Despliega el menú
Internacional

internacional

Alemania recuerda los 30 años de la firma del Tratado de Unidad

Fue suscrito nueve meses después de la caída del Muro de Berlín, que durante décadas fue el símbolo de la Guerra Fría.

Gente camina junto al Bundestag, este lunes en Berlín.
Gente camina junto al Bundestag, este lunes en Berlín.
HAYOUNG JEON/Efe

Alemania recuerda este lunes el 30º aniversario de la firma del Tratado de Unidad, suscrito en medio de un proceso de reunificación "exprés", nueve meses después de la caída del Muro de Berlín que durante décadas fue el símbolo de la Guerra Fría.

El sistema de la República Democrática Alemana (RDA) había sido derrotado en las calles, con las manifestaciones del movimiento ciudadano que, al grito de "Nosotros somos el pueblo", había llevado a la caída del muro y, posteriormente, a las primeras elecciones libres que acabó con el régimen comunista.

Entonces, con el triunfo electoral de Lothar de Maiziere -que sería el último primer ministro de la RDA- el proceso de liquidación del viejo Estado pasó de la calle a los despachos.

La pregunta había dejado de ser si la reunificación iba a producirse. El tema era la forma cómo esta iba a darse en lo económico, lo social y lo jurídico.

El Tratado de Unidad se negoció en escasas ocho semanas y había estado precedido de otro acuerdo sobre la unificación monetaria, política y social. Lo que faltaba era sentar las bases de la unidad política y jurídica.

Del lado de la República Federal de Alemania el jefe de las negociaciones fue el entonces ministro del Interior, Wolfgang Schäuble, mientras que de parte de la RDA, el secretario de Estado, Gunther Krausse, presidía el equipo negociador.

Dos opciones

Para definir la base de la reunificación la Constitución alemana occidental ofrecía dos posibilidades. La primera la definía el artículo 23, que le permitía a la RDA asumir el orden constitucional de la República Federal de Alemania. La segunda, basada en el artículo 146, planteaba la creación de una nueva Constitución común para las dos partes del país.

Se optó por la primera solución, que aceleraba el proceso de reunificación y, además, evitaba cuestionar el orden de la República Federal de Alemania.

Los críticos de esa opción sostienen que un debate constitucional hubiera creado, sobre todo en el oeste del país, una mayor consciencia de lo que implicaba la reunificación, mientras que los alemanes del este, por su parte, se hubieran sentido más partícipes del proceso.

Los defensores del camino rápido recuerdan que la ventana de oportunidad para la reunificación hubiera podido cerrarse, y aluden al intento de golpe de Estado en la Unión Soviética contra Mijaíl Gorbachov.

En todo caso, en el este todavía queda en parte la sensación de que la forma en que se dio la reunificación se dictó desde Occidente. En una encuesta publicada este lunes por la Televisión del Centro de Alemania (MDR), un 66% respondió que los intereses de los alemanes del este no fueron suficientemente considerados en el tratado. Un 17% cree que incluso fueron ignorados por completo, y solo un 9% opina que se consideraron adecuadamente.

Ese descontento se expresa en ocasiones en las urnas, como se ha visto con el ascenso en el este de la ultraderechista Alternativa par Alemania (AfD) o, también, aunque en otro sentido, con la votación relativamente alta que tiene ahora La Izquierda y que tuvo antes el desaparecido Partido del Socialismo Democrático (PDS).

Desempleo

Los críticos más radicales del proceso hablan de una Anschluss (anexión). La privatización acelerada, por parte de la Agencia Fiduciaria creada por el tratado de las empresas estatales de la RDA, llevó a que muchos alemanes del este conocieran por primera vez en su vida el paro.

En muchos aspectos desde entonces las condiciones de vida se han ido acercando y en todo caso, si se miran las cifras, han mejorado con respecto a lo que eran en la RDA, pero para muchos la sensación subjetiva sigue siendo otra.

El tratado creaba los cinco nuevos estados federados -Brandeburgo, Mecklenburgo Antepomerania, Sajonia Anhalta, Sajonia y Turingia- y fusionaba a Berlín en una sola ciudad-estado.

En el preámbulo de la Constitución, que antes definía la unificación como meta, se constataba que los alemanes de los 16 estados federados habían alcanzado la unidad.

El tratado fue aprobado por los parlamentos de los dos países, lo que hizo posible que el 3 de octubre de 1990 se sellara formalmente la reunificación de Alemania.

Etiquetas
Comentarios