Despliega el menú
Internacional

La OTAN reforzará su defensa antimisiles ante el rearme balístico ruso

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, recalca que los aliados deben proteger más infraestructuras críticas como las de telecomunicaciones, transporte o energía.

El secretario general aliado, Jens Stoltenberg.
El secretario general aliado, Jens Stoltenberg.
Efe/Stephanie Lecocq

Los ministros de Defensa de la OTAN acordaron este miércoles reforzar su defensa aérea y antimisiles integrada, entre otras medidas para responder al cada vez más extenso arsenal de misiles con capacidad nuclear de Rusia, pero rechazando emplazar ese tipo de armas de nuevo en suelo europeo.

"Hemos acordado un paquete equilibrado de elementos políticos y militares (...). No replicaremos a Rusia y no queremos una nueva carrera armamentística, pero mantendremos fuerte nuestra capacidad de disuasión y defensa", indicó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa telemática al término de una videoconferencia de ministros aliados de Defensa.

Para la OTAN, la ruptura el año pasado del tratado de reducción de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF), que abandonó Estados Unidos después de asegurar que Rusia había desplegado en Europa misiles SSC-8, marcó un punto de inflexión y comenzó a preparar medidas de respuesta.

Entre ellas, Stoltenberg anunció que varios aliados van a adquirir nuevos sistemas de defensa aérea y antimisiles, incluyendo baterías Patriot y SAMP/T, y que la OTAN fortalecerá asimismo sus capacidades convencionales avanzadas y adaptará su inteligencia y ejercicios.

"Los aliados están invirtiendo en estas nuevas plataformas, incluyendo en aviones de combate de quinta generación", explicó.

El político noruego subrayó que Moscú está también modernizando sus misiles balísticos intercontinentales y que ha comenzado a usar en operaciones su vehículo de deslizamiento hipersónico, además de probar sus misiles balísticos lanzados desde el aire y desarrollar un misil de crucero de propulsión nuclear.

Por último, justificó que han visto por parte de Rusia durante muchos años un "patrón de irresponsable retórica nuclear, enfocado en intimidar y amenazar a los aliados de la OTAN".

"El comportamiento de Rusia es desestabilizador y peligroso", concluyó, y añadió que los aliados también tomaron hoy medidas para que su disuasión nuclear, que "sigue siendo vital para la paz y la libertad en Europa", permanezca "segura, protegida y efectiva".

En la reunión, varios países también mencionaron la necesidad de incluir a China en las iniciativas para el en control de armas, según Stoltenberg.

"Como poder militar principal, China también tiene responsabilidades principales. Así que, como potencia mundial en ascenso, es hora de que China participe en el control global de armas", dijo.

Stoltenberg recalcó que los aliados deben proteger más infraestructuras críticas como las de telecomunicaciones, transporte o energía, y que la cuestión de la "propiedad y control" de las mismas es algo que va a tratar.

"No mencionamos a países específicos países o empresas", pero a la hora de actualizar los requisitos básicos que impone la OTAN para esas infraestructuras sí serán "específicos sobre a qué tipo de amenazas deben atender los aliados" antes, por ejemplo, de tomar decisiones sobre 5G, apuntó.

Por otra parte, Stoltenberg indicó que los ministros discutieron el anuncio hecho por Estados Unidos de que reducirá a la mitad, a unos 25.000 efectivos, las tropas desplegadas en Alemania, un asunto "bilateral" pero también "importante para todos los aliados", dijo.

Recordó que todavía EEUU "no ha tomado una decisión final sobre cómo y cuando implementar" su intención, y consideró que en los últimos años Washington ha incrementado el número de sus efectivos en territorio europeo, por ejemplo en Polonia.

Celebró que el jefe del Pentágono, Mark Esper, fuera "claro" hoy con los ministros tanto sobre "el compromiso" de su país como sobre que EEUU "consultaría con los aliados de la OTAN sobre el camino que seguirá".

Stoltenberg también se refirió a la posibilidad de que la misión aliada en el Mediterráneo "Guardián del Mar" dé apoyo y coopere con la nueva operación de la Unión Europea, "Irini", en apoyo del embargo de armas decretado por la ONU a Libia, y confirmó que "hay conversaciones" al respecto, aunque aún "no se ha tomado decisión".

Afganistán e Irak

Por último, los ministros repasaron sus misiones y operaciones.

Stoltenberg recordó que la OTAN, para apoyar el plan de paz en Afganistán, reducirá "de manera ordenada" y en función de cómo marche el proceso, a sus efectivos allí de 16.000 a unos 12.000, y que considerará "más ajustes en los niveles de tropas en estrecha coordinación con los aliados".

Al mismo tiempo, urgió a los talibanes a cumplir sus compromisos, como reducir la violencia e implicarse en las negociaciones políticas interafganas, además de "romper todos los lazos con Al Qaeda y otras organizaciones terroristas.

"Solo dejaremos Afganistán cuando sea el momento adecuado", apostilló.

Por lo que respecta a la misión de formación de las fuerzas de seguridad en Irak, Stoltenberg recordó que la OTAN fue allí invitada por el país: "Solo estaremos allí mientras seamos bienvenidos", afirmó.

Aseguró que los aliados mantendrán su apoyo a Irak para evitar un retorno de los terroristas del grupo yihadista Estado Islámico a ese territorio. 

Etiquetas
Comentarios