Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El afroamericano herido por siete disparos por la policía en Wisconsin no puede mover las piernas, según su abogado

Jacob Blake sufre parálisis en la parte inferior de cuerpo. Las protestas por su caso continúan en las calles.

Imágen del vídeo difundido en redes sociales
Imágen del vídeo difundido en redes sociales
HA

Jacob Blake, el afroamericano que resultó gravemente herido por hasta 7 disparos de la policía el pasado domingo en Wisconsin (EE.UU.), sufre parálisis en la mitad inferior de su cuerpo, reveló este martes el abogado de su familia, Ben Crump.

"Confirmado: Jacob Blake actualmente está paralizado de la cintura para abajo. Rezos para que no sea permanente", dijo Crump en su cuenta de Twitter sin ofrecer más detalles.

Un policía disparó por la espalda a Blake, de 29 años, cuando abría la puerta de un vehículo SUV, donde estaban sus tres hijos menores de edad, en la localidad de Kenosha (Wisconsin), en una escena que fue captada por las cámaras de los teléfonos móviles de testigos.

El tiroteo ocurrió a las 17.00 hora local (22.00 hora GMT) del domingo, después de que los agentes acudieran en respuesta a una llamada que habían recibido sobre un incidente doméstico.

Las autoridades sostienen que el autor de dicha llamada dijo que Blake no debía estar allí y que le había quitado sus llaves y se negaba a devolverlas.

Los vídeos muestran a Blake alejándose de los policías que estaban apuntando las armas contra él, y cuando se acerca al SUV y abre la puerta del conductor un agente lo agarra por su camisa y le dispara siete veces en la espalda.

Según la estación local WISN, de la cadena FOX, la víctima "estaba siendo arrestada por un incidente de violencia doméstica y, por alguna razón, varios agentes trataron de someter al sospechoso".

Cae la noche y con ella, crece la tensión en las calles de Kenosha. Por tercera noche consecutiva los manifestantes se enfrentan al cordón policial, se amotinan e intentan tirar abajo las vallas frente a los juzgados de la ciudad. La policía reacciona ante cualquier amenaza con gases lacrimógenos. Una situación por la que el gobernador de Wisconsin ha decretado el estado de emergencia y ha anunciado que aumentará la presencia de la Guardia Nacional.

La noche del suceso, la localidad de Kenosha (Wisconsin) vivió protestas que acabaron degenerando en fuertes disturbios.

El lunes cientos de personas marcharon por las calles de Manhattan (Nueva York) para expresar su ira y rechazo a la violencia policial contra los afroamericanos.

Este suceso se produce después de las multitudinarias protestas en todo el país por la muerte el 25 de mayo en Mineápolis (Minesota) de George Floyd, que murió asfixiado por un policía blanco cuando era detenido.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión