Despliega el menú
Internacional

El rompecabezas de las fronteras de la UE

La reapertura entre los países europeos evoluciona sin un criterio general, en base a reglas y calendarios propios

Varios pasajeros llegan al aeropuerto de Barajas procedentes de Colombia este sabado en Madrid.
Varios pasajeros llegan al aeropuerto de Barajas procedentes de Colombia este sabado en Madrid.
EP

Gradual, segura desde el punto de vista epidemiológico, no discriminatoria y concertada con los vecinos. Así es como el Ejecutivo de Bruselas pidió el 13 de mayo a los Veintisiete que comenzarán a pensar en la reapertura de las fronteras interiores para que millones de europeos no perdieran sus vacaciones y rescatasen del ahogamiento al turismo, el sector económico más golpeado por el coronavirus.

Aquellas recomendaciones se lanzaron coincidiendo con una sucesión de movimientos al libre albedrío, acuerdos bilaterales o multilaterales entre socios que contemplaban ya el alivio de medidas restrictivas (entre Francia y Reino Unido; entre España, Italia, Francia o Alemania; en el Báltico, entre Alemania y Austria.).

Bruselas pretendía canalizar esa inercia. Pero no han pasado ni veinte días y ya tenemos un rompecabezas de fronteras cerradas, abiertas o entreabiertas solo para algunos. Una gradualidad marcada por los criterios de seguridad que cada Estado identifica con mayor o menor rigor, y que ha generado una carrera contrarreloj para 'captar' a los turistas de los que ahora van más rezagados por razones de precaución sanitaria.

España lidera el ranking como destino de más del 20% de los europeos, seguido por Italia (15%) y Francia (9%). El país prevé abrirse al extranjero a partir del 22 de junio, aunque todavía no al completo. Otras potencias como Italia ya se le han adelantado. Y Grecia, Portugal o Chipre han intensificado su promoción como destinos 'seguros' para escalar en la lista. El "a partir del 15 de junio" (el matiz es importante) se impone como referencia más o menos general para levantar la barrera a los vecinos europeos. Y el 1 de julio (no es definitivo) al resto del mundo. Pero cada caso tiene particularidades. Y entre todos están construyendo una imagen panorámica caótica.

Sin cuarentena salvo para España y Grecia

Reabrió sus fronteras a los turistas de la UE el pasado miércoles y ese día también activó sus primeros vuelos con España y otros países después de tres meses de bloqueo. Con la barrera levantada ha eliminado la cuarentena obligatoria (algo que no funciona con los españoles por el principio de reciprocidad, ni tampoco con los griegos, aunque éstos mantienen el confinamiento para quienes provengan de regiones como Lombardía, Piamonte o Veneto). El país que sustenta el 13% de su riqueza en el turismo no descarta, sin embargo, ser más restrictivo con los visitantes si detecta "riesgo epidemiológico".

Alemania y Austria

Once millones de turistas en juego

Alemania fue junto con Austria la primera en reestablecer los controles fronterizos terrestres en pleno estallido de la pandemia en Europa. El primer candado lo echó con Italia, Francia, la propia Austria, Luxemburgo, Suiza y Dinamarca. La recomendación de no viajar a otros países de la UE se levantará el 15 de junio. Con todos, menos con España y Noruega. De nuevo, el principio de reciprocidad.

España es el destino de más de 11 millones de turistas germanos. Así que cuando Madrid permita la libre entrada, Berlín responderá "de inmediato". Austria también abrirá en esa fecha las conexiones con los germanos y tiene acuerdos similares con otros vecinos, pero mantiene la obligatoriedad de exigir un certificado médico (de no más de cuatro días de antigüedad) que garantice haber dado negativo de la covid-19.

Aquí el puzle se complica. Dinamarca y Noruega permitirán a sus respectivos compatriotas cruzar la frontera a partir del 15 de junio. Pero no con Suecia, que durante la crisis pandémica solo ha bloqueado el ingreso de ciudadanos de fuera del espacio Schengen. Este país apenas tomó medidas para contener la pandemia y se ha convertido en el sexto con más fallecidos (por encima de los 4.500) en relación a su población (10 millones de habitantes). Es en Estocolmo, con más de 12.000 casos de infección, donde el patógeno ha fijado su epicentro.

Así que Dinamarca estudia con Suecia opciones de apertura parcial, como la región del Sund (4 millones de habitantes), conectada con un puente de 7.800 metros entre Copenhague y la sueca Malmö. Dinamarca se abrirá también a Alemania e Irlanda ese 15 de junio. Pero para el resto de Suecia, UE y Reino Unido no lo haría hasta finales de agosto. Finlandia ha marcado en verde el 14 de este mes, "aunque con restricciones".

