Despliega el menú
Internacional

La odisea de un joven siberiano para conseguir cobertura en la copa de un árbol

Se llama Alexéi Dudoladov y sus problemas de cobertura se parecen a los que muchos otros jóvenes, y no tan jóvenes tienen, en la España vacía. Él tiene que subir a un árbol de 10 metros para conseguir cobertura.

Alexei en la copa de un abedul de 10 metros
Alexei en la copa de un abedul de 10 metros
Instagram

Se llama Alexéi Dudoladov y sus problemas de cobertura se parecen a los que muchos otros jóvenes, y no tan jóvenes tienen, en la España vacía. Alexéi estudia Ingeniería Mecánica Naval, es de Siberia y la crisis de la covid le ha obligado a regresar a su casa, en la aldea de Stankevichi tras el cierre de los centros educativos. 

Así, como muchos jóvenes del planeta, cambió los pupitres por la enseñanza telemática y allí viene el problema: apenas podría seguir las clases con la exigua conexión a internet que recibe su pueblo.

Por eso para poder seguir las reuniones a través de la plataforma Zoom, o descargarse los contenidos de las asignaturas tiene que subirse a un abedul de más de 10 metros de altura, un gran árbol desde el que consigue algo más de cobertura ya que en su pueblo "solo tiene 2G y a rachas".

El joven empezó a cobrar fama este verano con su canal de TikTok ‘Omskiy Kolkhoznikon (Granjero de Omsk), en el que compartía con sus casi 150.000 seguidores vídeos de la vida en la granja de sus padres y charlas desde la copa del árbol. También en Instagram ha contado sus peripecias: "Traté de explicar en la facultad que para bajar el material o conseguir unos cuantos minutos de clase tengo que subirme a un árbol, pero no me creyeron; debieron pensar que me las quería saltar". Así lo cuenta Alexéi y lo reproducen numerosos medios de comunicación. 

Tras publicar su situación en las redes el joven no se conforma y ha decidido contactar con las autoridades locales y regionales. Al principio le dijeron que se fuese al arcén de la autovía, que allí la conexión era mejor. Lo prensa internacional de ha hecho echo de sus problemas y de como se compró un un amplificador dela señal para ponerlo en el tejado de su casa: “Un aparato así cuesta unos 8.000 rublos (unos 88 euros al cambio). Disconforme con esta solución, Alexéi Dudoladov hizo un llamamiento a través de redes sociales que se viralizó rápidamente. El gobernador de Omsk, Alexander Burkov, se comprometió con Alexéi a mejorar la conexión a internet de su pueblo. Finalmente, ha sido la aplicación TikTok la que ha acudido al rescate y ha ofrecido reparar la conexión a Internet de su casa.

Etiquetas
Comentarios