Despliega el menú
Internacional

El Papa aparece con mascarilla en un encuentro de oración con líderes de otras religiones por la paz en el mundo

El pontífice ha rezado por la paz en el mundo junto al Patriarca de Constantinopla Bartolomé I en un encuentro internacional de oración por la paz en la iglesia de Santa María

El Papa Francisco con mascarilla
El Papa Francisco con mascarilla
GUGLIELMO MANGIAPANE

El Papa ha rezado por la paz en el mundo junto al Patriarca de Constantinopla Bartolomé I en un encuentro internacional de oración por la paz en la iglesia de Santa María en Ara Coeli de Roma. El pontífice ha aparecido con mascarilla cumpliendo con la obligación de su uso tanto en lugares cerrados como al aire libre en todo el territorio italiano.

Este ha sido el primero de los eventos religiosos del encuentro por la paz, que ha sido organizado por la Comunidad de Sant'Egidio, la organización católica fundada por Andrea Riccardi en Roma en 1968, a la luz del Concilio Vaticano II, y en el que también han participado el rabino jefe de Francia, Haïm Korsia, el secretario general de la Comisión Superior de la Fraternidad Humana, el musulmán Mohamed Abdelsalam Abdellatif o el represente budista, Shoten Minegishi, para orar por la paz en el mundo.

Todos ellos se han reunido en la plaza del Capitolio, sede del Ayuntamiento de Roma, donde también han participado líderes políticos como el Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella o la alcaldesa d Roma, Virginia Raggi.

Durante la homilía que ha pronunciado en el encuentro previo de oración de los cristianos --celebrado en la Basílica de Santa Maria in Aracoeli--, Francisco ha reflexionado sobre el evangelio, que se sitúa "poco antes de la muerte de Jesús y habla de la tentación que se cierne sobre Él, exhausto en la cruz". Así, ha señalado que "es un don rezar juntos", al abrir este encuentro de Oración por la Paz promovido por la Comunidad de Sant'Egidio "en el espíritu de Asís" bajo el título 'Nadie se salva solo. Paz y fraternidad".

"Mientras vive el momento del dolor y del amor más extremo, muchos, sin piedad, lanzan unas palabras contra Él: 'Sálvate a ti mismo'", ha dicho el Papa, señalando esta como una "tentación crucial" que "nos amenaza a todos, también a nosotros, cristianos".

"Es la tentación de pensar sólo en protegerse a sí mismo o al propio grupo, de tener en mente solamente los propios problemas e intereses, mientras todo lo demás no importa", ha subrayado. "Es un instinto muy humano, pero malo, y es la última provocación al Dios crucificado", ha agregado.

Asimismo, Francisco ha advertido que quienes animaban a Jesús a "salvarse a sí mismo", lejos de tener compasión por él lo que tenían eran "ganas de milagros, de verlo bajar de la cruz". "Quizás también nosotros preferiríamos a veces un Dios espectacular más que compasivo, un Dios potente a los ojos del mundo, que se impone con la fuerza y desbarata a quien nos odia", ha afirmado el Papa, señalando que "esto no es de Dios, es nuestro yo". "Cuántas veces queremos un Dios a nuestra medida, más que llegar nosotros a la medida de Dios; un dios como nosotros, más que llegar a ser nosotros como Él", ha apostillado, llegando así a preferir "un culto al yo" antes que la "adoración a Dios".

"A los que pasaban, de hecho, Jesús les interesaba sólo para satisfacer sus antojos", sin embargo, cuando ya estaba "reducido a un despojo en la cruz, ya no les interesaba más", porque, aunque "estaba delante de sus ojos", estaba "lejos de su corazón". "La indiferencia los mantenía distantes del verdadero rostro de Dios", ha afirmado.

También aparecen en este Evangelio "los jefes de los sacerdotes y los escribas", quienes "habían condenado a Jesús porque representaba un peligro". "Todos somos especialistas en colgar en la cruz a los demás con tal de salvarnos a nosotros mismos", ha apuntado Francisco. Pero ellos, además, decían que "Él, que se había entregado tanto por los demás, se está perdiendo a sí mismo", una "acusación sarcástica y que se reviste de términos religiosos, usando dos veces el verbo salvar".

Sin embargo, Francisco ha subrayado que el "evangelio del sálvate a ti mismo no es el Evangelio de la salvación", sino "el evangelio apócrifo más falso, que carga las cruces sobre los demás", mientras que el evangelio verdadero, en cambio, "carga con las cruces de los otros". 

Etiquetas
Comentarios