Despliega el menú
Internacional

internacional

Antigua y Barbuda quieren separarse

El pequeño país caribeño de poco más de 90.000 habitantes debate la posibilidad de iniciar los procesos formales para independizarse la una de la otra.

Gaston Alphonso Browne, primer ministro de Antigua y Barbuda, este lunes, en la ONU.
Gaston Alphonso Browne, primer ministro de Antigua y Barbuda, este lunes, en la ONU.
Evan Schneid/EPA

La Cámara de Representantes de Antigua y Barbuda, un pequeño país caribeño de poco más de 90.000 habitantes y miembro de la Comunidad de Naciones, debate  la posibilidad de iniciar los procesos formales que permitan a la segunda de las islas constituirse como territorio independiente.

La constitución del diminuto territorio establece que la separación de Barbuda, cuya población no llega a las 2.000 personas, sólo podría hacerse realidad con el voto a favor de la separación por parte de dos tercios de la población de esa isla, aunque antes de iniciar ese proceso se requiere que el primer ministro del Gobierno central se pronuncie a favor de la iniciativa.

El actual primer ministro -desde 2014-, Gaston Browne, ha llevado el asunto a la Cámara de Representantes de Antigua y Barbuda, donde expondrán sus argumentos las partes, con el representante de Barbuda reclamando el derecho a comenzar una nueva etapa política en solitario ante la que consideran marginación económica y política que sufre ese territorio.

Antigua y Barbuda cuenta, desde 1981, con el estatus de miembro independiente de la Mancomunidad de Naciones, antiguamente Mancomunidad Británica de Naciones, cuyo jefe de estado es la reina Isabel II del Reino Unido, que cuenta con un representante ante el territorio en forma de gobernador general.

El debate sobre el asunto comenzó el jueves, cuando Browne presentó una resolución sobre la cual los 17 legisladores fueron invitados a exponer sus puntos de vista.

Dijo que una vez el debate sobre el asunto termine su intención es convocar una votación para que cada legislador, individualmente, se pronuncie a favor o en contra de que se inicie el proceso y se permita una votación a la población de Barbuda.

Browne aprovechó el debate de este viernes para hacer un contexto histórico de la relación entre el Consejo de Barbuda -órgano de representación de la isla- y el Gobierno central con sede en Antigua.

Browne subrayó que su gobierno tiene un solo objetivo, que es lograr que el desarrollo en Barbuda se mantenga al mismo ritmo que el que experimenta Antigua.

A pesar de sus esfuerzos, dijo, el Consejo de Barbuda, liderado por el Movimiento Popular de Barbuda, ha elegido un camino de confrontación con el Ejecutivo central en lugar de aunar esfuerzos para promover los intereses del pueblo de Barbuda.

Browne se quejó de que sucesivas administraciones centrales han intentado incentivar el desarrollo económico de Barbuda, pero que, sin embargo, todas encontraron resistencia por parte de las autoridades locales.

El primer ministro también recordó que los derechos sobre la tierra en el territorio caribeño están conferidos a la corona, pero que su administración permitió a los habitantes de Barbuda comprar tierras por la simbólica cantidad de 1 dólar, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de la población de la isla.

En su rechazo a la solicitud de separación, Browne pidió el cese de reproches entre el Consejo de Barbuda y el gobierno central para caminar en la misma dirección.

El representante de Barbuda ante la Cámara de Representantes, Trevor Walker, rebatió los argumentos de Browne, además de asegurar que su isla es maltratada por parte del gobierno central.

Destacó la contribución de Barbuda a la riqueza nacional a través de impuestos que, según él, serían suficientes para administrar la isla como un territorio soberano.

Afirmó que gran parte del dinero recaudado en Barbuda termina en Antigua y debería usarse para mejorar las condiciones de vida de su isla.

Walker dijo que continuará luchando por lo que cree que es justo para la gente de Barbuda, que pasa por abandonar el actual estatus.

Antigua y Barbuda tiene un gobierno a nivel nacional y unidades administrativas locales que están divididas en 6 distritos, en Antigua los de Saint George, Saint John, Saint Mary, Saint Paul, Saint Peter y Saint Phillip, y 2 dependencias, las islas de Barbuda y Redonda. 

Etiquetas
Comentarios