Despliega el menú
Internacional

economía

Michael Pettis: "Hay que arreglar la globalización si queremos arreglar las desigualdades"

El profesor de Finanzas de la Universidad de Pekín, nacido en Zaragoza, acaba de publicar un libro sobre las guerras comerciales.

Michael Pettis vive en Pekín desde hace 18 años.
Michael Pettis vive en Pekín desde hace 18 años.
Heraldo.es

Michael Pettis nació en Zaragoza en 1968 y estudió en Estados Unidos, en la Universidad de Columbia. Ha trabajado en Wall Street y hace 18 años se trasladó a China, donde es profesor de Finanzas en la Universidad de Pekín. Experto en el país asiático, acaba de publicar el libro 'Trade wars are class wars', escrito junto a Matthew C. Klein y que espera sea traducido al español, entre otros idiomas, este año.

Su padre era norteamericano y su madre francesa pero usted nació en Zaragoza. ¿Cuál fue la razón?

Mi padre era un conocido ingeniero y geólogo, que ayudó a construir la Base aérea de Zaragoza. No viví mucho tiempo en Zaragoza, pero mis padres se enamoraron de España y compraron una propiedad en Torremolinos, que entonces era un pequeño pueblo pesquero de Andalucía. Aunque crecí en muchos países (Pakistán, Perú, Marruecos y Francia), España era siempre el ‘cuartel general’ y en 1972 mi madre incluso abrió un ahora conocido colegio privado internacional que aún dirigen mis hermanos. Siempre regreso a Málaga varias veces al año para disfrutar del clima, la comida y la familia.

¿Ha vuelto a Zaragoza desde entonces?

Desafortunadamente no he estado en Zaragoza desde que entre los 16 y los 20 años solía pasar de camino a Pamplona para ir a San Fermín. Me encantaría ver la ciudad otra vez.

Este año la crisis de la covid-19 ha cancelado también los Sanfermines. ¿Cómo ha vivido la pandemia desde China, el primer país afectado?

Llevo 18 años allí. Viví el drama, el miedo y el terrible pesimismo que provocó en la gente unas seis semanas antes de que pasara en España. Por eso, pude explicarles a mis hermanos en Málaga lo serio que era el problema, incluso cuando los europeos y los norteamericanos no se lo estaban tomando suficientemente en serio. Cuando la covid-19 golpeó España mi familia y su colegio ya estaban preparados.

¿Cómo les sirvió a sus hermanos en Málaga su experiencia en China?

Cuando en China cerraron los colegios y los estudiantes tuvieron que dar clases ‘on line’ fue un desastre para los niños con menos recursos, que no tenían buenos ordenadores y tablets y se vieron obligados a seguir las clases con móviles de baja tecnología. Se lo planteé a mis hermanos y decidieron donar 200 tablets para niños de Torremolinos que las necesitaran. Estoy muy orgulloso de cómo respondieron.

¿Qué opina de la reacción del Gobierno chino frente a la que tuvieron después otros países como EE. UU.?

No se puede comparar, porque claro que un gobierno autoritario en el que la gente inmediatamente obedece las reglas reaccionará de forma diferente a uno de una democracia occidental. Sin embargo, mientras hasta hace unos años EE. UU. lideraba la reacción en pandemias, bajo la Administración Trump ha cometido un error tras otro. Este es otro de los aspectos en los que Trump ha sido un desastre para EE. UU.

Acaba de publicar un libro sobre las guerras comerciales como la de EE.UU. y China: ‘Trade wars are class wars’ (‘Las guerras comerciales son guerras de clase’), con Matthew C. Klein. ¿Qué quiere decir? ¿Durarán mucho tiempo?

La guerra comercial durará muchos años, pero creo que es un error verla como un conflicto entre los dos países. De hecho, es un conflicto global, incluida Europa. En el libro trato de explicar que en el mundo actual una guerra comercial es un conflicto entre la élite financiera por un lado (en países con superávit o déficit) y en el otro lado, los trabajadores, la clase media y los pequeños productores. Y esto es así porque los desequilibrios comerciales no suceden porque algunos países trabajen más duro que otros o porque sean más ahorradores. Están causados por las formas en las que la renta está distribuida.

Con una crisis como la actual, ¿corre peligro la clase media?

Sí. En un mundo hiperglobalizado en el que el capital se mueve de un país a otro dándole a un botón, la única forma de que los negocios sean competitivos es bajando salarios. El problema es que esto reduce la demanda y mientras los países compiten con salarios más bajos, la economía empeora y cuesta más y más deuda evitar la subida del desempleo. Hay que arreglar la globalización si queremos arreglar las desigualdades de renta.

Entonces, ¿la culpa en la anterior crisis no fue de países como España?

España se vio terriblemente afectada por la decisión de Alemania en 2003-04 de bajar sueldos. Esto llevó a los superávits elevados de Alemania que ahogaron a España, Italia, Francia, Portugal y otros países europeos y causaron en ellos un incremento de deuda, seguida de un aumento del desempleo. Ahora, la covid-19 está empeorando el problema. Si queremos salvar a la UE y el euro es imperativo que Alemania asuma la responsabilidad de sus políticas.

¿Esta crisis cree que va a ser peor que la de 2007?

Sí. En 2007-2008 la crisis financiera causó una crisis económica pero la acción agresiva de la Reserva Federal paró la financiera y permitió que la economía global se recuperara poco a poco. Hoy, ha sido al revés. La covid-19 ha causado una crisis económica que amenaza con convertirse en una financiera, y mientras los bancos centrales de Estados Unidos y Europa pueden dar pasos para revertir la financiera, hay poco que puedan hacer para que la economía se recupere. Va a ser algo muy lento y difícil.

¿La Unión Europea (UE) está más amenazada que en la anterior recesión?

Si, pero es una oportunidad única para que Alemania tome el liderazgo y salve a la UE. Hay alguna razón para la esperanza. Berlín ha entendido finalmente que esta crisis puede romper la UE y se está moviendo, quizás lentamente, pero en la dirección correcta. Hizo falta una crisis en la década de 1780 para que un genio como Alexander Hamilton unificara Estados Unidos. A lo mejor eso es lo que también le pase a Europa.

Ahora está de plena actualidad su ejemplo gracias a un musical.

Es uno de mis grandes héroes. Era uno de los grandes héroes para todos los  norteamericanos aunque Jefferson, nuestro gran enemigo, ha sido más reconocido. Hamilton ahora lo es gracias al musical. Él vio antes que los demás lo que iba a pasar en EE. UU. Era muy pragmático y claro. 

Etiquetas
Comentarios