Despliega el menú
Internacional

internacional

Irán intercambia presos con Francia tras los recientes permisos penitenciarios 

El Poder Judicial de Irán anunció que se ha procedido a un intercambio de prisioneros con Francia por el que han sido liberados el ciudadano galo Roland Marchal y el ingeniero iraní Yalal Ruholahneyad.

Foto de archivo de Ejercicios militares en Irán
Foto de archivo de Ejercicios militares en Irán
EFE/STRNGER

Irán y Francia han intercambiado dos presos -el académico galo Roland Marchal y el ingeniero iraní Yalal Ruholahneyad-, según informó este sábado el Poder Judicial iraní, que recientemente ha dado además permiso penitenciario a otros extranjeros detenidos en el país.

Marchal, detenido en Irán en junio del año pasado, fue liberado tras ser conmutada la pena de cinco años de cárcel a la que había sido condenado por "actos contra la seguridad nacional", explicó el comunicado del Poder Judicial. El investigador, diplomado en Ciencias Sociales y especializado en conflictos en el África subsahariana, fue entregado ayer a la Embajada francesa en Teherán y, de acuerdo a la Presidencia gala, regresará a Francia hoy, sábado.

El presidente francés, Emmanuel Macron, celebró este sábado la liberación de Marchal y exhortó a Teherán a hacer lo mismo "inmediatamente" con la antropóloga iranofrancesa Fariba Adelkhah, detenida en junio de 2019 por la Guardia Revolucionaria y acusada de espionaje.

A cambio de Marchal, las autoridades francesas pusieron en libertad al iraní Ruholahneyad, un ingeniero iraní que llegó ayer a Teherán y que iba a ser extraditado a Estados Unidos.

Frenar la extradición a EE. UU.

Las autoridades iraníes lograron así que no se cumpliera la orden de extradición aprobada por la Corte de Casación francesa contra Ruholahneyad, que fue arrestado en el aeropuerto de la ciudad de Niza en febrero de 2019.

Washington había solicitado la extradición del ingeniero iraní por los cargos de intentar importar ilegalmente tecnología estadounidense con fines militares en nombre de una empresa vinculada a la Guardia Revolucionaria.

Buena parte de los iraníes detenidos en EE. UU. o en otros países están acusados de violar las sanciones que Washington impuso a Teherán en 2018 tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear.

Por su parte, Irán mantiene encarcelados a decenas de extranjeros o iraníes con doble nacionalidad a los que acusa principalmente de espionaje y usa como palanca de presión a sus países de origen. Para evitar también la extradición a EE. UU. del iraní Ahmad Jalili, las autoridades persas procedieron a realizar en febrero pasado un intercambio de presos con Alemania.

Casos precedentes

Al igual que en el caso de Francia, el ciudadano alemán fue entregado a Berlín después de que regresara a Irán Jalili, que había sido arrestado en Alemania a petición de EE. UU. por supuestamente violar las sanciones. El ciudadano alemán, del que no trascendió la identidad, fue detenido en Irán por sacar fotografías de "zonas prohibidas" y condenado a tres años de cárcel.

Con anterioridad, el pasado 7 de diciembre, en un movimiento sorprendente debido al clima de elevada tensión, Irán y EE.UU. intercambiaron también a dos prisioneros que llevaban detenidos desde 2016 y 2018 en los respectivos países.

Los liberados fueron el científico iraní Masud Soleimaní, acusado en EE.UU. de intentar exportar material biológico a Irán, y el investigador estadounidense Xiyue Wang, condenado por espionaje en el país persa.

El presidente estadounidense, Donald Trump, pidió en esa ocasión a Irán hacer un "trato juntos" más amplio y urgió a la liberación de sus nacionales presos en Irán, entre los que figura el veterano de la Armada Michael R. White, a quien la semana pasada se le otorgó un permiso para salir de la cárcel.

White, detenido en julio de 2018 y condenado a diez años de cárcel por, entre otros cargos, insultar al líder supremo, Alí Jameneí, fue puesto en libertad el pasado jueves por razones médicas a condición de que permanezca en Irán.

Según informó el secretario de Estados estadounidense, Mike Pompeo, el veterano de la Armada fue transferido a la Embajada suiza en Teherán, que representa los intereses de EE. UU. en Irán ante la ausencia de relaciones diplomáticas.

Este permiso penitenciario está relacionado con problemas de salud previos de White y no con la propagación del coronavirus, que ha causado hasta ahora en Irán 1.556 muertes entre los más de 20.600 contagiados.

Debido a la pandemia, el Poder Judicial iraní ha dado permisos penitenciarios a al menos 85.000 presos, entre ellos detenidos políticos como la iranobritánica Nazanin Zaghari-Ratcliffe, que se encuentra ahora en la casa de su familia en Teherán controlada mediante una pulsera telemática.

Zaghari-Ratcliffe, empleada de la Fundación Thomson Reuters, fue arrestada en 2016 durante un viaje a Irán y condenada a cinco años de cárcel por delitos contra la seguridad del Estado, que ella niega.

Además, con motivo del año nuevo persa y para evitar la propagación en las cárceles del coronavirus, el líder supremo de Irán ofreció el pasado miércoles un indulto a unos 10.000 presos, entre los que podría estar el francés Marchal, aunque en esta jornada no han vinculado los dos eventos. 

Etiquetas
Comentarios