Los primeros en echar y levantar el cerrojo

Estonia, Letonia y Lituania estuvieron entre los primeros que echaron el cerrojo y también han sido los primeros que han abierto sus fronteras comunes. Las tres repúblicas bálticas lo hicieron ya el 15 de mayo creando una especie de 'burbuja viajera' que mantiene la cuarentena para cualquier otro visitante del exterior. En 15 días habrá más flexibilidad, pero no con todos.

Se reactiva el mayor centro operativo de las aerolíneas europeas de bajo coste

Desde el día 30 se permite a sus conciudadanos cruzas las frontera de Holanda y Luxemburgo, pero esos flujos -solo para ir de compras y visitar a las familias- no se autorizan con el norte de Francia. Las fronteras belgas se cerraron a los desplazamientos «no esenciales» el 20 de marzo. El plan de desescalada en este país, que entrará mañana en la fase 3, prevé la reapertura de sus lindes al resto de europeos el 15 de junio. Ese día reabrirá su segundo aeropuerto, Charleroi, cerrado desde el 24 de marzo y centro operativo de compañías de bajo coste como Ryanair.

Cruzar a Andorra, sí; a la UE y Reino Unido, todavía no

Desde el pasado lunes se anuló el límite de los 100 kilómetros para los desplazamientos de los franceses lo que, de entrada, les ha permitido cruzar la frontera con Andorra. Las restricciones se mantendrán hasta mediados de mes con la UE y Reino Unido. Desde el 20 de mayo, los viajeros que llegan al país, incluidos los de España, son 'invitados' a guardar una cuarentena «voluntaria». Asimismo, el restablecimiento de los vuelos transcontinentales no está previsto hasta al menos finales de este mes (el aeropuerto de Orly, por ejemplo, no tendrá operaciones de este tipo hasta el día 27).

Test aleatorios y mucha cautela con viajeros de España, Francia e Italia

En su calendario también figura el próximo día 15 como fecha para subir la barrera con 29 países. En principio, el control mediante test de coronavirus será aleatorio y las medidas de cuarentena serían obligatorias para viajeros que provengan de regiones especialmente afectadas por la pandemia de España, Francia e Italia. Su referencia, ha indicado Atenas, será la lista de los aeropuertos con más riesgo (de contagio) de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA).

Y si nos atenemos a su última actualización, del 29 de mayo, la verdad es que la dimensión de las restricciones será enorme. En esa relación están todas las terminales de Bélgica y Suecia, los aeropuertos principales de París, cuatro de Italia, cuatro de Holanda, los dos con más tráfico de Portugal, cuatro de España (Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña y Madrid) y hasta trece de Reino Unido. No obstante, el 1 de julio se abriría la mano. En el caso de la vecina Chipre, hasta el martes mantiene el bloqueo y el día 15 lo levantara como criterio general.

También maneja esa fecha del día 15 como la del aperturismo general. Pero antes queda ver si se mantiene el veto a todo movimiento no esencial con cualquier país de la UE, aunque habrá una particularidad con España. Dado que no se prevé que al menos hasta el 1 de julio todo el país se encuentre en la misma fase y, en suma, se autorice la plena movilidad interior, Lisboa está estudiando no reabrirse respecto a su vecino hasta esa fecha.

Aunque los movimientos de trabajadores transfronterizos se mantienen, en el norte distintos gremios vinculados al sector servicios -tanto lusos como gallegos- han mantenido diversas reuniones para pedir que se aflojen las limitaciones dada su tradicional y fluida relación económica a ambos lados de la frontera. Asimismo, las autoridades portuguesas han creado un sello de seguridad ('clean & safe') al que se han adherido miles de empresas del sector turístico, que ayer celebraron el inicio oficial de la temporada de playas.

Con la "nueva normalidad" en las playas -distancia entre sombrillas y mascarilla para ir a los chiringuitos-, numerosos ciudadanos acudieron a los primeros arenales donde se ha inaugurado la temporada: los del Algarve y la región de Lisboa. En este país no se ha impuesto la cuarentena para visitantes foráneos como norma general, aunque Gobiernos regionales como los de Madeira y Azores, sí llegaron a hacerlo.

Con la misma intención que Portugal y Grecia, Croacia se ha lanzado a captar turistas reforzando las campañas promocionales y adelantándose a todos en la reapertura de sus fronteras. Desde el 28 de mayo este pequeño país bañado por el Adriático, que no llega ni a cinco millones de habitantes, se abrió a Eslovenia, Hungría, República Checa, Austria, Eslovaquia, los Estados Bálticos, Polonia y Alemania. El turismo representa más del 19% de su PIB.

Etiquetas
Comentarios