Despliega el menú
Internacional

estados unidos

Cuatro muertos en el asalto de seguidores de Trump al Capitolio de Estados Unidos

Los seguidores del presidente irrumpieron este miércoles en el pleno de la Cámara Baja estadounidense, que había sido evacuada, y protagonizaron un enfrentamiento armado con los agentes de seguridad del Capitolio.

Cuatro muertos y 14 policías heridos es el saldo sangriento del asalto al Capitolio de EE.UU. que conmocionaba al país y a la comunidad internacional en la media noche de este miércoles, y que deja también medio centenar de detenciones. 

Las autoridades de Washington habían informado inicialmente de la muerte de una mujer, que falleció como consecuencia del disparo de la Policía del Capitolio, pero después actualizaron esa cifra.

Otras tres personas, que no identificaron, fallecieron como consecuencia de "urgencias médicas" que sufrieron en las instalaciones del Capitolio, dijo el jefe de la Policía Metropolitana de Washington, Robert Contee, en una rueda de prensa nocturna.

Cuatro muertos y 14 policías heridos es el saldo sangriento del asalto al Capitolio de EE.UU. que conmocionaba al país y a la comunidad internacional en la media noche de este miércoles, y que deja también medio centenar de detenciones.

Contee no dio más detalles sobre esas muertes y agregó que 14 agentes de policía resultaron heridos durante los incidentes en el Capitolio, dos de ellos de forma "grave".

Las autoridades han detenido al menos a 52 personas tanto en el Capitolio como en otros rincones de la capital estadounidense, de las cuales unas 30 fueron arrestadas por violaciones del toque de queda que impuso la Alcaldía de Washington a partir de las 18.00 horas (23.00 GMT).

La ciudad de Washington vivió este miércoles una jornada de caos inédita debido al asalto por parte de seguidores del presidente Donald Trump de la sede del Congreso cuando los legisladores certificaban la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Al grito de "Trump ganó", cientos de seguidores del mandatario irrumpieron en el Capitolio tras desbordar a la policía que lo custodiaba, y que provocaron caóticas escenas con trumpistas recorriendo los pasillos con banderas o sentándose en los escaños.

Durante estos incidentes, una simpatizante de Trump identificada como Ashli Babbit, vecina de San Diego (California), resultó herida de bala y falleció tras ser trasladada a un hospital, según confirmaron fuentes policiales a varios medios.

La mujer, una veterana de la Fuerza Aérea, presentaba una fuerte hemorragia ocasionada por un disparo en el cuello efectuado por un miembro de la seguridad de la sede legislativa durante el asalto, que se prolongó varias horas y que obligó a interrumpir la sesión.

INCURSIÓN EN EL CAPITOLIO

El asalto al Congreso se produjo poco después de que los manifestantes hubieran sido arengados frente a la Casa Blanca por el presidente saliente, quien les repitió la retahíla de denuncias de fraude infundadas en las que insiste desde que se confirmó su derrota en las elecciones de noviembre pasado, sin demostrarlas.

"No cederemos nunca, nunca concederemos (la victoria)", dijo Trump a los miles de congregados a las afueras de la Casa Blanca para la marcha "Salvar a EEUU", que partió al Capitolio.

En la sede del Congreso, los legisladores se encontraban reunidos para celebrar la ceremonia de validación formal del resultado de las elecciones de noviembre, en las que el demócrata Joe Biden se impuso a Trump.

INCURSIÓN, EXPULSIÓN Y TOQUE DE QUEDA

A partir de su llegada al Capitolio se registraron las primeras escaramuzas entre los manifestantes y los agentes que custodiaban el lugar, que en inferioridad numérica y armados solo con aerosoles de gases lacrimógenos no pudieron contener a la multitud.

En el momento del asalto al emblemático edificio, los legisladores habían suspendido su reunión para debatir las objeciones presentadas por los republicanos a los resultados en las elecciones en Arizona, uno de los primeros por orden alfabético.

A partir de ahí, el caos y escenas nunca vistas en Washington, con cristales rotos, puertas quebradas y peleas con disparos en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y la policía, que desalojó a los legisladores a tiempo y los llevó a un lugar seguro.

Las imágenes de las televisiones y las captadas por testigos dentro del lugar mostraron cómo los seguidores del mandatario saliente paseaban libremente por los pasillos e incluso llegaron a entrar en los despachos de los legisladores.

Algunos de ellos lograron acceder al pleno de la Cámara de Representantes e incluso uno se sentó en uno de los asientos destinados para los discursos oficiales al grito de "Trump ganó".

El caos hace tambalear el bastión de la democracia americana: miles de seguidores de Trump quieren revertir su derrota a la fuerza. Invaden los alrededores del Capitolio, traspasan violentamente la barrera policial y se aproximan aún más; ni los gases lacrimógenos pueden reducirlos.

El Capitolio pudo ser despejado más de tres horas después del inicio del asalto, poco antes de entrar en vigor a las 18 horas (23 GMT) el toque de queda decretado de manera urgente por la alcaldesa de la capital, Muriel Bowser, y se restableció la seguridad.

La Policía lanzó inicialmente gases irritantes y de aturdimiento (que al caer desprenden flashes muy brillantes para desorientar) con el fin de expulsar a los seguidores de Trump de las inmediaciones del Capitolio.

Pese al toque de queda, que durará hasta las 6 de la mañana del jueves en la capital (11:00 h GMT) y dos de sus suburbios en el aledaño estado de Virginia, se seguían viendo grupos deambulando por la capital, y 30 personas fueron detenidas por ello, según la oficina de la alcaldesa.

Este es el momento en el que los partidarios de Trump entran al Capitolio. Cientos de personas, alentadas por el presidente Donald Trump en un mitin previo, han atravesado la valla de seguridad en el interior del edificio donde está previsto validar la victoria legítima del demócrata Joe Biden.
Este es el momento en el que los partidarios de Trump entran al Capitolio. Cientos de personas, alentadas por el presidente Donald Trump en un mitin previo, han atravesado la valla de seguridad en el interior del edificio donde está previsto validar la victoria legítima del demócrata Joe Biden.

Las autoridades recuperan el control

No obstante, una vez que entró en vigor el toque de queda, los agentes antidisturbios empezaron a avanzar hacia el centro de la ciudad para empujar a los seguidores de Trump lejos del Capitolio, y estos obedecieron, alejándose de la zona lentamente pero sin dar señales de querer regresar a sus residencias u hoteles.

Algunos manifestantes se dirigieron hacia la calle 16, a una intersección situada enfrente de la Casa Blanca y bautizada como la plaza de "Black Lives Matter" ("Las vidas negras importan").

Allí, dos decenas de ellos se enfrentaron con otros manifestantes contrarios a Trump, a puñetazos, con gas pimienta y una pistola de descarga eléctrica, hasta que la Policía intervino para que pararan, informó el diario The Washington Post.

Pese a que durante estos incidentes Trump siguió tuiteando justificando la actitud de sus seguidores, en un momento dado les pidió "que sean pacíficos", poco antes de que la red social decidiera suspender temporalmente la cuenta.

Trump culpó a su vicepresidente, Mike Pence, que presidía la sesión en el Congreso, del caos generado por no haberse atorgado poderes que no le otorga la Constitución para revocar la victoria electoral de Biden durante la sesión legislativa.

Los históricos acontecimientos de este miércoles se produjeron después de que el mandatario se haya resistido a admitir la victoria de Biden en las elecciones, pese a que el Colegio Electoral ya confirmó oficialmente su victoria el 14 de diciembre, y haya perdido todas las demandas judiciales para impugnar los resultados.

Etiquetas
Comentarios