Despliega el menú
Internacional

Estados Unidos ataca a los talibanes en Afganistán

El Acuerdo de Paz dura apenas cinco días y la violencia vuelve al país con decenas de operaciones de la insurgencia.

Fotografía de archivo que muestra a dos talibanes mientras posan junto a un soldado del Ejército afgano
Fotografía de archivo que muestra a dos talibanes mientras posan junto a un soldado del Ejército afgano
EFE

El acuerdo firmado en Doha por Estados Unidos y los talibanes no significa que la guerra haya terminado en Afganistán y arroja dudas sobre su puesta en práctica debido a que se alcanzó sin apenas contar con el Gobierno de Kabul. Cinco días después de escenificar el pacto, "Estados Unidos llevó a cabo un bombardeo contra combatientes talibanes que estaban atacando un puesto de control", informó el portavoz de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, coronel Sonny Leggett. Este acuerdo fijó un calendario para la retirada de las fuerzas internacionales en un plazo de catorce meses a cambio de que los talibanes comenzaran un diálogo directo con el Gobierno. Según el texto acordado en Catar, en breve debería producirse un intercambio prisioneros, pero el presidente Ashraf Ghani respondió que ellos no prometieron a nadie liberar a 5.000 talibanes.

Los insurgentes, que han celebrado con marchas en sus bastiones un pacto que consideran una "victoria", respondieron a Ghani anunciando que concluía el periodo de "reducción de violencia" que aceptaron antes de viajar a Doha. El portavoz del Ejército estadounidense informó de que "solo el 3 de marzo los talibanes llevaron a cabo 43 ataques contra puestos de control de las fuerzas de seguridad afganas en Helmand", una de las provincias que controlan al sur del país y al menos una veintena de agentes afganos perdieron la vida. Ghani mantiene que la liberación de prisioneros debe ser un punto más a discutir en el diálogo nacional y no una exigencia previa.

Donald Trump quiere cerrar una guerra de 19 años, en la que han sufrido 2.400 bajas, y concluir con la retirada de tropas que inició Barack Obama. Los medios afganos informaron de que el presidente mantuvo una conversación telefónica de 35 minutos con el mulá Baradar, uno de los fundadores del grupo que ha estado presente en todo el proceso negociador. El presidente dijo que fue una "buena conversación" y el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, reveló en Twitter que Trump se habría comprometido a pedir a Ghani que "elimine las barreras contra las conversaciones entre afganos".

Retirada de las tropas

El acuerdo cuenta también con dos anexos secretos que el departamento de Estado ha etiquetado como material clasificado, según reveló 'The Washington Post'. En ellos se detallarían los compromisos de los talibanes en materia antiterrorista y el mecanismo por el que EE UU verificará que los insurgentes cumplen sus compromisos.

Todas las miradas están puestas en el inicio de la salida de las tropas. La hoja de ruta acordada marca que EE UU «reducirá de 14.000 a 8.600 sus efectivos en un plazo de 135 días» y que todas las fuerzas extranjeras restantes saldrán "en un plazo de catorce meses, bajo la condición de que los talibanes cumplan con los compromisos adquiridos". Desde el final de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés), que acabó en 2014, quedan unos 22.000 soldados extranjeros desplegados en el país.

Etiquetas
Comentarios