Despliega el menú
Internacional

Un millón de muertos por covid-19

Los fallecimientos alcanzan la barrera de los siete dígitos mientras se baten nuevos récords de infecciones en Europa y la OMS urge a actuar

Fotografía facilitada por la empresaria española María Chao, dueña de la fábrica que vende ataúdes a España en la ciudad lusa de Chaves (frontera con Galicia).
Fotografía facilitada por la empresaria española María Chao, dueña de la fábrica que vende ataúdes a España en la ciudad lusa de Chaves (frontera con Galicia).
EFE

En los últimos nueve meses, el coronavirus ha demostrado al mundo que hasta el elemento más microscópico puede hacer saltar por los aires lo que se creía indestructible. En una nueva constatación de la inimaginable realidad impuesta por el patógeno, la comunidad internacional asistía este domingo con sobrecogimiento a la llegada del millón de muertos por el llamado SARS-Cov-2. Una barrera psicológica que confirma la voracidad de una pandemia que sacude a 188 países y ha infectado a 33 millones de personas.

El contador mundial Worldometer, que recoge en tiempo real los fallecidos y contagiados, arrojaba a media tarde el contundente dato de siete dígitos, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS), informaba de que, según sus estadísticas, el millón de víctimas mortales se alcanzaría en las próximas horas. Pero además hacía un llamamiento a los líderes internacionales a movilizarse con firmeza o de lo contrario la covid-19 causará más de dos millones de fallecimientos.

Los llamamientos a la unidad, como el realizado por el primer ministro británico, Boris Johnson, se sucedían mientras Europa miraba con preocupación el avance de la segunda ola. No en vano, en las últimas horas registró más de 80.000 nuevos casos, lo que supone la peor cifra desde el inicio de la pandemia. La muertes -unas 900 en 24 horas-, aunque siguen subiendo, están lejos del panorama vivido en marzo y abril, cuando se llegaron a rebasar las 5.000 en un solo día.

En Europa, España sigue encabezando la lista en número de contagios

El mensaje de la UE, en cualquier caso, es el de actuar con contundencia, sobre todo en los países más golpeados por este segundo embate del virus, como es el caso de España y Francia. Así, mientras buena parte de Madrid permanece confinado, en Marsella -otro de los grandes focos- desde la pasada medianoche no podrán abrir bares ni restaurantes. En París, este tipo de locales tendrán que cerrar antes de las 10 de la noche y no podrán funcionar las salas de fiestas ni los gimnasios. A ello se suman los recortes horarios a la hostelería en ciudades como Bruselas o el hecho de que en Gales desde ayer está prohibida la entrada o salida en las ciudades de Cardiff y Swansea, salvo razones profesionales o estudiantiles.

Miedo a un empeoramiento

Europa, con 5,6 millones de positivos por la covid-19, es el tercer continente más afectado, por detrás de América y el sur de Asia, con 16,2 y 6,7 millones de casos. Pero las previsiones hacen temer, como advierte la Comisión, que si no se actúa a tiempo en esta segunda ola la situación podría descontrolarse, como ya ocurrió en primavera, con el agravante de que llegan los meses fríos, en los que se prevé que se disparen las infecciones.

Las restricciones adoptadas hasta ahora por los diferentes gobiernos están siendo, aun así, difíciles de digerir entre la población y han desatado numerosas protestas en todo el mundo, como la que tuvo lugar el sábado en Londres, que acabó con 16 detenciones y nueve policías heridos.

A falta de una vacuna testada que sirva para derrotar al patógeno, el espejo en el que se miran ahora los países es China, que nueve meses después de haber sido la 'zona cero' del coronavirus, ahora vuelve a disfrutar de eventos multitudinarios y sus habitantes circulan con normalidad y sin mascarillas. Eso sí, tras la dura respuesta dada desde el principio por sus autoridades para contener al virus.

La pandemia ha acentuado también, si cabe, los desequilibrios. Prueba de ello es que de los 33 millones de casos, un tercio se concentra solo en Estados Unidos y la India, con siete y seis millones de contagios. En número de muertes la potencia americana permanece a la cabeza, con 204.500. Le sigue Brasil, con 141.400, donde hasta hace muy poco su presidente, Jair Bolsonaro, igual de escéptico que Donald Trump, calificaba a la covid-19, la del millón de víctimas, de "gripecita".

Etiquetas
Comentarios