Despliega el menú
Internacional

Angela Merkel: "Quédense en sus casas"

La canciller insta a los alemanes a renunciar a viajar y reducir los encuentros tras batir el país otro récord de infecciones diarias.

La canciller de Alemania, Angela Merkel.
La canciller de Alemania, Angela Merkel.
TOBIAS SCHWARZ/Reuters

La canciller federal, Angela Merkel, hizo este sábado un encarecido llamamiento a la población para que abandone lo menos posible sus hogares, renuncie a viajes innecesarios y evite reunirse con personas ajenas a su domicilio ante el preocupante aumento de las infecciones de coronavirus en Alemania, que la pasada jornada alcanzó una nueva cota máxima con 7.830 nuevos contagios en 24 horas. "Quédense, dentro de lo posible, en sus casas, en su domicilio", apeló.

En el tradicional 'podcast' semanal que emite la Cancillería Federal a través de internet, Merkel instó a los alemanes a "encontrarse con mucha menos gente fuera o dentro del hogar" y a "renunciar a cualquier viaje que no sea realmente necesario y a cada fiesta que no sea de asistencia forzosa". "Sé que esto no solo suena duro, sino que se trata de un gran sacrificio a nivel personal", comentó la jefa del Gobierno. Seguidamente, señaló que se trata de una renuncia temporal y que se hace "para nosotros mismos. Para la propia salud y la de todos aquellos a los que podemos ahorrar una enfermedad. Para que nuestro sistema sanitario no se vea desbordado, para que los colegios y guarderías de nuestros niños puedan permanecer abiertos. Por nuestra economía y nuestros puestos de trabajo".

Merkel advirtió de que Alemaniaha alcanzado "una muy grave fase de la pandemia de coronavirus" y que el agente patógeno se propaga a mucha más velocidad que al inicio, hace medio año. Prueba de ello es que ayer sábado el país registró por tercer día consecutivo un récord de infecciones. Se contabilizaron 7.830 positivos, 500 más que los 7.334 del viernes, mientras que el jueves fueron 6.638. El registro de fallecimientos también se incrementó en 33 personas, hasta sumar 9.767 muertos, según los datos del Instituto Robert Koch (RKI), responsable de coordinar la lucha contra la pandemia. Por su parte, el presidente de la Federación Mundial de Médicos, Frank Ulrich Montgomery, alertó que "en Alemania la tasa de nuevas infecciones superará previsiblemente la barrera de los 10.000 casos la semana próxima".

Próximas decisiones

"Se ha acabado el verano comparativamente más relajado y afrontamos meses difíciles", destacó la política conservadora en su mensaje a la población y añadió que "en los próximos días y semanas se va a decidir cómo será el invierno, cómo serán nuestras navidades". Merkel recordó que para que el virus no se propague de forma descontrolada hay que localizar a todos los contactos de cada infectado para romper la cadena de contagios. "La oficinas de sanidad están haciendo una gran labor", pero donde las cifras de infectados son demasiado elevadas, ya no pueden efectuar los rastreos de manera completa, lamentó.

La canciller subrayó que Alemania logró superar comparativamente bien la primera fase de la pandemia porque "actuamos unidos" y se respetaron las reglas. Igualmente precisó que "debemos hacer ahora todo lo posible para que el virus no se propague de forma descontrolada". "Cada día cuenta y todos y cada uno de nosotros podemos hacer nuestra aportación manteniendo la distancia, cumpliendo con las normas de higiene y haciendo uso de las mascarillas para que las cifras vuelvan a bajar", urgió.

"Pero debemos ahora ir aún más allá", reclamó Merkel. "La ciencia nos advierte de que la propagación del virus depende de los contactos, de los encuentros que tenemos". En ese sentido, la jefa del Gobierno germano reclacó que si todos reducimos apreciablemente las reuniones "podremos entonces conseguir detener y revertir la tendencia al aumento de las infecciones".

Etiquetas
Comentarios