Despliega el menú
Internacional

La UE apuesta por el despliegue de los test rápidos para frenar el coronavirus

Pedro Sánchez destacó que los test "tienen que ser accesibles y estar disponibles para todos al mismo tiempo. Debemos evitar a toda costa la lucha por los equipos de protección que hubo al inicio de la crisis", dijo.

Ursula Von der Leyen y Charles Michel
Ursula Von der Leyen y Charles Michel
Reuters

La estrategia del test rápido -la prueba de antígenos que aporta resultado en apenas diez minutos- gana posiciones como recurso para mantener a raya al patógeno. Los líderes de la UE, en cumbre informal de más de tres horas celebrada este jueves por videoconferencia, estuvieron de acuerdo en que hay que avanzar en la "distribución, uso y reconocimiento mutuo" de los resultados de este tipo de muestras para "reducir el impacto en la libertad de movimiento y en el funcionamiento del mercado único", aseguró el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Una herramienta para el corto plazo que tendrá en Eslovaquia su primer ensayo: el país centroeuropeo ha iniciado una campaña de despliegue masivo de este tipo de test y compartirá los resultados con el resto de socios como primer paso para su potencial expansión al resto de la UE. Estos test "tienen que ser accesibles y estar disponibles para todos al mismo tiempo. Debemos evitar a toda costa la lucha por los equipos de protección que hubo al inicio de la crisis", destacaba Pedro Sánchez.

Voluntad de cooperación plena. La misma que ya ha adquirido rango de compromiso para el esperado momento de la vacunación. Los líderes subrayaron que el reparto de las dosis será simultáneo en todos los Estados miembros y equitativa -se distribuirán en igualdad de condiciones y de acuerdo con porcentajes de población que la Comisión Europea ya tiene estipulados-. Pero no será un cometido fácil. Deberán coordinarse los criterios en cuanto a grupos prioritarios (personas de avanzada edad, personal sanitario, etcétera) y armonizar "lo más posible" otras variables como la refrigeración de las dosis, su encapsulado o el transporte. Ante una llegada que será paulatina (en función del éxito y validación de los ensayos clínicos en curso) la logística debe ser ágil para evitar cualquier tropiezo en la distribución.

"Todo el mundo esta cansado y preocupado. Pero ahora hay que mostrar decisión, disciplina y paciencia. Todos tenemos que hacerlo, los gobiernos y cada uno de nosotros", subrayaba la presidenta de la Comisión Europea. Ursula Von der Leyen desveló que ante una situación sanitaria "sumamente grave", la UE va a movilizar 220 millones de euros para el traslado de pacientes transfronterizos, de hospitales con alta carga asistencial de un país a otro. Países Bajos ya ha comenzado a derivar pacientes a Alemania. Y Bélgica ya lo baraja.

Von der Leyen defendió la tesis de que esta vez no habrá cierre de fronteras. "Esa lección sí la hemos aprendido. Ahora sabemos más cómo lidiar con la pandemia. Y se apuesta por potenciar los corredores verdes". No solo por carretera, también por ferrocarril o avión.

Etiquetas
Comentarios