Despliega el menú
Internacional

Venecia se separa por primera vez del Adriático

Entra en funcionamiento el 'Mose', el sistema de diques móviles para proteger a la Ciudad de los Canales de las inundaciones

Giuseppe Conte observa el sistema de diques móviles.
Giuseppe Conte observa el sistema de diques móviles.
Filippo Attili/EFE

"Cuando empezó este proyecto usted estaría estudiando el último año de Ingeniería". El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se permitió bromear con la edad del técnico que le acompañó este viernes en la puesta en marcha del 'Mose', el sistema de diques móviles que protegerá la laguna de Venecia de sus periódicos episodios de 'agua alta'. El humor era probablemente la mejor manera de tomarse el enorme retraso que lleva este gigantesco proyecto de ingeniería, del que comenzó a hablarse tras la inundación de 1966, empezó a construirse en 2003 y que tendría que haberse completado en 2016. No estará terminado en su totalidad hasta el 31 de diciembre de 2021, aunque sus 78 diques entraron en funcionamiento aislando durante unas horas por primera vez en la historia la laguna véneta del mar Adriático.

"Estamos aquí para hacer una prueba, no para una pasarela", comentó Conte. "El Gobierno quiere verificar cómo van los trabajos". El proyecto, que ha costado unos 5.500 millones de euros y cuyo mantenimiento anual oscila entre los 80 y los 100 millones, podría utilizarse ya después del verano para salvaguardar la Ciudad de los Canales de las mareas altas. El 'agua alta' del pasado 12 de noviembre, cuando la inundación alcanzó los 187 centímetros, la mayor cifra en medio siglo, anegó más del 80% de la urbe y provocó un trauma colectivo entre los venecianos que se combinó luego con el desastre del coronavirus y la consecuente desaparición de los turistas. Según las estimaciones del alcalde, Luigi Brugnaro, aquel episodio de 'agua alta' provocó pérdidas materiales estimadas en alrededor de 1.000 millones de euros.

Conte activó el funcionamiento de los 78 diques móviles del 'Mose' desde el centro de control de esta infraestructura, ubicado en la isla artificial construida en medio de la boca del Lido. Las barreras impiden la circulación del agua entre el mar Adriático y la laguna veneciana bloqueando las tres bocas que comunican ambos espacios: Lido, Malamocco y Chioggia. "Nos hicimos la promesa de completar el 'Mose'", comentó el primer ministro, respondiendo así a las polémicas que han acompañado las obras de esta faraónica obra. Hoy mismo grupos de ecologistas y activistas venecianos protestaron contra esta infraestructura, que consideran un sumidero de dinero público que ha enriquecido a políticos sin escrúpulos y a empresas de construcción. No les falta razón: en la atribulada historia del 'Mose' los retrasos han sido tan habituales como las denuncias por corrupción, que acabaron costándole en 2014 el puesto al anterior alcalde y a otros 34 dirigentes políticos.

'Mose' es el acrónimo de 'Modulo sperimentale elettromeccanico' (Módulo experimental electromecánico) y que en italiano se escribe como Moisés, rememorando así al personaje bíblico que logró separar las aguas del mar Rojo. Está previsto que este sistema se utilice cuando las mareas superen los 110 centímetros y podrá detenerlas hasta una altura máxima de tres metros, lo que garantizaría la supervivencia de Venecia pese al aumento del nivel del mar que conlleva la emergencia climática. Elisabetta Spitz, la comisaria encargada por el Gobierno italiano de completar el 'Mose', advirtió que al proyecto le faltan aún 18 meses de trabajos y pruebas para que pueda entrar en funcionamiento con totales garantías.

Etiquetas
Comentarios