Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

vacunas

Alemania negociará con Rusia la compra de su vacuna y socava el papel centralizador de la UE

La operación germana abre el camino a los países comunitarios para adquirir por su cuenta antivirales de marcas que no tienen acuerdos con la Unión.

Foto de archivo de Merkel y Putin
Foto de archivo de Merkel y Putin
Reuters

Aunque la UE no se plantea hasta ahora contratar la vacuna rusa Spútnik V y esta no ha recibido aún la autorización de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), Alemania estudia la posibilidad de comprarla por su cuenta para incrementar las dosis con las que inmunizar a su población. El ministro de Sanidad, Jens Spahn, anunció que proyecta celebrar conversaciones bilaterales con Rusia para eventuales suministros de este suero si recibe finalmente luz verde de la EMA para su aplicación en Europa. El político conservador pidió, sin embargo, que esta opción no dé lugar a "un debate espejismo", toda vez que antes de esa adquisición "Rusia deberá suministrar datos" sobre la eficacia y seguridad de su fármaco.

El propio anuncio de Spahn socava, de facto, el papel hegemónico que hasta ahora se había adjudicado la Comisión Europa como central de compras con las farmacéuticas. Esta institución reconoció ayer que los Estados miembros son libres de comprar antivirales por su cuenta con la única objeción de que no pueden pertenecer a la cesta comunitaria; es decir, a los laboratorios con los que la UE ha cerrado acuerdos generales para todos los países (Astrazeneca, Pfizer/BioNTEch, Moderna o Janssen). El eurodiputado socialista Nicolás González Casares opinó que la operación alemana no ayuda a "mejorar el clima" sobre la labor logística de la Comisión, muy enrarecido por los retrasos en la entrega de lotes de Astrazeneca y la confusión en torno a los contratos.

Spahn comunicó los planes de Alemania al resto de ministros de Sanidad de la UE durante la reunión convocada el miércoles para valorar el informe de la EMA sobre la seguridad de la vacuna de Astrazeneca. En cuanto a posibles acuerdos, recordó que la Comisión Europea anunció que no firmará con los fabricantes de la Spútnik V un contrato como los suscritos con otros productores como Moderna o BioNTech. "Por eso señalé en el consejo de ministros de Sanidad de la UE en nombre de Alemania que hablaremos de manera bilateral con Rusia, en primer lugar sobre las cantidades que pueden suministrar".

El responsable alemán destacó que un envío del suero ruso solo puede tener sentido si ocurre en los próximo dos o tres meses, ya que "después tendremos vacunas suficientes" con el aumento de producción de los laboratorios ya contratados.

Buena praxis

La región alemana de Baviera ya se había adelantado a los planes de Spahn. Su primer ministro, Markus Söder, anunció el miércoles el compromiso con una farmacéutica en la localidad bávara de Illertissen para comprar 2,5 millones de dosis de la Spútnik V si es autorizada en suelo comunitario. Las miradas se centran ahora en la EMA, que este fin de semana llegará a Moscú para realizar su evaluación sobre el antiviral. Los expertos visitarán las instalaciones centrales donde se desarrolla y recibirán la documentación exigida por el regulador sobre su composición, los ensayos clínicos llevados a cabo con voluntarios y su grado de eficacia.

Si la agencia da el visto bueno -lo que no pasaría antes de junio como mínimo-, la mayoría de las dosis para la UE se fabricarían en una filial de la compañía rusa R-Pharm en Alemania. La empresa y el Gobierno han invertido grandes sumas de dinero para fortalecer sus líneas de producción en Europa.

La Comisión puso como ejemplo de buena praxis a Hungría o Eslovaquia, que se han hecho con lotes del medicamento ruso -y en el primer caso, del realizado en China- al margen de su paraguas. "Cuando se trata de vacunas que no son parte de nuestra cartera, los Estados miembros pueden entrar en contacto y cerrar contratos con desarrolladores de vacunas que no están cubiertas. Si se trata de aquellas que son parte de la cartera, se aplica la regla de que no se pueden aceptar negociaciones paralelas", aclaró el portavoz de Salud, Stefan de Keersmaecker.

Por su parte, el portavoz comunitario Eric Mamer reconoció que no ha habido "conversaciones entre la UE y el productor de la Spútnik V", aunque precisó que la Comisión y los países miembros pueden "decidir todos juntos ampliar en cualquier momento la cartera de evacunas". Memer recordó que "nosotros tenemos una estrategia europea de vacunación que está basada en un cierto numero de empresas que están identificadas", y advirtió a los críticos con la gestión comunitaria que la negociación directa de Alemania con Rusia no significa que esa estrategia esté acabada.

En cualquier caso, quiso dejar un recado para los Gobiernos nacionales o regionales -como el de Madrid- que quieran seguir ese camino al avisarles de que deberán asumir las responsabilidades en caso de que surjan problemas sanitarios con antivirales adquiridos al margen de la Unión.

La decisión alemana tampoco ha causado una excesiva sorpresa entre los expertos, ya que la propia canciller Angela Merkel venía avisando hace semanas que el país aguardaba una decisión de la Unión y de la EMA sobre el suero alemán. La falta de vacunas oficiales de la UE ya ha obligado al Gobierno a cerrar 'vacunódromos' y amenaza con no llegar a los plazos de vacunación fijados por la propia Merkel en un país que sigue sumando miles de enfermos a diario.

Últimas noticias del coronavirus

Toda la información sobre el coronavirus en Aragón.

Más noticias sobre el coronavirus en España y en el mundo.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión