Despliega el menú
Internacional

internacional

Un policía y tres presuntos terroristas mueren en un ataque en Túnez

El suceso ha tenido lugar en la ciudad de Susa, escenario en 2015 de uno de los atentados yihadistas en el que fallecieron 38 personas, en su mayoría turistas.

La policía en la playa de Sousse, en Túnez, tras el atentado
La policía en la playa de Susa, en Túnez, tras un atentado en una imagen de archivo.
Twitter

Al menos un policía y tres presuntos terroristas murieron y otro agente resultó herido grave en un tiroteo ocurrido este domingo en la ciudad central tunecina de Susa, lugar turístico y escenario en 2015 de uno de los atentados yihadistas en el que fallecieron 38 personas, en su mayoría turistas.

El suceso, que el portavoz de la Guardia Nacional, Husam Jebabli, calificó de "ataque terrorista", tuvo lugar en una rotonda de la zona de Port el Kantau y los tres atacantes fueron abatidos tras una persecución que acabó junto a la escuela de Al Kouda.

El agente Sami Mrabet murió por las heridas de bala recibidas en el tiroteo, en el que también resultó herido otro policía, Rami Limam, cuyo estado de salud es "extremadamente crítico", según el jefe de servicio de emergencias del hospital Sahloul, Riadh Boukef.

Port el Kantau, situado a unos 160 kilómetros de Túnez, es el lugar en el que se encontraba el hotel en el que 2015 se cometió el atentado que costó la vida a 38 turistas, en su mayoría británicos.

Más ataques en la frontera con Argelia

Los ataques armados contra la Guardia Nacional tunecina se han multiplicado en los últimos dos años, en especial, en la zona de Kasserine, en la frontera con Argelia, una zona montañosa en la que grupos armados de Túnez y de otras zonas del Sahel se han instaurado a raíz de las primaveras árabes.

Las acciones terroristas se han incrementado también en la capital del país durante el último año, el último el pasado 2 de marzo cuando dos presuntos suicidas que iban en una motociclita detonaron un artefacto a la puerta de la embajada de Estados Unidos.

Dos meses antes, una joven con un artefacto en el bolso se suicidó frente a una pareja de policías en la calle de Habib Bourguiba, principal arteria de Túnez.

En 2015, tres atentados yihadistas en la capital y en Susa segaron la vida de 72 personas, 60 de ellas turistas extranjeros, y doce miembros de la guardia presidencial.

Los ataques hundieron el turismo, uno de los pilares de la economía tunecina, a la que aportaba el 14% del PIB, y de los que el país todavía no se ha podido recuperar.

Etiquetas
Comentarios