Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

rusia

Navalni ingresa en Alemania en estado crítico, pero estable

Los médicos comienzan a realizar pruebas al líder opositor ruso para saber si fue envenenado y el Tribunal de Estrasburgo pide el informe clínico al hospital de Omsk.

Rusia cede a las presiones y autoriza el traslado de Navalni a Alemania.
Rusia cede a las presiones y autoriza el traslado de Navalni a Alemania.
Efe/Clemens Bilan

Alexei Navalni se encuentra desde este sábado en Berlín, donde será tratado por especialistas alemanes tras ser presuntamente víctima de un envenenamiento que le provocó la entrada en coma. El aparato medicalizado que trasladó al abogado y activista político aterrizó en la capital alemana poco antes de las 9.00 tras partir de madrugada desde la ciudad rusa de Omsk, donde Navalni fue atendido inicialmente en un hospital local.

Un equipo de médicos y sanitarios germanos acompañó al paciente, de 44 años, durante el viaje a Berlín, donde nada más aterrizar fue trasladado en ambulancia y con escolta a la Charité, el prestigioso hospital universitario de la capital alemana. Su pronóstico es «grave y preocupante», según los médicos. Consideran que, en caso de recuperación, ésta será larga y difícil. También creen que el político sufrirá daños cerebrales.

Los especialistas empezaron hoy mismo a someter al líder opositor a diferentes pruebas. La cuestión es si consiguen averiguar cuál es el origen del posible envenenamiento o las causas del colapso. Transcurridos dos días desde que Navalni entró en estado de coma es posible que sea muy difícil e incluso imposible determinar que sustancia pudo provocarlo. 'Spiegel Online' destacó que no solo se están realizado pruebas al paciente, sino que toxicólogos analizan minuciosamente sus objetos personales, como la pasta de dientes de su neceser.

A bordo del avión viajó también la esposa del disidente, Julia Navalnaia. Antes de iniciar el vuelo los médicos rusos que atendían al activista habían autorizado su transporte a Alemania. Sin embargo, pocas horas antes lo habían rechazado con el argumento de que su estado no era lo suficientemente estable. Una opinión que contradijeron los médicos alemanes que acudieron a recogerle y cuya presión pudo ser decisiva para que se autorizara finalmente su viaje a la capital alemana.

De hecho, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos envió este sábado una solicitud a las autoridades rusas y al propio hospital de Omsk para que le envíen el informe clínico del político opositor y datos sobre el tratamiento que recibió en este centro. El entorno de Navalni pidió el viernes la mediación de Estrasburgo para intentar desbloquear su traslado.

El activista anticorrupción y el más popular crítico del presidente ruso, Vladimir Putin, fue ingresado el jueves en un hospital de Omsk tras perder el conocimiento en un avión de línea regular que le trasladaba de Tomsk a Moscú. Mientras su equipo afirma que fue envenenado, los médicos siberianos aseguraron no haber encontrado veneno alguno y atribuyeron su grave estado a una alteración metabólica.

Tres siglos de historia

El mismo jueves la canciller federal, Angela Merkel, ofreció la posibilidad de que Navalni fuera atendido en un hospital alemán. La Charité acoge desde hace años a conocidos políticos y disidentes de todo el mundo con graves enfermedades. La antigua primera ministra ucraniana, Julia Timoschenko, fue atendida en 2014 por una hernia discal. También el expresidente iraquí Jalal Talabani fue varias veces paciente en el hospital berlinés con más de 300 años de historia.

El reformista kurdo, que fue amenazado por nacionalistas árabes y todo tipo de islamistas en su país, falleció a los 83 años en 2017 en una de las camas de la Charité. Hace dos años sus médicos devolvieron la salud al activista ruso Piotr Versilov, miembro del polémico grupo punk Pussy Riot, que fue ingresado también tras ser trasladado de urgencia desde Moscú con un envenenamiento cuyo origen nunca fue descubierto.

Navalni ha sacado a la luz varios casos de corrupción y vida decadente entre miembros de la élite política rusa. Cuando fue presuntamente envenenado se encontraba de campaña electoral para apoyar a aspirantes independientes. Ha sido detenido numerosas veces por participar en manifestaciones de protesta contra el Kremlin y ha sufrido varias agresiones físicas.

El experto en Exteriores de los conservadores germanos Norbert Röttgen considera probable que Navalni fuera envenenado intencionadamente. En el pasado se han dado "toda una serie de asesinatos, intentos de asesinato y envenenamientos mortales de los que se puede responsabilizar al Estado ruso", dijo el candidato a la presidencia de la CDU.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión