Despliega el menú
Internacional

Dos cohetes impactan cerca de un acto al que asistía el presidente de Afganistán

Los dos proyectiles han caído a una distancia de unos 200 metros del lugar en el que se celebraba la ceremonia en la que participaba Ghani.

War veterans stage anti-government protest
War veterans stage anti-government protest
DUMITRU DORU

Dos cohetes han impactado este jueves cerca del lugar en el que el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, estaba dando un discurso en la localidad de Gazni, en el centro del país asiático, según han informado las autoridades locales.

Los dos proyectiles han caído a una distancia de unos 200 metros del lugar en el que se celebraba la ceremonia en la que participaba Ghani, provocando heridas a tres personas, una de las cuales está herida grave, según ha explicado el consejero regional de Gazni Jaliqdad Akbari.

Tras el ataque, varios helicópteros han sobrevolado la ciudad. Todas las carreteras han permanecido cerradas al tráfico desde el día anterior por la celebración del acto. El responsable regional ha dicho que espera que el presidente Ghani entienda mejor la situación tras haber sido testigo de un ataque. Otro político local ha asegurado que la ciudad ha sido atacada con cuatro cohetes y que uno de ellos ha impactado en una casa de civiles.

En 2018, los milicianos talibán lanzaron una ofensiva a gran escala para intentar hacerse con el control de la ciudad de Gazni. Actualmente, los milicianos tienen el control de la mitad de los distritos de la región y mantienen la presión contra las fuerzas gubernamentales en el resto de los distritos, incluidas varias zonas rurales de la capital provincial.

Por otra parte, responsables locales en la provincia de Balj, en el norte del país, han confirmado que al menos cinco miembros de las fuerzas de seguridad afganas han muerto y otros dos han resultado heridos después de que los talibán intentaran tomar el distrito central de Dawlat Abad.

Estados Unidos firmó con los talibán el 29 de febrero un acuerdo de paz en Doha que establece un calendario de retirada de tropas internacionales de Afganistán, un intercambio de presos con el Gobierno afgano y el inicio de un proceso de diálogo entre líderes afganos, todo ello sin fijar un alto el fuego.

El inicio del proceso de diálogo sigue encallado a la espera de que los talibán y el Ejecutivo de Kabul completen el intercambio de presos negociado por Estados Unidos con el movimiento integrista fundado por el mulá Mohamed Omar. A pesar de haber firmado el acuerdo de paz en Doha, los talibán han seguido atacando a las fuerzas gubernamentales afganas y se niegan a aceptar un alto el fuego antes de sentarse a dialogar.

Etiquetas
Comentarios