Despliega el menú
Internacional

Lukashenko gana las presidenciales en Bielorrusia con un 80% de los votos y en medio de las protestas en la calle

Los resultados oficiales confirmarían así los recabados a pie de urna, que concedían al actual mandatario más de un 81% de los sufragios, muy por delante de la principal candidata de la oposición, Svetlana Tijanovskaya, con un 8%.  

La Policía trata de dispersar a los manifestantes contra el resultado electoral, en Misk, Bielorrusia.
La Policía trata de dispersar a los manifestantes contra el resultado electoral, en Misk, Bielorrusia.
TATYANA ZENKOVICH/EFE

Alexander Lukashenko ha conseguido un sexto mandato al ganar las elecciones presidenciales celebradas el domingo en Bielorrusia con un 80,23% de los votos, según ha informado este lunes la Comisión Electoral Central (CEC).

"Alexander Lukashenko ha acumulado el 80,23% de los votos", ha anunciado la presidenta de la CEC, Lidia Ermolina, en una rueda de prensa que recoge la agencia de noticias rusa Sputnik.

Los resultados oficiales confirmarían así los recabados a pie de urna, que concedían al actual mandatario más de un 8% de los sufragios, muy por delante de la principal candidata de la oposición bielorrusa, Svetlana Tijanovskaya, con un 8%.

Alexander Lukashenko, durante la jornada electoral de este domingo en Bielorrusia.
Alexander Lukashenko, durante la jornada electoral de este domingo en Bielorrusia.
TATYANA ZENKOVICH/EFE

Tras conocerse los primeros resultados, en la noche del domingo, cientos de manifestantes se congregaron en las calles de la capital, Minsk, para protestar, ya Policía utilizó cañones de agua para dispersarlos.

Las protestas y manifestaciones se han estado sucediendo en varios puntos del país, como Grodno o Brest, desde poco después de que se cerrarán los colegios electorales, 20.00 hora local, y los resultados señalaran que Lukashenko habría obtenido el 81,3% de los sufragios tras una participación que ha superado el 84%, según la Comisión Electoral Central.

Las sospechas de fraude electoral han empeñado unas elecciones marcadas por las protestas que se han producido desde las últimas semanas debido a la detención y persecución de varios opositores, entre ellos el popular bloguero Serguéi Tijanovski, marido de Tijanovskaya, quien antes de ser condenado a finales de mayo por un delitos de incitación a la violencia, pretendía presentarse a los comicios.

La candidatura de Tijanovskaya ha sufrido más contratiempos en las últimas horas, después de que su jefa de campaña, Maria Kolesnikova, fuese detenida un día antes de las elecciones "por error", según las autoridades, a la salida de las oficinas del partido.

Así, los resultados no han sido reconocidos por la oposición, la cual ha denunciado un supuesto fraude electoral, un mensaje que se ha estado repitiendo a lo largo de la jornada, tal y como señala la agencia DPA, citando a varios ciudadanos que alertaban de la ausencia de papeletas en los colegios electorales y las largas esperas de varias horas para poder acceder a los recintos de votación, obstaculizando así el proceso.

Horas antes de que la Policía hiciera uso de camiones antidisturbios con cañones de agua para dispersar a la multitud que protestaba por el resultado de las elecciones, los agentes han lazando gases lacrimógenos y granadas aturdidoras. Fuentes del Ministerio del Interior citadas por la agencia estatal de noticias Belta, han señalado que las protestas están ya bajo control.

Según ha informado la ONG bielorrusa Viasna, al menos una persona murió en el marco de los disturbios al ser atropellada por un vehículo de las fuerzas de seguridad. "Un joven sufrió un traumatismo craneocerebral incompatible con la vida", ha dicho Viasna en Telegram, de acuerdo con la agencia de noticias Sputnik.

Además, la ONG asegura que decenas de personas resultaron heridas y han tenido que ser hospitalizadas, mientras que al menos 213 han sido detenidas, la mayoría en Minsk -con 110 arrestados-, incluidos periodistas y observadores electorales.

Sin embargo, la portavoz del Ministerio de Interior bielorruso, Olga Chemodanova, ha negado que una persona haya muerto. "No hay fallecidos", ha dicho a Sputnik. Posteriormente, en una rueda de prensa, ha incidido en que "no hay víctimas mortales" y ha cifrado en unos 3.000 los detenidos y en más de 50 los heridos. En concreto, ha precisado que hay 39 policías heridos y algunos siguen ingresados.

Chemodanova ha contado que algunos manifestantes levantaron barricadas incendiadas, destrozaron mobiliario público y lanzaron objetos contundentes a los agentes. En algunos casos, ha relatado, intentaron atacar a la Policía organizándose por grupos. 

Desde hace varias horas la conexión a internet está restringida, tal y como ha señalado la propia agencia rusa Sputnik, aunque siguen operativos los servicios de telefonía móvil.

Lukashenko, al frente del país desde 1994, comparecía como máximo favorito a revalidar mandato en unos comicios sin la presencia de rivales de envergadura, tras la descalificación o detención de algunos de sus principales oponentes.

Dos de los rivales más fuertes de Lukashenko han sido encarcelados en el período previo a las elecciones y un tercer candidato potencial, el que fuera embajador de Bielorrusia en Estados Unidos, Valery Tsepkalo, huyó a Rusia después de recibir un aviso de que él también sería arrestado en breve.

Alemania, Francia y Polonia expresaron su preocupación sobre la ausencia de la invitación a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), antes de señalar lo que describieron como "preocupantes informaciones de irregularidades electorales durante la votación anticipada".

Etiquetas
Comentarios