Despliega el menú
Internacional

Rescate contrarreloj bajo los escombros tras el fuerte terremoto en Turquía

El seísmo en el mar Egeo ha dejado al menos 22 muertos, dos de ellos en la isla griega de Samos.

Edificio derruido en Esmirna
Edificio derruido en Esmirna
Efe

A marchas forzadas continúa la labor de los equipos de rescate en la ciudad de Esmirna una por las más afectadas por el fuerte terremoto registrado este viernes con epicentro en el Mar Egeo. Sacudió sus costas y ha dejado al menos 22 muertos, dos de ellos en la isla griega de Samos y los 20 restantes en la provincia de Esmirna, donde se han derrumbado unos veinte edificios.

El número de heridos en Turquía asciende a 786, según el último comunicado de AFAD, el servicio de emergencias turco, emitido poco después de la medianoche local. Informaciones de hospitales locales indican que 23 de los heridos están en estado grave.

Se estima que la cifra de víctimas probablemente aumentará, ya que los equipos de AFAD, el servicio de emergencias de Turquía, ayudados por helicópteros y aeronaves no tripuladas, continúan la labor de búsqueda y rescate de numerosos ciudadanos que siguen atrapados bajo los escombros, según informó el servicio en su web.

Al menos 4 bloques de pisos se han derrumbado por completo, y los expertos de AFAD trabajan en un total de 17 edificios en varios barrios de la ciudad de Esmirna, la tercera mayor de Turquía, con 4 millones de habitantes.

En un edificio de ocho plantas en un barrio norteño de la ciudad, que se ha desplomado entero, más de cien personas, entre equipos de AFAD, miembros de organizaciones humanitarias y voluntarios del vecindario se afanan para retirar escombros en cuatro puntos distintos del bloque.

Los expertos ya han sacado tres personas del interior, pero creen que hay más y a ciertos intervalos mandan parar todo movimiento de obra y exigen silencio absoluto para escuchar e intentar establecer contacto con posibles supervivientes bajo las planchas de hormigón.

"No sabemos cuánta gente hay dentro, solo sabemos que se escuchan ruidos o sonidos de alguien. De momento únicamente podemos esperar", dice una médico de emergencia que atiende una ambulancia en el lugar y se identifica como Pelin.

También esperan numerosos vecinos, algunos de ellos en el interior del perímetro acordonado, en la esperanza de contactar con sus seres queridos o quizás para identificar los numerosos objetos personas, como colchones o juguetes, que los rescatadores sacan de entre las piedras.

El epicentro se ha registrado cerca de la isla griega de Samos a apenas 10 metros de profundidad

Momentos después de la medianoche, por fin un éxito más: los profesionales han conseguido sacar vivo a otro hombre; se llama Erol Subas y muchos respiran aliviados o aplauden al ver pasar la camilla hacia las ambulancias.

Aunque este edificio está totalmente derruido, los bloques colindantes no parecen afectados, pero por precaución nadie se ha quedado en ellos.

"Estamos todos muy nerviosos", señala un vecino, y efectivamente, las ambulancias atienden no solo a heridos sino también a personas con crisis nerviosas por la incertidumbre sobre sus familiares o su hogar.

Muchos ciudadanos pernoctan al raso, otros han acudido a las tiendas de campaña que AFAD ha instalado en varias avenidas para dar cobijo a los afectados, mientras numerosos puestos reparten sopa a vecinos, voluntarios y trabajadores de rescate.

Etiquetas
Comentarios