Despliega el menú
Internacional

Macron alivia el confinamiento, pero mantiene las restricciones hasta enero

Ralentiza la desescalada y presenta un calendario con tres fases, que mantendrá cerrados los bares y discotecas hasta nueva orden

El presidente francés, Emmanuel Macron
El presidente francés, Emmanuel Macron
Christian Hartmann

La desescalada para salir del segundo confinamiento por la pandemia en Francia será más lenta que la primera. Emmanuel Macron anunció un aligeramiento del confinamiento a partir del sábado, pero aplazó hasta mediados de enero el fin de las restricciones. "Nuestros esfuerzos, vuestros esfuerzos, han dado su fruto. Hemos logrado frenar la circulación del virus", anunció el presidente en un discurso televisado a la nación. Presentó un calendario para la desescalada con tres fechas clave: el 28 de noviembre, el 15 de diciembre y el 20 de enero.

El mandatario explicó que, tras la instauración del segundo confinamiento, a finales de octubre, ha bajado el número de infecciones diarias, el de nuevas hospitalizaciones y el de admisiones de pacientes de coronavirus en las unidades de cuidados intensivos. Pero recordó que 50.000 personas han muerto de covid-19 en Francia desde el inicio de la pandemia. Por eso instó a "continuar los esfuerzos", a no bajar la guardia, para evitar que los contagios vuelvan a dispararse. "Hay que hacer todo lo posible para impedir una tercera ola -advirtió-. Hay que hacer todo lo posible para evitar un tercer confinamiento".

El Gobierno no quiere volver a cometer los errores de la primera desescalada, que se hizo con demasiada rapidez y abrió de nuevo paso al patógeno. A partir del sábado, comenzará a aligerarse el confinamiento. Todos los comercios podrán levantar sus persianas, pero solo hasta las nueve de la noche y respetando un estricto protocolo sanitario -hasta ahora únicamente los negocios esenciales permanecían abiertos-. También se reabrirán al culto las iglesias, sinagogas y mezquitas, pero con un aforo limitado. Los cafés y restaurantes seguirán cerrados.

Los franceses podrán desplazarse para pasear o hacer deporte en el exterior en un radio de veinte kilómetros alrededor de su domicilio y por un máximo de tres horas, pero tendrán que seguir rellenando un salvoconducto. Hasta el sábado solo pueden hacerlo en un radio de un kilómetro.

Toque de queda

A partir del 15 de diciembre, si la situación sanitaria lo permite, se levantará el confinamiento. Pero entrará en vigor en el conjunto del territorio un toque de queda entre las nueve de la noche y las siete de la mañana, con la excepción del 24 y el 31 de diciembre, festividades en que no habrá restricciones horarias a la circulación. Podrán abrir sus puertas, los cines, teatros y museos, aunque las reuniones y los eventos festivos seguirán prohibidos. Y Macron anunció que las estaciones de esquí permanecerán clausuradas durante las navidades.

La última fase de la desescalada comenzaría el 20 de enero, fecha en la que el presidente confía en que puedan volver a abrir sus puertas los restaurantes y cafés, y también los gimnasios, si la evolución de la enfermedad sigue el curso previsto. Los bares y discotecas continuarán cerrados hasta nueva orden. Además, Macron anunció que la campaña de vacunación comenzará a partir de mediados de diciembre o principios de año. Se dará prioridad a las personas más frágiles y a los ancianos, pero la vacuna contra la covid-19 no será obligatoria.

Etiquetas
Comentarios