que el matrimonio esté enterrado en el mismo lugar.

Ese diminuto templo conmemorativo familiar, situado en Windsor, cobija además los restos mortales del padre de la reina, Jorge VI, la reina madre y la hermana pequeña de Isabel II, la princesa Margarita.

En un anexo agregado al ala norte de la Iglesia en 1969 hay una losa negra incrustada en el suelo con la inscripción: "Jorge VI" e "Isabel", en letras doradas, acompañado de las fechas de los años de sus nacimientos y muertes.

Hoy, tras finalizar el servicio, el ataúd del duque será bajado con una maquinaria eléctrica a la cripta real bajo la capilla de San Jorge, donde se situará en un catafalco sobre una losa de mármol.

Ese panteón real en Windsor fue creado entre 1804 y 1810 para Jorge III, que falleció en 1820, y que a día de hoy es uno de los tres monarcas enterrados ahí, junto con Jorge IV y Guillermo IV.

Otros miembros de la realeza enterrados en ese lugar son la esposa de Jorge III, la reina Carlota y su hija la princesa Amelia, así como la hija de Jorge IV, la princesa Carlota y el padre de la reina Victoria, el duque de Kent.

La princesa Margarita, hermana pequeña de Isabel II, que falleció en 2002, fue incinerada y sus cenizas fueron colocadas inicialmente en ese mismo Panteón antes de ser trasladadas a la capilla conmemorativa de Jorge VI junto con los ataúdes de sus padres, cuando la reina madre falleció semanas después.

Margarita quiso ser incinerada porque, según explicó en su día una amiga cercana, lady Glenconner, la alternativa de ser enterrada (en Frogmore) le parecía demasiado "tenebrosa".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión