Despliega el menú
Internacional

juicio

Harvey Weinstein irá a prisión como culpable de agresión sexual y violación

El todopoderoso productor de Hollywood con el que explotó el movimiento del #MeToo se enfrenta a una pena de entre cinco y 25 años.

Film producer Harvey Weinstein arrives at New York Criminal Court for his sexual assault trial in the Manhattan borough of New York City, New York, U.S., February 18, 2020. REUTERS/Stefan Jeremiah [[[REUTERS VOCENTO]]] PEOPLE-HARVEY WEINSTEIN/
Harvey Weinstein a su llegada al juicio.
STEFAN JEREMIAH

"Hoy es un gran día, es un nuevo día", declaró el fiscal de Manhattan Cyrus Vance. "Espero que las mujeres entiendan el significado del veredicto que ha emitido hoy el jurado". Harvey Weinstein, el poderoso productor de cine que durante décadas hizo pasar por la piedra a las actrices más bellas de Hollywood, pagará por fin por sus abusos. No con dinero, como había pactado con un centenar de ellas, subyugadas por la idea de que sus denuncias nunca encontrarían eco en los tribunales, sino con la cárcel.

Un jurado compuesto mayoritariamente por hombres lo ha declarado culpable de dos delitos: el de agresión sexual en primer grado, por haber forzado a la ayudante de producción Mimi Haley a practicarle sexo oral, y violación en tercer grado de la actriz Jessica Mann, que también lo ha denunciado en un tribunal de Los Ángeles por otra violación que sufrió en un hotel de esa ciudad. Mann ha sufrido ataques de ansiedad durante su testimonio, particularmente duro por los crueles interrogatorios de la defensa, que intentó convencer al jurado de que fue ella quien manipuló sexualmente al productor y en otros casos de que las víctimas tenían "mala memoria". El jurado escuchó en la sala los gritos de la actriz en un cuarto trasero cuando tuvo que hacer un descanso incapaz de hablar entre lágrimas.

Weinstein, de 67 años, escuchó el veredicto con evidente asombro, convencido de que volvería a salirse con la suya. "Pero soy inocente", dijo en voz alta, mientras dos policías lo escoltaban a prisión. "No estaba preparado para esto", admitió su abogado. El juez dictará sentencia el 11 de marzo en lo que previsiblemente será una pena de entre 5 y 25 años de prisión. Sus abogados han pedido que desde la cárcel en la que ingresó ayer mismo sea trasladado a un centro médico por sus problemas de espalda. "Tan seguro como que soy calvo que apelaremos la decisión", juró uno de ellos.

Con todo, el jurado de siete hombres y cinco mujeres le ha exonerado de los tres cargos más graves, incluyendo el de depredador sexual en serie, un delito para el que habían declarado seis mujeres dispuestas a establecer un patrón de conducta. Ese cargo, hubiera conllevado cadena perpetua, pero el jurado dijo el viernes ser incapaz de alcanzar una conclusión al respecto.

El caso de Weinstein fue el detonador del movimiento #MeToo que arrasó las redes sociales con las confesiones de actrices famosas como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Mira Sorvino, Uma Thurman y Salma Hayek, entre otras que rompieron el humillante silencio que guardaban sobre los abusos sexuales sufridos. Faltaba que ese grito desgarrador fuera respaldado por los tribunales, donde tradicionalmente morían sus quejas ante la falta de testigos y la tradicional defensa de sexo consentido que alegaba el violador.

La justicia que recibe la actriz Jessica Mann es particularmente significativa, porque admitió en el estrado haberse visto enredada en una complicada relación con el magnate que a veces fue consentida y otras forzada. "El era el dueño de su universo, y las mujeres aquí representadas eran meras hormigas a las que podía pisar sin consecuencias", explicó la abogada Gloria Allred. "El hecho de que quisieran entrar en ese universo era todo lo que él necesitaba para decidir que no tienes derecho a darte la vuelta y protestar cuando yo te pise, te pase por encima, te desmoralice y te viole".

'Mea culpa' del fiscal

Mann ya había sido previamente víctima de abusos sexuales y no siempre tuvo la fuerza para imponerse a este abusador que a veces la colmaba de atenciones y otras irrumpía en su habitación y le arrancaba los pantalones sin su consentimiento. "Hoy es un gran día -repitió el fiscal de Manhattan-. Espero que las mujeres entiendan que una violación es una violación, no importa cuáles sean las circunstancias o lo complicada que sea la dinámica de la relación, y vengan a nosotros a denunciarlo".

A nadie se le olvida, sin embargo, que en 2015 este mismo fiscal dispuso de una grabación que le proporcionó la actriz italiana Ambra Battilana Gutierrez, tras aceptar la petición de la policía de volver a encontrarse con él en un hotel para grabarle. Vance enterró las pruebas y eligió no perseguir judicialmente a Weinstein, pero, como él mismo dijo ayer, "hoy es un nuevo día". "A las supervivientes de Harvey Weinstein os lo debo. Todos estamos en deuda con vosotras", entonó el fiscal, que cree redimirse con esta sentencia. 

Etiquetas
Comentarios