Despliega el menú
Internacional

internacional

Rusia se refuerza con "armas hipersónicas" en plena escalada de tensión con EE. UU. 

Putin anuncia un "aumento de la capacidad de combate de la flota" en el Día de la Armada rusa.

Putin en el desfile del Día de la Armada en Rusia este domingo.
Putin, en el desfile del Día de la Armada en Rusia este domingo.
Reuters

Vladimir Putin ha asegurado este domingo que dispondrá de "armas invencibles", durante el desfile naval celebrado en San Petersburgo con motivo del Día de la Armada rusa. La conmemoración quiso ser épica, con paradas en varios puertos del país y miles de espectadores pese a la amenaza del coronavirus. El presidente aprovechó la ocasión para anunciar su intención de modernizar la Marina de Guerra con armas "hipersónicas", sin comparación alguna con las existentes en el resto de ejércitos del mundo, y vehículos submarinos no tripulados.

Las declaraciones del líder ruso se producen en medio de una escalada de tensión con Estados Unidos, que en las dos últimas semanas ha acusado a su país de encontrarse detrás de los ciberataques contra laboratorios que buscan la vacuna del coronavirus para apoderarse de datos -imputación que también ha hecho Reino Unido- o de interferir en el conflicto libio con el envío de mercenarios y material bélico.

Tratado para reducir las armas nucleares

La última disputa entre ambas potencias data del viernes, cuando el Pentágono denunció que los rusos habían probado un arma capaz de destruir satélites. La confrontación surge en vísperas de la cumbre que Washington y Moscú iniciarán este lunes en Viena para negociar el tratado Nuevo Start, que aborda precisamente la reducción de armas nucleares y la desmilitarización del espacio.

Putin quiso sacar pecho con las inversiones en nuevas tecnologías en la Armada. Ha anunciado que este año se renovará con 40 buques nuevos. "Las ventajas únicas y el aumento de la capacidad de combate de la flota se lograrán gracias a una amplia introducción de tecnologías digitales avanzadas, sistemas de combate hipersónicos sin parangón en el mundo y vehículos submarinos no tripulados", ha avanzado el presidente.

Las primeras aspiraciones para crear armas hipersónicas se remontan a la Guerra Fría, pero es durante este siglo cuando Estados Unidos, Rusia y China han acelerado los esfuerzos para ponerlas a punto. Bajo ese paraguas se engloban los misiles u otros aparatos capaces de volar por encima de los 1.235 kilómetros por hora, la velocidad del sonido. Hace un par de años, el gigante asiático aseguró haber probado un misil propulsado a 7.100 kilómetros por hora y Rusia anunció la construcción de un sistema de proyectiles que podría triplicar esa velocidad.

Putin ha preferido no extenderse en detalles. Pero agradeció a las tropas navales su servicio "impecable" a la patria y alabó la eficacia de una Armada que lleva "más de tres siglos" defendiendo la soberanía del país.

En varios puertos discurrieron este domingo los desfiles navales. El celebrado en Vladivostok, en el extremo oriental de Rusia, finalizó el primero. El presidente asistió al organizado en San Petersburgo. Las ciudades de Severomorsk, Kaspiisk, Baltiisk, Sebastopol, en Crimea, y hasta la base rusa de Tártus, en el litoral de Siria, se unieron también con paradas navales a los festejos.

Desafío al coronavirus

Sólamente en San Petersburgo participaron más de 4.000 marinos, 46 navíos, incluyendo varios submarinos de la última generación, y más de 40 aviones y helicópteros. Acudieron miles de espectadores a contemplar el espectáculo desde la costa, concentraciones que, según los expertos sanitarios, contribuyen a hacer que aumente el riesgo de contagio del coronavirus. En la antigua capital imperial los actos multitudinarios están prohibidos a causa de la pandemia, pero las autoridades locales hicieron una excepción.

En San Petersburgo estuvieron presentes los restos mortales del legendario almirante ruso Fiódor Ushakov, héroe de las batallas contra Turquía en el mar Negro durante la segunda mitad del siglo XVIII. Fue canonizado por la Iglesia Ortodoxa y su cuerpo ha sido trasladado desde el monasterio de Mordovia en donde ha estado enterrado. Con motivo del 75 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi, fueron recordados también los infantes de marina que defendieron durante la II Guerra Mundial los puertos de Leningrado, Sebastopol y Novorossiisk. Hasta la Antártida ha estado presente en la celebración, al cumplirse este año el bicentenario de su descubrimiento por marineros rusos.

Etiquetas
Comentarios