Despliega el menú
Internacional

Registran las casas del exprimer ministro francés Édouard Philippe y del titular de Salud por su gestión de la covid-19

La Gendarmería gala inspeccionó los domicilios de otros ex altos cargos del Gobierno de Macron en vísperas del toque de queda que este viernes se aplica a nueve ciudades.

Édouard Philippe
Édouard Philippe
EFE/EPA/YOAN VALAT

La Policía francesa registró este jueves el domicilio y el despacho del ministro de Sanidad, Olivier Véran, en el marco de una investigación sobre la polémica gestión gubernamental de la crisis sanitaria por el coronavirus. La inédita y sorpresiva acción policial se produjo poco antes de que el primer ministro, Jean Castex, ofreciera una rueda de prensa para explicar los pormenores del toque de queda aplicado en la región de París y otras ocho ciudades en alerta máxima por la epidemia.

Los gendarmes de la Oficina Central de Lucha contra Ataques al Medio Ambiente y a la Salud Pública también registraron los domicilios del exprimer ministro Édouard Philippe; la exministra de Sanidad Agnès Buzyn, y la exportavoz del Gobierno Sibeth Ndiaye, así como los del director general de Salud, Jérôme Salomon, y la directora general de Santé Publique France, Geneviève Chêne. La Corte de Justicia de la República ordenó estos registros en el curso de la investigación judicial abierta el pasado 3 de julio por un presunto delito de "abstención voluntaria de combatir un siniestro". Los agentes se incautaron de diverso material informático.

La Corte es un tribunal especial que se encarga de juzgar a los miembros del Gobierno por actos delictivos o criminales en el ejercicio de sus funciones. Sin embargo, el proceso no afecta al presidente, Emmanuel Macron, porque tiene inmunidad durante toda la duración de su mandato.

La Justicia investiga la gestión pública de la crisis de la covid-19 por parte de las autoridades francesas después de que se presentaran varias demandas. Los denunciantes consideran que el Ejecutivo se demoró a la hora de tomar decisiones y que Francia no estaba lo suficientemente preparada para hacer frente a la pandemia. Los investigadores buscaban en los registros eventuales pruebas de esta hipótesis.

"Tengo una confianza total en mi ministro de Sanidad", aseguró Jean Castex en su rueda de prensa. "Oliver Véran lleva en el cargo desde hace meses. Mañana, mediodía, tarde, noche y el fin de semana, está siempre al frente", afirmó el primer ministro, antes de anunciar los detalles sobre el toque de queda y la declaración de estado de emergencia sanitaria que se aplicará en todo el territorio nacional.

Reacción "fuerte y rápida"

Castex explicó que el Gobierno tomó estas medidas al constatar que se ha producido un claro deterioro de la situación sanitaria en el país, lo que exige "una reacción fuerte y rápida" para evitar un colapso de los hospitales y frenar los contagios. El Ejecutivo impondrá a partir de la medianoche de este viernes «un toque de queda sanitario» en las metrópolis que están en zonas de máxima alerta por el coronavirus: París, Lille, Rouen, Saint-Etienne, Toulouse, Lyon, Grenoble, Aix-Marsella y Montpellier. La medida, que afecta a 20 millones de franceses, durará cuatro semanas, extensibles a otras seis más si el Parlamento da luz verde.

Aquellos vecinos afectados por el toque de queda deberán llevar un documento justificativo si salen de casa en los horarios donde hay restricciones. Se permitirán excepciones como, por ejemplo, ir o volver del trabajo, acudir a un hospital o una farmacia de guardia, visitar a un familiar dependiente o pasear al perro.

Doce mil policías serán movilizados en las nueve ciudades para asegurarse de que sus habitantes respetan las nuevas restricciones horarias. Quienes incumplan la medida podrán ser multados con un mínimo de 135 euros. Los reincidentes podrían recibir una sanción de 3.750 euros, y una pena de hasta seis meses de prisión si incumplen el toque de queda tres veces.

En el resto de Francia también se impondrá a partir de la próxima medianoche nuevas restricciones, al restablecerse el estado de emergencia sanitaria. Todos los restaurantes deberán aplicar el protocolo sanitario reforzado. Se fomentará el teletrabajo. Se prohibirán las fiestas privadas, incluidas las bodas. Y en centros comerciales o tiendas se limitará el aforo.

Castex advirtió a los franceses de "la gravedad de la situación" tras superarse por primera vez la barrera de los 30.000 nuevos casos positivos en 24 horas. Desde que estalló la crisis, 33.125 personas han muerto por coronavirus en Francia y 809.684 han resultado contagiadas.

Etiquetas
Comentarios