Despliega el menú
Internacional

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, arrasa en las elecciones

El Partido Laborista, avalado por la buena gestión de la mandataria, consigue mayoría absoluta en el Parlamento, el mejor resultado de la formación en medio siglo.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en la noche electoral tras conocer su triunfo.
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en la noche electoral tras conocer su triunfo.
David Rowland/Reuters

Las encuestas no se equivocaron. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha arrasado en las elecciones legislativas que se han celebrado este sábado en el país. La mandataria progresista ha conseguido para su formación, el Partido Laborista, el mayor triunfo en medio siglo al lograr una mayoría absoluta que le permitirá gobernar sin necesidad de forjar alianzas. Desde la reforma electoral de 1996 ninguna fuerza política había alcanzado en el país un resultado de tal magnitud, que se debe al importante respaldo que ha cosechado Ardern, de 40 años, por su gestión de la pandemia del coronavirus, que ha sido elogiada a nivel mundial.

"Nueva Zelanda ha mostrado el mayor apoyo al Partido Laborista en al menos 50 años", ha asegurado emocionada la primera ministra neozelandesa en el discurso que ha ofrecido en la ciudad de Auckland ante sus eufóricos seguidores para agradecer la aplastante victoria cosechada. Con casi la totalidad del escrutinio, los laboristas se alzan con el 49% de los votos, lo que se traduce en 64 escaños, mientras el Partido Nacional de Judith Collins, con el que históricamente se alterna el poder, alcanza el 26,9%, lo que se traduce en 35 parlamentarios (20 menos que en los comicios pasados).

Collins, de 61 años y que asumió la jefatura de su partido en julio, cuando por tercera vez en lo que va de año cambió de líder el Partido Nacional, felicitó a Ardern por los resultados "excepcionales". La colíder de los Verdes, Marama Davidson -formación con la que Ardern se alió en 2017 al igual que con el nacionalista Nueva Zelanda Primero para poder gobernar- también felicitó a la mandataria por su contundente triunfo. Aun así ha expresado que espera que su formación sea parte de un "gobierno fuerte y verdaderamente progresista".

Ardern, quien se ha convertido igualmente en referente mundial de los sectores progresistas por su defensa del medioambiente, no ha dejado claro todavía si optará por dirigir el país de la mano de los Verdes, aunque no les necesita. Entre las promesas que hizo la primera ministra durante su campaña está lograr que el 100% de la electricidad que consume el país sea generada por energías renovables para 2025. De igual modo se ha comprometido a lograr que las viviendas sean asequibles y eliminar la pobreza infantil.

Pero si algo destaca ahora mismo en su agenda política es sacar cuanto antes a Nueva Zelanda de la crisis desatada por el coronavirus, que ha provocado la primera recesión económica en el país desde 2008. "Nos reconstruiremos de la Covid: mejor, más fuertes y con las respuestas a lo que se enfrenta Nueva Zelanda", ha asegurado Ardern, quien ha subrayado que en sus tres próximos años de mandato centrará su esfuerzos en acelerar el plan de recuperación que ya ha puesto en marcha.

La jefa de Gobierno neozelandesa tiene de su lado un importante respaldo popular por su rápida y eficiente respuesta frente a la pandemia de la covid-19, que ha hecho posible que el territorio registre cifras que nada tienen que ver con las de los países occidentales: unos 1.500 contagios y 25 fallecidos. De igual modo, Ardern se granjeó un gran reconocimiento por la contundente y a la vez conciliadora respuesta que dio tras el atentado supremacista del 15 de marzo de 2019 contra dos mezquitas de Christchurch, que costó la vida a 51 personas.

Etiquetas
Comentarios