Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Un exministro francés reconoce haber comido en un restaurante clandestino durante el confinamiento

Brice Hortefeux reconoció haber comido en un apartamento de lujo en París reconvertido por un conocido chef.

Vista aérea de la ciudad de París
Vista aérea de la ciudad de París
Reuters

El exministro francés Brice Hortefeux reconoció haber comido en un apartamento de lujo en París reconvertido por un conocido chef en restaurante, ahora que estos establecimientos tienen prohibida su actividad en Francia por las restricciones por la covid.

Hortefeux, que es ahora eurodiputado del partido Los Republicanos y fue titular de Interior durante la presidencia de Nicolas Sarkozy, con el que ha mantenido una gran proximidad, alegó este sábado en su defensa ante varios medios que actuó de buena fe y que no pensó estar incurriendo en ninguna ilegalidad.

Según el eurodiputado conservador, la controvertida comida tuvo lugar el pasado 30 de marzo y fue un encuentro de carácter profesional con el veterano periodista Alain Duhamel y con una tercera persona de la que no ha trascendido la identidad.

En declaraciones al sitio de información Médiapart, Hortefeux contó que un conocido le aconsejó una dirección en el distrito VIII de París, que creía que era su propia casa o la de unos amigos.

Cuando llegó, las tres personas que se habían citado fueron colocadas en una pequeña sala. La cuenta se pagó con tarjeta de crédito. "Todo parecía legal", subrayó el exministro.

El hecho es que los restaurantes en Francia están cerrados por orden administrativa para prevenir los contagios de coronavirus desde finales de octubre, como también lo están todos los otros establecimientos de vida social que son los bares, cafés, cines, teatros, salas de espectáculos, museos o gimnasios, entre otros.

Duhamel, por su parte, dijo haberse sentido un poco engañado al acudir a ese apartamento de lujo regentado por el chef Christophe Leroy, que estuvo este viernes bajo custodia durante unas horas para ser interrogado.

Su abogado, Thierry Fradet, afirmó que ha presentado una serie de documentos que detallan los servicios que dio, y que a su parecer se ajustan a las reglas en vigor.

La Fiscalía hizo saber que por el momento no hay ningún elemento que permita establecer que hubo miembros del Gobierno.

Una precisión que se explica porque las revelaciones sobre la presencia de Hortefeux en un supuesto restaurante clandestino salen a la luz en una semana en que no se ha dejado de especular en Francia sobre la presencia de ministros en fiestas ilegales cuando todo el país se encuentra en un régimen de semiconfinamiento.

Todo empezó con la emisión el día 3 en el canal M6 de un reportaje con imágenes de esas fiestas grabadas con cámara oculta y en particular con las palabras de un hombre que aparecía como organizador y que afirmaba que había participado en comidas con ministros.

Cuando se supo que el autor de esa acusación era Pierre-Jean Chalençon, un personaje extravagante, coleccionista de piezas relacionadas con Napoleón y propietario de un palacete de recepciones en el corazón de París, él mismo replicó que eso que había dicho sobre la presencia de ministros era una broma.

Sin embargo, su desmentido no pudo frenar la ola de rumores y de comentarios en las redes sociales, ante las que varios miembros del Gobierno tuvieron que salir al paso para afirmar que no habían participado en ese tipo de celebraciones ahora proscritas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión