Despliega el menú
Internacional

Francia pondrá en cuarentena a viajeros que vengan de España por reciprocidad

La decisión se ha adoptado por "razones sobre todo políticas y también de eficacia": "No podemos imaginar que el paso de un país a otro sea más fácil que a la inversa", señalaron las fuentes.

Fotografía viaje turismo París
Muchas personas emplean su móvil como cámara fotográfica durante sus viajes.
Unsplash

Francia pondrá en cuarentena durante 14 días a aquellas personas que entren en su territorio nacional procedentes de España, en reciprocidad por la medida adoptada por el Gobierno español con todos los viajeros que llegan del extranjero, informaron este jueves fuentes del Palacio del Elíseo.

Las fuentes subrayaron que, salvo aquellos casos exentos de la cuarentena como los trabajadores transfronterizos, Francia aplicará esta disposición el mismo tiempo que esté en vigor en España, en principio desde el 15 de mayo hasta el fin del estado de alarma, el 24 de mayo, y sus eventuales prórrogas.

La decisión se ha adoptado, según la Presidencia francesa, por "razones sobre todo políticas y también de eficacia": "No podemos imaginar que el paso de un país a otro sea más fácil que a la inversa", señalaron las fuentes

"España anteayer decidió una medida de cuarentena. No lo sabíamos; lo hemos descubierto. No habíamos tomado medidas de cuarentena hacia España, como tampoco lo habíamos hecho hacia nuestros socios europeos. Lo haremos como medida de reciprocidad, el tiempo que sea aplicada en España", dijeron las fuentes.

El Elíseo insiste en que "siempre" ha defendido que actuaría recíprocamente en la cuestión de las fronteras, como asegura que hace actualmente con una progresiva relajación de controles con Alemania.

Pese a todo, recuerda que con las restricciones actualmente en vigor en toda la Unión Europea ahora mismo hay "muy poco tráfico aéreo, un poco ferroviario y algo más por carretera" entre España y Francia, y que "en su inmensa mayoría" se trata de trabajadores transfronterizos que no se verían afectados por la cuarentena.

"España ha preferido no entrar en un cribado demasiado complejo de casos por países de origen, y por eso aplica una medida relativamente general", añadieron las fuentes antes de señalar que París ya ha tratado este asunto de forma bilateral con Madrid.

Precisamente, el Gobierno francés presentó este jueves un ambicioso plan de apoyo al sector turístico valorado en unos 18.000 millones de euros, al tiempo que se mostró confiado de que sus ciudadanos podrán disfrutar de vacaciones en julio y agosto, un mensaje de esperanza frente a la crisis de la covid-19.

El primer ministro, Édouard Philippe, desgranó un conjunto de medidas que van desde préstamos garantizados, ayudas directas y exoneraciones fiscales, pero en el que destacan unas inversiones de 1.300 millones para relanzar el sector.

El jefe del Ejecutivo señaló que el turismo es uno de los sectores que más ha sufrido por el confinamiento y, aunque no quiso poner fecha a su reapertura, prometió una gran ayuda estatal para una industria que casi genera el 8% del PIB y emplea a unos dos millones de personas.

Apertura retrasada

Bares, restaurantes y hoteles deberán por ahora esperar. En la zona verde, los departamentos menos afectados por el virus, podrían subir la persiana a principios de junio si la evolución de la pandemia sigue siendo favorable, mientras que en la roja, que incluye a la capital, la espera será más larga.

La decisión se tomará en la semana del 25 de mayo y, hasta entonces, el Gobierno ultima con el sector las condiciones en la que esa reapertura tendría que llevarse a cabo.

Pero Philippe envió un mensaje de optimismo y aseguró que, frente a la incertidumbre que pesa todavía sobre los desplazamientos internacionales, el turismo nacional será posible en julio y agosto.

El primer ministro animó a los franceses a hacer reservas y aseguró que los responsables del sector se han comprometido a devolver su importe en caso de que la pandemia impida los viajes.

Tras ese anuncio, la empresa pública de ferrocarriles SNCF puso a disposición del público las reservas de los meses estivales.

Fue un mensaje de esperanza que el jefe del Gobierno envió a sus ciudadanos frente a una pandemia que deja por ahora un rastro de más de 27.000 muertos y 140.000 contagios.

Plan sin precedentes

El primer ministro, que reunió un comité interministerial, aseguró que el sector es una prioridad para su gabinete, lo que justifica una ayuda "sin precedentes" para que supere "la peor adversidad de su historia".

El sector tendrá que esperar más que otros para lanzarse por la vía de la desescalada, por lo que las medidas de urgencia, el fondo de solidaridad, la posibilidad de acudir a ERTE, los préstamos garantizados o las exoneraciones fiscales también serán más importantes.

Hasta ahora unas 62.000 empresas se han acogido ya a esas ayudas, valoradas en unos 6.200 millones de euros.

Además, las exoneraciones fiscales alcanzarán los 2.000 millones de euros, a lo que hay que sumar créditos garantizados por el Estado que han permitido a muchas empresas afrontar los pagos durante los meses de confinamiento y que también serán extendidos.

Bares, restaurantes, hoteles y otras empresas turísticas podrán acogerse a esas ayudas durante más meses y de forma más ventajosa.

Inversión para relanzar

Pero la medida estrella será un plan de ayuda directa de 1.300 millones de euros en el sector, que el Ejecutivo cree que puede arrastrar una inversión privada suplementaria hasta alcanzar los 6.700 millones.

Tras amortiguar los efectos de la crisis, Philippe aseguró que ese dinero servirá para relanzar el turismo en el país.

En general, el sector consideró "satisfactorio" el plan presentado por el Gobierno, aunque lamentaron que no haya un calendario más claro para determinar la apertura de sus establecimientos y de las fronteras nacionales para poder recibir a turistas extranjeros.

El proyecto del Ejecutivo no recoge una de las reivindicaciones del sector de la restauración, la aplicación del tipo reducido de IVA al 5,5% para fomentar la actividad en un momento en el que deberán reducir el aforo de sus locales.

El presidente de la Unión Nacional de Asociaciones de Turismo, que promueve la práctica vacacional, afirmó a Efe que falta un plan de ayuda para que los más desfavorecidos puedan tomarse vacaciones este verano

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios